El Ejecutivo asume que hay que cambiar el sistema de determinación de tarifas
José María Marín Quemada, presidente de la CNMC.
José María Marín Quemada, presidente de la CNMC.

El Gobierno cree que “el alza de un input como la luz debe ser acorde a la inflación”

El Gobierno considera que la subida de las tarifas eléctricas debe ser coherente con el comportamiento de la economía y con los esfuerzos del resto de los sectores por consolidar la recuperación. “La evolución de las tarifas debe ser acorde con lo que está ocurriendo con la inflación del país”, aseguran en el Ejecutivo.

“Estamos asistiendo a una devaluación interna que nos lleva a la ausencia de inflación”, explican las citadas fuentes, “y no tiene sentido que en estas circunstancias haya un elemento de costes internos de nuestra economía que lleve a que un input tan importante como la tarifa eléctrica, el coste de la energía, suba desproporcionadamente; eso no tiene ningún sentido económico, y hay que repararlo teniendo en cuenta el entorno general de la economía”.

El resultado de la última subasta eléctrica se resolvió con al alza cercana al 30%, lo que se traduciría en una subida de la tarifa para los consumidores domésticos del 11%. Fuentes del Gobierno aseguran que “con el euro fuerte, e importando energía más barata, no se entiende que la subasta determine una subida disparatada del 11%. El sistema de determinación de tarifas es imperfecto y hay que cambiarlo”.

Para el Ejecutivo, los sectores que son inputs económicos en la producción del país son claves, y deben ayudar a los demás en la recuperación de la economía. “Las compañías eléctricas no son como las demás empresas. Todos los sectores están obligados a conservar la estabilidad de precios que ha generado la devaluación interna producida en la economía, pero los sectores estratégicos que conforman los costes de los demás (la energía, la comunicación, los transportes, los servicios a las empresas, etc.) tienen una obligación y un compromiso mayor”, sostiene la citada fuente.

El Gobierno recuerda también que el hecho de que haya una ley reciente de desindexación de la economía, que afecta fundamentalmente al sector público, no puede ser obviado, y que cada sector debe analizar la evolución de sus propios costes, en un contexto económico general. Las tarifas, a su juicio, “no necesariamente deben subir o limitar la subida a la inflación”, sino que deben tener un comportamiento coherente con tal variable y “ayudar a la recuperación de la economía”.

El Ejecutivo estima de igual forma que no se vulnera la seguridad jurídica. “Si un sistema de determinación de tarifas ofrece resultados desproporcionados, se cambia”, y considera que durante los próximos años no hay que descartar bajadas de la luz “si ello es acorde con la evolución de la economía del país”.

Propuesta del regulador

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó ayer su “Propuesta para el establecimiento de un procedimiento que permita la determinación del precio de la electricidad”, después de que se invalidara la subasta Cesur del pasado jueves, que se cerró con un incremento del 25,6% en el coste de la energía, que habría ocasionado una subida de la tarifa en enero del 10,9%.

El organismo recomienda al Gobierno dos fórmulas para fijar de forma transitoria el componente de la energía dentro de la revisión de la tarifa eléctrica, cuya aplicación en enero arrojaría subidas finales del 1,4% o del 2,9%, según el informe remitido al Ejecutivo.

La primera opción utiliza como referencia el precio del mercado a plazo en los tres últimos meses de negociación disponibles, mientras que la segunda opción consiste en utilizar como referencia los seis últimos meses disponibles.

En caso de que se aplique la primera fórmula, el coste estimado de la energía para la revisión de enero supondría un alza del 7,26% y tendría como consecuencia una subida de la tarifa del 2,9%.

En caso de que se aplique la segunda opción y se tomen los últimos seis meses como referencia, el aumento del coste de la energía sería del 3,47%, lo que repercutiría en un incremento final de la tarifa del 1,4%.

En el informe, elaborado a petición del Gobierno, el organismo presidido por José María Marín Quemada señala que estas dos opciones forman parte de un “mecanismo transitorio” que debería “resultar de aplicación en el mínimo tiempo posible, y solo en tanto no se disponga de un procedimiento definitivo que asegure la competencia y la estabilidad”.

La CNMC indica que valora “negativamente” la consideración de un único precio como referencia para 2014 “al suponer una distorsión para la competencia en el mercado minorista”.

Pendientes de los peajes

El Consejo de Ministros comunicará hoy previsiblemente si decide aplicar la recomendación de la CNMC. Además, el Gobierno deberá aclarar si eleva o no los peajes, la parte regulada del recibo eléctrico (que representa cerca del 60% en el mismo), lo que podría incrementar el precio final de la electricidad más allá del tope del 2,9% propuesto por el regulador del mercado eléctrico.

El ministro de Industria, José Manuel Soria, informó recientemente que esa parte regulada del recibo subiría no más de un 2%, lo que supondría un impacto al alza sobre el precio cercano al 0,8%, informó ayer Ep.

Unesa, la asociación que representa los intereses de Endesa, Iberdrola, Eon España, EDP y Gas Natural Fenosa, no quiso ayer valorar la propuesta de la CNMC. Desde la patronal eléctrica se explicó que se esperará a lo que anuncie al respecto el Consejo de Ministros que se celebra hoy.

La invalidación de la subasta del jueves ha enfrentado a las eléctricas con el Gobierno, quienes acusan a Industria de haber dañado su imagen al haber sido señaladas como causantes del excesivo incremento del precio. Soria llegó a hablar de “burda manipulación” y Unesa se ha planteado emprender acciones legales si se mantuvieran las acusaciones.

La fuerte producción eólica de los últimos días días, impulsada por la ciclogénesis explosiva, ha hundido los precios del mercado mayorista de electricidad.

La Asociación Empresarial Eólica informó ayer que la mitad de la demanda de electricidad registrada en España los días de Nochebuena y Navidad ha sido abastecida por energía eólica.

El pasado 8 de diciembre se alcanzó la cota de los 93,11 euros, desconocida desde 2002. Gracias a la energía eólica producida esta semana, el precio cayó el miércoles hasta los 5,42 euros/MWh; ayer se situó en los 12,84 euros.

Normas