"Es radicalmente contrario a la ley y a la Constitución"
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy EFE

Rajoy garantiza que no habrá referéndum en Cataluña

Convocado para el 9 de noviembre de 2014

Preguntará si quiere que Cataluña sea un estado y además independiente

Jarro de agua fría para la consulta soberanista. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha expresado su rechazo al referéndum anunciado por el Gobierno catalán y ha anunciado que no permitirá su celebración. "Esa consulta no se celebrará. Es inconstitucional. Eso está fuera de toda duda", ha asegurado en la rueda de prensa posterior al encuentro con el presidente del Consejo de Europa, Herman Van Rompuy.

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, anunció por sorpresa la fecha y la pregunta que responderán los catalanes en la consulta de autodeterminación que ha sido el eje del pacto de Gobierno entre CiU y ERC en Cataluña. Finalmente, el referéndum se realizará el domingo 9 de noviembre de 2014 e incluirá una pregunta con dos apartados. La primera pregunta que propone es ‘¿Quiere usted que Cataluña se convierta en un Estado?’ y la segunda será ‘Quiere que este Estado sea independiente: si o no?’.

Mas quiso oficializar el anuncio con una foto de familia en la sede del Gobierno catalán arropado por Jordi Turull (CDC), el consejero Ramón Espadaler (UDC), Oriol Junqueras y Marta Rovira (ERC), Joan Herrera (ICV), Joan Mena (EUiA) y David Fernández y Quim Arrufat (CUP). Finalmente el PSC se descolgó del acuerdo y no apoyará la convocatoria del referéndum. “Una vez más, hay unas personas que se reúnen, que intentan llegar a un acuerdo y a partir de aquí intentan imponer el acuerdo a los demás”, señaló el líder del PSC, Pere Navarro, quien confesó que desconocía de la existencia de la reunión, a la que pensaba que solo asistirían Mas y Junquera. De esta forma, el bloque contrario a la consulta soberanista queda formado por PSC, PP y Ciudatans.

Rajoy señala que tiene una “coincidencia total” con Rubalcaba en este asunto

La respuesta por parte del Ejecutivo no tardó en llegar. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, expresó su rotundo rechazo al referéndum y remarcó que no permitirá su celebración. “Esa consulta no se celebrará. Es inconstitucional. Eso está fuera de toda duda”, aseguró en la rueda de prensa posterior al encuentro con el presidente del Consejo de Europa, Herman Van Rompuy. “Ni yo ni ningún presidente podemos consentir que se les despoje a los españoles de los que la Constitución les garantiza. El Gobierno no puede ni autorizar ni negociar sobre algo que es propiedad de todos los españoles”, puntualizó. Rajoy señaló que dedicará todos los esfuerzos “para que los catalanes no se vean perjudicados por la iniciativa”. Preguntado por las vías jurídicas que puede explorar para tratar de frenar la iniciativa, Rajoy se negó a mencionar ninguna porque dio por hecho que no se celebrará. “No se puede negociar ni la unidad ni la soberanía de España”, recalcó.

El presidente del Gobierno cuenta con el respaldo de Rubalcaba en su rechazo a la consulta soberanista. “Mi coincidencia con él es total”, recalcó. Horas antes, el secretario general del PSOE advirtió a Más que su decisión le llevaba a un callejón sin salida. “El presidente del Gobierno y yo lo tenemos todo hablado y compartimos posición en contra de la consulta en Cataluña”, señaló. El presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, fue todavía más explicito al advertir que Cataluña se convertiría en un tercer Estado respecto a la UE y por lo tanto “no se le aplicarían los tratados”.

La trampa de la doble pregunta

Frente al rechazo de los dos grandes partidos políticos, Más quiso escenificar un consenso “ampliamente mayoritario” en el ámbito catalán. En su comparecencia ante los medios tras presentar la pregunta y la fecha de la consulta, Mas avanzó que el acuerdo se alcanzó en dos días. El presidente catalán definió la pregunta como “clara y muy inclusiva”, a través de la cual se ha logrado dar cumplimiento a los compromisos que adoptaron los partidos favorables a la consulta con los ciudadanos en las pasadas elecciones autonómicas.

Una afirmación a la que puso algún matiz el líder de ERC y socio de gobierno de Mas, Oriol Junqueras, al apuntar que la fórmula elegida finalmente (la doble pregunta encadenada) no era la opción preferida por su formación. “Finalmente se aceptó porque estamos seguros de que permitirá movilizar a la mayoría de sociedad catalana”, subrayó sin ocultar su temor a la trampa de la doble pregunta. “Si en la primera parte de la pregunta gana el sí y en la segunda el no, el independentismo no habrá ganado el referéndum y aceptaremos los resultados democráticos, pero no renunciaríamos a seguir defendiendo que la independencia es la mejor opción”, resaltó.

De este modo, todo apunta a que los partidos que han pactado la convocatoria estarían optando por ponerse la venda antes de hacerse la herida. Todos cuentan con el rechazo del Gobierno al referéndum y a que este agotará todas las vías legales para frenar la consulta. De hecho, algunos de los firmantes, como ICV, dan por descontado que la segunda pregunta tendrá difícil encaje en el marco constitucional. Un buen ejemplo lo dio el presidente de esta formación, Joan Herrera, quién aseguró que su formación votará ‘sí’ a la primera parte de la pregunta, mientras que sobre la segunda (la que pregunta abiertamente sobre la independencia) se posicionarán según cuál sea la respuesta del Estado. “La postura de ICV dependerá mucho de en qué escenario estemos; dicho de otro modo: la pelota la tiene el Estado”, explicó.

Vidal Quadras pide que se suspenda la autonomía si se hace la consulta

Alejo Vidal-Quadras, eurodiputado del PP y ex presidente de la formación en Cataluña, reclamó al Gobierno de Mariano Rajoy que suspenda la autonomía catalana si Artur Mas llega a convocar la consulta independentista. “La Generalitat se ha situado ya claramente en la ilegalidad y en la inconstitucionalidad, por lo que como vivimos en un Estado de derecho, los que se sitúan fuera de la ley han de recibir el trato y la sanción correspondiente”. Por este motivo, estimó que el Gobierno debe “avisar” a Mas de que de convocarse el referéndum, se aplicará “de forma inmediata” el artículo 155 de la Constitución, que prevé retirar las competencias a una autonomía si incumple la legalidad.

PNV advierte al Ejecutivo que no se pueden “poner puertas al campo”

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, confió ayer en que “nadie pondrá obstáculos a la libre expresión democrática de una voluntad popular que parece evidente que es pacífica, democrática y que cuenta con un amplísimo respaldo”.

Respecto a la posición anunciada por el Gobierno de oponerse a la consulta, Erkoreka replicó que “no se pueden poner puertas al campo”. En su opinión, Cataluña viene reivindicando de manera mayoritaria e insistente su derecho a pronunciarse democráticamente sobre su futuro. “Esa voluntad, ese deseo del pueblo catalán, no puede encontrar dificultades por parte de nadie y superará cualquier obstáculo que se le quiera oponer”, señaló.

Normas