Montoro promete buscar un mecanismo para titulizar la deuda
José Manuel Soria, ministro de Industria.
José Manuel Soria, ministro de Industria.

Hacienda avalará el déficit de tarifa si las eléctricas retiran sus recursos

Las empresas no quitarán sus demandas

La reunión se calificó de constructiva

El conflicto abierto entre las grandes eléctricas y el Gobierno a cuenta del abultado déficit de tarifa que este acaba de reconocer en el proyecto de la nueva ley eléctrica, entró ayer en un nuevo capítulo. Por sugerencia del ministro de Industria, José Manuel Soria, en la reunión que mantuvo  el jueves de la semana pasada con los máximos responsables de las cinco grandes del sector, estos solicitaron hace unos días una reunión con el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro. Al fin y al cabo, el déficit es consecuencia de la retirada de tres partidas presupuestarias por parte de Hacienda, que suman 3.600 millones, aunque el desfase será finalmente muy superior.

 Montoro respondió a la petición de las empresas de Unesa con un encuentro que tuvo lugar ayer al mediodía en la sede de su ministerio, al que asistieron el presidente de Endesa, Borja Prado;de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán; de Gas Natural Fenosa, Salvador Gabarró y los consejeros delegados de Eon España, Javier Anzola y de EDP España, Miguel Stillwel.

Tras la reunión, Hacienda envió un escueto comunicado dando cuenta de la reunión y en el que anunciaba su decisión de crear un grupo de trabajo en el que, además de las eléctricas, participarán también Industria y Economía, con el objeto “de buscar mecanismos para la titulización de la deuda, similares a los ya existentes”. Una especie de FADE II, según fuentes conocedoras de un encuentro que califican de “muy improvisado”.

Tanto en él como en el que mantuvieron con Soria la semana pasada con las empresas, ambos ministros se mostraron dispuestos a otorgar el aval del Estado a todo el déficit tarifario que se genere este año, lo que librará a las empresas de soportar dicha deuda en sus balances. Sin embargo, el titular de Industria exigió a cambio “un comportamiento menos beligerante” con el Gobierno” y que las eléctricas retiren los recursos que mantienen en el Tribunal Supremo, especialmente, la denuncia contra la orden de tarifas de agosto (las tres grandes, además, han solicitado medidas cautelares sobre las que podría decidir en breve el alto tribunal). También el que pone en cuetión la financiación de los planes de eficiencia energética por parte de las eléctricas, que asciende a 600 millones.

Los recursos no se retiran

Ayer, tras conocerse el resultado oficial de la reunión con Montoro, Soria hizo pública su reclamación, aunque de una manera retórica. Así, en unas declaraciones en Bruselas, donde se reunió ayer con el comisario de Energía, Günther Oettinger, el titular de Industria, advirtió a las eléctricas que el Gobierno sólo avalará el déficit de tarifa generado este año si renuncian a reclamar incrementos de peajes que provoquen subidas de precios de la luz del 12%.

“El Gobierno se ha comprometido a dar un aval por el déficit que haya en el sector en este año 2013”, dijo Soria, pero “siempre está condicionado a que los precios de la electricidad no suban ese 12% que continuamente están reclamando las eléctricas”.

Teniendo en cuenta que las subidas de las tarifas están en sus manos y de que las eléctricas no han pedido nunca públicamente dichos incrementos, estas interpretan que el ministro se refiere al recurso contra la orden de tarifas, pues si el Supremo les acepta las cautelares, este podría exigir que Industria elabore una nueva orden, cuyo resultado podría dar lugar a una fuerte subida de los peajes.

Aunque Montoro no fue tan explícito en esta solicitud, sí pidió ayer diálogo con el sector y mantener una relación "sin recursos de por medio".

Lo que sí tienen claro las empresas es que no retirarán los recursos. Así lo confirman fuentes empresariales, que consideran que no ha habido ningún compromiso por su parte y no se puede utilizar como moneda de cambio.

 

Las empresas no se fían de las promesas

La reunión que los máximos responsables de las cinco grandes eléctricas mantuvieron ayer con Montoro fue mucho más breve que la celebrada la semana anterior con José Manuel Soria. También menos tensa. Al fin y al cabo, el titular de Industria les anunció un problema (el reconocimiento de un déficit de 3.600 millones de euros de los que solo pretendía reconocer 2.700 millones este año)y el de Hacienda les ofreció una solución a un problema causado por él.

Las versiones que los participantes ofrecieron al final del encuentro resultaron coincidentes. Unas se mostraron esperanzadas por “la vía de diálogo y comprensión” que abría la promesa de Montoro de que el déficit de este año (que las empresas estiman en 5.000 millones)se titulizará con la garantía del Estado. Yotras, más desconfiadas:“no nos daremos por enterados hasta que no lo veamos sobre el papel”. Un nuevo FADE requerirá de una ley.

Y aunque el encuentro fue constructivo, las declaraciones posteriores de Soria amenazando con no otorgar el aval si no se retiran los recursos ante el Supremo, tal como les ha reclamado en varias ocasiones, supusieron un jarro de agua fría.

Los ejecutivos de las empresas reprocharon a Montoro no haber cumplido la promesas del Estado, reiteradas una y otra vez por Soria, de apoyar a la tarifa eléctrica, a lo que el titular de Hacienda les respondió que él “ya había venido avisando” de su imposibilidad para cumplirlas.

Aunque hay quien considera que la retirada de los recursos se ha convertido casi en una cuestión personal de Soria, lo cierto es que las eléctricas seguirán adelante con ellos. Para tener efecto deberían retirarlos en bloque y, a falta de consenso, ninguna dará el primer paso.

Normas