Editorial

Pacto limitado o pleito interminable

El Consejo de Administración de Repsol respaldará hoy, con toda probabilidad, el acuerdo logrado con Argentina para solventar el conflicto abierto hace ahora diecinueve meses con la expropiación por parte del Gobierno de Buenos Aires del 51% de Yacimientos Petrolígros Fiscales (YPF) que estaba en manos de la multinacional española. Los términos del pacto, no detallados por las partes, no parece que pueda satisfacer a plenitud el valor expoliado por el Ejecutivo argentino, a juzgar por la valoración que los expertos han contabilizado de los citados activos, y que no estaría en ningún caso por debajo de los 5.000 millones de euros. El pacto no pasaría de los 3.600 millones, pagaderos con los denostados títulos de deuda argentina, de los que se desconocen los términos de la emisión, tanto en plazos como en tipos de interés).

Si el acuerdo reparase todo el daño causado a Repsol, el mercado lo habría reconocido con una fuerte subida. No obstante, aunque el alza ha sido moderada, los inversores parecen valorar más un pacto limitado que pone fin a un pleito que podía llegar a ser interminable y de sorprendente resolución. Con este acuerdo, Repsol despeja su frente más comprometido y puede poner todos los esfuerzos en el desarrollo de nuevos planes estratégico en el negocio global de la energía.

Normas
Entra en El País para participar