El lider sindical se ha planteado dimitir pero no "desertará"
El secretario general de UGT, Cándido Méndez, momentos antes de la entrevista que ha ofrecido hoy, junto al secretario de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, en el programa Hoy por Hoy de la Cadena SER.
El secretario general de UGT, Cándido Méndez, momentos antes de la entrevista que ha ofrecido hoy, junto al secretario de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, en el programa Hoy por Hoy de la Cadena SER.

Méndez sugiere que las dimisiones deben llegar de UGT-Andalucía

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, se ha pronunciado hoy sobre todas las informaciones que acusan a su sindicato de usar presuntamente de forma fraudulenta los fondos de formación, sobre todo desde la organización en Andalucía. Por eso aseguró que deben ser los dirigentes andaluces de UGT los que "deben dar un paso adelante" y "asumir responsabilidades".

En declaraciones a la Cadena Ser, Méndez se refería, en concreto, a una publicación del diario El Mundo, que revela hoy que UGT Andalucía encargó al mercado asiático la falsificación de 700 bolsos de piel para regalar a los asistentes a un congreso del sindicato en Andalucía y que fueron costeados por la Junta.

A este respecto se mostró confiado en que a lo largo del día, la organización andaluza de explicaciones sobre ese tema. E insistió en que el sindicato "está muy descentralizado y cada organización tiene su autonomía de gestión y también sus responsabilidades".

En cualquier caso, el líder de UGT reiteró que se ha planteado dimitir. Pero acto seguido descartó este escenario al precisar que "no se debe confundir dimitir con desertar" y admitió que dado que la UGT atraviesa unos momentos difíciles, él está dispuesto a defender "la honorabilidad" de la organización "con absoluta sinceridad".

Dicho esto volvió a dar una de cal y otra de arena al hacer hincapié en que UGT-Andalucía deberá "analizar con profundidad" si hay responsabilidades a depurar y "de qué manera hay que depurarlas". Aunque también aseguró que, en su opinión, "hay una intencionalidad clarísima" de intentar "tapar el caso Bárcenas con un supuesto caso UGT" y añadió que no está "dispuesto a consentir esta situación".

Tanto Méndez como el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, se mostraron dispuestos a renunciar a la gestión de los fondos públicos de formación. Y concretamente, el líder de CC OO explicó que "la relación entre el coste y el beneficio" de los cursos de formación desde el punto de vista de la reputación para este sindicato, teniendo en cuenta "la campaña desatada", "tiene un saldo negativo".

Normas
Entra en El País para participar