La futura presidente subraya los beneficios de los estímulos
El presidente de la Fed, Ben Bernanke.
El presidente de la Fed, Ben Bernanke. REUTERS

Yellen y Bernanke defienden mantener bajos los tipos de interés

El actual presidente de la Fed y su sucesora defendieron ayer, en distintos foros, la política monetaria laxa que lleva a cabo actualmente la Reserva Federal, y muy especialmente los bajos tipos de interés.Ben Bernanke fue muy explícito en un discurso en Club Nacional de Economistas, al señalar que mantendrá los tipos de interés cercanos a cero hasta "bien después" de que el paro haya caído del 6,5%. "Mantendremos las políticas acomodaticias por el tiempo que sean necesarias", aseguró.

Según Bernanke, la economía ha mejorado, pero está lejos de donde debería estar. Respecto al programa de compras de deuda, Bernanke apuntó que el final de este programa no significará, en ningún caso, que suban los tipos, que seguirán próximos a cero durante un amplio periodo de tiempo después de que se retiren las compras de bonos. Una distinción con la que el presidente quiere evitar que los mercados anticipen alzas de tipos demasiado pronto.

Por su parte, su sucesora, Janet Yellen, señaló que  una “gran mayoría” del comité encargado de elaborar las políticas de la Fed cree que el programa de compra de activos del banco central ha sido eficaz. Yellen respondía a dos cartas de senadores estadounidenses sobre sus planes para la Fed.

“Aunque la política monetaria no es una panacea para todas las dificultades económicas del país, nuestra situación económica sería casi ciertamente mucho peor si la Reserva Federal no hubiera actuado agresivamente para afrontar el grave impacto económico derivado de la crisis financiera y los vientos en contra que han ralentizado la recuperación económica”, escribió Yellen.

Garantizó que la Fed está observando “los riesgos y costes potenciales” de continuar con la compra de activos, pero sigue viendo más beneficios que desventajas en el programa y, por el momento, ve “pocas señales” de posibles riesgos para la estabilidad financiera.

Otra cuestión se refirió al umbral del 6,5% a partir del cual la Fed puede bajar tipos. El senador Warren preguntó si no sería útil modificar esos parámetros. Yellen no respondió con un “sí” o un “no”, y explicó en cambio que los umbrales establecidos no describen necesariamente los objetivos de política monetaria a largo plazo. “Más bien están concebidos como puntos de referencia útiles para que el público entienda cómo puede variar el nivel de interés de los fondos federales a lo largo del tiempo”, indicó la actual vicepresidenta de la Fed.

Agregó que la política no significa que, en cuanto la tasa de desempleo llegue al 6,5%, se alzarán de inmediato los tipos de interés, sino que en ese punto la Fed comenzará a “considerar si eso sería apropiado”.

El Comité Bancario del Senado someterá a votación la nominación de Yellen este jueves, un paso previo a su confirmación definitiva en el pleno del Senado, donde debe recabar al menos 60 votos. De ser confirmada, Yellen se convertiría en la primera mujer al frente del banco central, al sustituir al actual presidente Ben Bernanke, cuyo mandato expira el próximo 31 de enero.

 

Normas