Sobre una denuncia planteada por el colectivo Manos Limpias
GRA108.  MADRID, 15112013.- El secretario general de UGT, Cándido Méndez, durante la clausura del 8º Congreso de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), en la sede del sindicato en Madrid. EFEZipi
GRA108. MADRID, 15/11/2013.- El secretario general de UGT, Cándido Méndez, durante la clausura del 8º Congreso de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), en la sede del sindicato en Madrid. EFE/Zipi EFE

La Audiencia Nacional pregunta si investiga a UGT por financiarse con fondos públicos

Las conductas denunciadas podrían constituir los delitos de falsedad documental, delito mercantil, estafa, apropiación indebida y contra la Hacienda Pública.

UGT se pone a disposición de la Audiencia para aportar "cuantas aclaraciones solicite"

El magistrado también ha pedido al Ministerio Público que se pronuncie sobre si la Audiencia Nacional es el órgano competente para investigar los hechos y sobre las diligencias a practicar, han informado fuentes jurídicas.

Según Manos Limpias, las conductas denunciadas podrían constituir los delitos de falsedad documental, delito mercantil, estafa, apropiación indebida y contra la Hacienda Pública.

En un auto notificado hoy, Pedraz dice que los hechos “presentan características que hacen presumir la posible existencia de una infracción penal”, pero añade que no se han determinado ni “la naturaleza y circunstancias de tales hechos ni las personas que en ellos han intervenido”, por lo que acuerda practicar “aquellas (diligencias) esenciales encaminadas a efectuar tal determinación”.

La denuncia de Manos Limpias se dirigía contra el secretario general de UGT, Cándido Méndez, y contra el tesorero del sindicato, Antonio Retamino.

Según los denunciantes, el Instituto para la Formación y Estudios Sociales (IFES), creado por UGT, recibió en 2012 más de 48 millones de euros; dos de sus filiales -Formación 2020 y Localmur, dedicadas al alquiler de locales y a la intermediación en la compra de libros-, acumulan un patrimonio de 13,2 millones; y el sindicato mantiene con IFES una deuda de 23,3 millones.

Para Manos Limpias, esto revela “un entramado societario opaco entre UGT, IFES y las filiales Formación 2020 y Localmur”.

“Este entramado de empresas, con la cabeza visible de IFES, está representada en Euskadi, Galicia, Baleares, Andalucía, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Valencia, La Rioja, Navarra, Murcia, la Federación de Trabajadores de la Enseñanza (FETE- UGT), Federación del Metal, Federación de Transportes, Comunicación y Mar”, dice la denuncia.

El texto añade que UGT se queda con un 15 % de las subvenciones para cursos de formación y el IFES con otro 4 %.

Según Manos Limpias, entre los cursos hay algunos “insólitos y verdaderamente descarados”, como los de “risoterapia”, “control de estrés”, “paquetería creativa”, “arte floral” y “cortador de jamón”.

Por su parte, el sindicato UGT ha expresado su confianza en el funcionamiento de la Justicia y ha anunciado que se pone a disposición de la Audiencia Nacional “para aportar cuanta información y aclaraciones solicite”.

De este modo reaccionó el sindicato mediante un comunicado tras conocer a decisión adoptada por el juez de la Audiencia Nacional.

El sindicato, que confia igualmente en el pronto archivo de las diligencias incoadas, afirma desconocer el contenido de la denuncia presentada por Manos Limpias.

Además, precisa que en el auto no se menciona a UGT ni a ninguna entidad vinculada con UGT, “indicándose que se desconoce la naturaleza de los hechos denunciados y las personas que hayan podido participar en ellos”.

En cualquier caso, la confederación sindical UGT se ratifica en que no se financia irregularmente con fondos para la formación de los trabajadores".

Normas