La venezolana Gabriela Isler logra el título
Miss Universo 2013, la venezolana Gabriela Isler, posa con el bañador de la firma Yamamy valorado en un millón de dólares Ver fotogalería
Miss Universo 2013, la venezolana Gabriela Isler, posa con el bañador de la firma Yamamy valorado en un millón de dólares EFE

Miss Universo y el bañador del millón de dólares

La venezolana Gabriela Isler, de 25 años, se proclamó ayer Miss Universo 2013 en la gala final del certamen de belleza celebrado en Moscú, la séptima corona del prestigioso concurso para Venezuela.   La española Patricia Yurena Rodríguez quedó en segundo lugar en una final en la que cuatro de las cinco finalistas que aspiraban al título eran latinas.

La ganadora podrá viajar durante un año por todo el mundo para participar en actos benéficos y tendrá casa durante ese tiempo en Nueva York. Además, ha tenido la posibilidad de lucir un bañador de la firma italiana Yamamay valorado en un millón de dólares: el espectacular traje de baño ha viajado desde Milán y está elaborado con diamantes, esmeraldas y rubíes.

El certamen fue retransmitido por televisiones de 190 países y fue atendido por unos 1.000 millones de espectadores, según los organizadores de un concurso que es apadrinado desde hace años por el multimillonario estadounidense Donald Trump.

Miss Universo también recibirá un premio en metálico de 250.000 dólares y el derecho de llevar sobre su cabeza una corona de oro y platino, con 1.371 gemas incrustadas, valorada en más de 120.000 dólares. Pero más allá de estos galardones, el certamen volverá a supurar derroche. Durante la noche sera presentado un bañador de un millón de dólares, diseñado en Milán por la firma Yamamai, fabricado a base de rubíes, esmeraldas y diemanantes. La prenda de baño será lucida por Miss Universo el domingo en una sesión de fotos.

Las aspirantes no pueden superar los 27 años de edad, deben ser solteras y sin hijos, condición que deben conservar durante todo su reinado.

La candidata española era Patricia Yurena Rodríguez, de 23 años y nacida en Santa Cruz de Tenerife, que en 2008 ganó el título de Miss España.

Polémica

La final del evento se ha calentado en los últimos días, al menos en Rusia, a la vista de que la cadena de televisión estadounidense NBC, que tiene los derechos de emisión, eligió a su presentador Thomas Roberts, homosexual declarado y casado, para presentar la final.

Roberts, cuyo marido participará en la gala, criticó a su llegada a Moscú las leyes homófobas rusas, como la que prohíbe la propaganda homosexual entre los menores de edad, y las calificó como una de las páginas más negras de la historia del colectivo LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) en Rusia.

Preguntas

Los rumores en la sala de prensa del Crocus City Hall apuntaban a la española como una de las principales favoritas, algo que se fue haciendo realidad a medida que avanzaba la noche y quedaban cada vez menos candidatas a la victoria.

Y llegó el momento de las preguntas del jurado a las concursantes, donde no lo tuvo fácil Patricia Yurena, que tuvo que explicar qué se puede hacer para que más mujeres asuman destacados cargos políticos en todo el mundo.

La mujer política de éxito, según la canaria, “debe tener cualidades como disciplina, saber adaptarse, responder con su labor” a los retos que se plantean en el ejercicio de la función pública.

A la belleza venezolana le tocó responder sobre sus miedos y la forma de dejarlos atrás, una pregunta que resolvió con soltura al decir que todo el mundo tiene temores, cuya superación debe servir para “mejorar como persona” y seguir adelante con la lección aprendida.

 

Normas