Prevé que el gasto de los hogares avance un 0,2% en 2014
El consenso de Funcas revisa al alza sus previsiones por la mejoría del consumo

El consenso de Funcas revisa al alza sus previsiones por la mejoría del consumo

Prevé un desvío de una décima en el déficit pactado para este año y el que viene

Augura una mejoría de la actividad industrial por la recuperación de la zona euro

Si ayer fue BBVA el que presentó un panorama optimista para la economía española, con un crecimiento del 0,9% (dos décimas más de lo pronosticado por el Ejecutivo), hoy le ha tocado el turno a los 19 servicios de estudios, entre ellos el BBVA, a los que consulta la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) para realizar sus estudios de consenso.

El correspondiente a noviembre revisa una décima al alza la previsión de crecimiento de PIB del último panel de septiembre. Por lo tanto, los expertos auguran que la economía española crecerá un 0,8% en 2014, gracias a la mejoría del consumo y a la recuperación de la actividad industrial.

“Destaca la revisión al alza del consumo de los hogares, que ahora se estima que avanzará un 0,2%, frente a un crecimiento nulo previsto en el Panel de septiembre”, apunta Funcas en una nota. El otro dato que apuntala la revisión al alza es la mejor previsión sobre actividad industrial, en la que también se prevé un leve crecimiento del 0,4% este año.

Al igual que el BBVA, el consenso de Funcas prevé que habrá una ligera desviación en el déficit este año y el que viene. Así, augura que cerrará este año con un 6,6% frente al 6,5% comprometido con Bruselas y que bajará al 5,9% en 2014 (una décima más que el 5,8% pactado).

El único punto negro de las previsiones es el empleo, donde los expertos mantienen intactos los vaticinios para este año y el que viene. La ocupación caerá un 3,2% y un 0,2% en 2013 y 2014, respectivamente, y la tasa de paro se mantendrá en el 26,4% y en el 25,8%, respectivamente. A partir de las estimaciones de consenso de crecimiento del PIB, del empleo y de las remuneraciones salariales, “obtenemos la previsión implícita de crecimiento de la productividad y de los costes laborales unitarios: para la primera se espera un ascenso del 2% en 2013 y del 0,9% en 2014, mientras que para los costes laborales unitarios (CLU) se prevén sendas caídas del 1,8% y del 0,9%”, añade el comunicado.

Se espera, por tanto, que continúe el proceso de recuperación de competitividad vía costes. Respecto a la evolución de los precios, el panel de expertos recuerda como hecho relevante que la tasa de inflación cayó en octubre, según el dato provisional, hasta el -0,1%, un resultado notablemente inferior al esperado, según el indicador adelantado publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el pasado 30 de octubre.

Tras desaparecer los efectos escalón derivados de las medidas introducidas por el Gobierno el año pasado, la inflación estructural es tan reducida que el comportamiento fuertemente irregular de los componentes más volátiles, es decir, la energía y, sobre todo, los alimentos no elaborados, puede inducir una caída de la tasa general de forma transitoria hasta niveles negativos, interpretan los expertos consultados por Funcas. No obstante, estos mismos analistas llegan a la conclusión de que esto no significa que la economía se encuentre en deflación.

Mejor percepción exterior

La previsión de consenso relativa a la tasa interanual de diciembre de este año se recortó hasta quedar establecida en el 0,7%, mientras que la correspondiente a la interanual de diciembre del próximo año descendió dos décimas hasta el 1,3%. Las tasas medias anuales previstas para 2013 y 2014 respectivamente se sitúan en el 1,5% y el 1,1%, en ambos casos dos décimas porcentuales menos que en el panel anterior.

Por último, la opinión de los panelistas con respecto a la situación actual del entorno dentro de la UE había mejorado a lo largo de los últimos estudios de previsiones, pero seguía siendo mayoritariamente desfavorable.

Tal y como informó ayer Funcas, ahora ha dejado de serlo por primera vez desde el informe de julio de 2011, y se ha producido un empate entre la opinión de que la situación es neutra y la de que es desfavorable. Las expectativas con respecto a la evolución durante los próximos seis meses son de que irá a mejor. Con respecto a la valoración de la situación fuera de la Unión Europea, sigue siendo mayoría la opinión de que es neutra, aunque la tendencia en los próximos cuatro meses es claramente a mejor.