Según el subgobernador del Banco de España
El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy (d), en presencia del miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo, Yves Mersch (i).
El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy (d), en presencia del miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo, Yves Mersch (i). EFE

El riesgo inmobiliario de la banca caerá a 100.000 millones a finales de 2013

El subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, ha dicho hoy que el organismo espera que la exposición de la banca al riesgo inmobiliario se sitúe apenas ligeramente por encima de los 100.000 millones a finales de año.

Restoy ha hecho esta consideración durante la VI Conferencia Internacional de Banca, en la que ha recordado que como consecuencia de las actuaciones llevadas a cabo durante la reestructuración financiera, la exposición del sector bancario español a los riesgos inmobiliarios se ha reducido drásticamente.

“Los 240.000 millones de exposición que había a finales de 2011 se redujeron en torno al 50% en 2012, y esperamos que esta cifra apenas se sitúe ligeramente por encima de los 100.000 millones”, ha añadido.

En su intervención, Restoy también ha señalado que otro desarrollo positivo en el sector financiero español durante los últimos meses ha sido la evolución del margen de explotación del sector bancario.

“Aunque el débil pulso de la actividad económica, los bajos tipos de interés y la fragmentación de los mercados siguen presionando sobre la capacidad de generación de rentas del sector, los márgenes han evolucionado de modo más favorable de lo esperado”, ha dicho Restoy.

En este sentido, ha estimado que en particular, el margen de explotación de los negocios en España durante 2013 se situará previsiblemente por encima del estimado tanto en el escenario adverso como en el escenario base de las pruebas de resistencia efectuadas a la banca el año pasado.

Por otro lado, también ha destacado la mejora de los ratios de solvencia tanto de las entidades que no requirieron ayudas públicas -en torno al 80%-, como de las que sí, y ha asegurado que todas ellas cumplen con los requisitos de capital del 9% según la definición EBA, y además, “en general, con un margen de holgura apreciable”.

De hecho, ha manifestado, el Banco de España espera que el ratio de capital para el conjunto del sector se sitúe por encima del 10% en 2013.

“No cabe duda, por tanto, que la reforma del sector bancario español está siendo bien valorado”, ha dicho Restoy, quien no obstante, ha advertido de que aún quedan retos “muy importantes”, derivados del entorno de debilidad económica de España, que irá mejorando en la medida en la que se mantenga “el pulso reformador”.

Otro de los restos a los que debe enfrentarse la banca es que a pesar de la mejoría observada en los mercados financieros de la zona del euro en los últimos meses, estos no se han normalizado completamente.

“La disponibilidad de liquidez continúa siendo un foco de atención para las entidades bancarias”, ha manifestado Restoy, quien ha recordado que de hecho, las entidades españolas han seguido recurriendo -aunque de una manera decreciente- a la provisión de liquidez del Banco Central Europeo (BCE) y en “cuantías abultadas”.

No obstante, la situación de la liquidez de las instituciones bancarias ha mejorado sensiblemente en el último año, ya que en un año (septiembre de 2012-septiembre de 2013), las entidades españolas redujeron su apelación bruta al Eurosistema en un 37%.

Sobre la evolución del crédito, Restoy ha señalado que a pesar del descenso continuado desde 2010, los datos recientes apuntan a una moderación de la intensidad de la caída.

De hecho, si se excluyen las entidades que han estado sujetas a procesos de recapitalización y reestructuración, la caída del crédito se produce ahora con menor intensidad que en el pasado reciente, ha añadido Restoy para quien la tasa de morosidad previsiblemente seguirá aumentando en el futuro próximo.

Normas