El euro roza los 1,38 dólares
En la imagen, una moneda de euro.
En la imagen, una moneda de euro. EFE

Claves de la debilidad del dólar, en mínimos de dos años frente al euro

La debilidad del dólar viene de largo. Los programas de expansión cuantitativa (QE) puestos en marcha por la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos han contribuido a devaluar poco a poco el billete verde frente a las principales divisas. Pero la caída del dólar se ha intensificado en las últimas semanas, sobre todo frente al euro, que se sitúa al borde de los 1,38 dólares, lo que supone su nivel más alto desde noviembre de 2011. En su cruce con el yen, el dólar se cambia en la banda baja de los 97 yenes ¿Qué razones explican este revés que sufre el dólar?

Dato de paro de Estados Unidos: Es un factor puntual, pero influyente. La economía estadounidense registró una creación neta de 148.000 empleos en septiembre, unos datos perores de lo esperado que despertaron los temores en torno a la recuperación del país. Paradójicamente, los inversores reaccionaron de forma positiva en Bolsa, mientras que en el mercado de divisas el dólar volvía a perder posiciones frente al euro y el yen. “El mercado lo interpreta en clave de retraso en el inicio e retirada de los estímulos monetarios, lo que significa liquidez elevada durante más tiempo apoyando a las bolsas”, explican desde Renta 4.

Crisis política por el ‘sutdown’: El cierre parcial de la Administración estadounidense por los desacuerdos en el techo de deuda, que duró 16 días, ha pasado factura a la economía, y también al dólar. Se calcula que el ‘shutdown’ le costará un cuarto de punto porcentual de crecimiento al PIB de EE UU. Los analistas sostienen que esta menor expansión de la economía estadounidense contribuye también a que la Fed siga manteniendo intactos los estímulos.

Retraso en la retirada de los estímulos: Dado que el mercado laboral estadounidense sigue siendo incapaz de crear nuevos puestos de trabajo al ritmo que sería deseable, y la economía se ha resentido por el cierre temporal del Gobierno, Link Securities asegura que “se aleja la posibilidad de que la Reserva Federal (Fed) comience a retirar parte de sus estímulos monetarios en el corto plazo, habiendo ya analistas que sitúan el inicio del proceso más allá del mes de marzo de 2014”.

“Las expectativas eran que a partir de septiembre se fuera reduciendo gradualmente el plan de estímulos y subieran las rentabilidades de los bonos estadounidenses. Pero eso no ha ocurrido por el retraso del tapering y debilita al dólar”, explica Miguel Ángel Rodríguez, analista de XTB.

Además, el acuerdo ‘in extremis’ al que llegaron republicanos y demócratas para elevar el techo de deuda solo es temporal. Sirve para cuatro meses, de manera que a comienzos de 2014 el Gobierno se enfrenta de nuevo a la amenaza de la suspensión de pagos.

Fortaleza sostenida del euro: La prórroga de los estímulos por parte de la Fed, así como la rotunda victoria de Angela Merkel en las elecciones alemanas han sostenido la fortaleza del euro, que se mantiene por encima de la barrera de los 1,30 dólares desde principios de julio. La escalada de la moneda única ha superado incluso las previsiones de los analistas, que en su mayoría situaban el máximo frente al dólar en los 1,35 dólares para 2013. Ahora hay quien ve al euro en los 1,40 dólares.

Para que se revirtiera este movimiento tendrían que darse varios factores. Por un lado, que comenzara antes de finales de este año el repliegue de los estímulos de la Fed y, por otro, que el BCE diera muestras de preocupación respecto a la fortaleza del euro, que puede frenar la recuperación.

Ya el pasado mes de febrero, cuando el euro estaba en máximos anuales en la zona de los 1,37 dólares, el presidente del BCE, Mario Draghi, aseguró que el organismo estaría pendiente del impacto que pueda tener sobre la economía la fortaleza de la divisa común, ya que un euro muy fuerte perjudica las exportaciones europeas. El euro reaccionó con caídas a las palabras de Draghi.

Normas