El Banco de España examinará el 29 de noviembre los planes de las entidades para cumplir Basilea III
Luis María Linde (derecha), gobernador del Banco de España, junto a Emilio Botín (izquierda), presidente de Banco Santander.
Luis María Linde (derecha), gobernador del Banco de España, junto a Emilio Botín (izquierda), presidente de Banco Santander.

Santander, BBVA, La Caixa y Popular enviarán a Linde sus planes para adecuar el capital a Basilea III

El organismo que dirige Luis María Linde tiene un intenso trabajo por delante en los próximos meses con el diseño y la ejecución de los test de estrés a los que se someterán los bancos europeos a principios de 2014. Pero antes, a finales del próximo mes, las entidades sistémicas deberán pasar un examen, en este caso subcontratado por la Autoridad Bancaria Europea (ABE) a los supervisores nacionales, entre ellos al Banco de España.

La ABE especifica que “los supervisores nacionales [...] deben evaluar los planes de capital de las entidades de crédito para la transición hacia la plena aplicación de la regulación europea CRD/DRD”. Es decir, para adaptarse a la tercera edición de las normas internacionales para la banca, conocidas como Basilea III. El Banco de España y sus homólogos “deberían debatir y cuestionar los planes de los bancos”.

Así, las entidades examinadas –61 en toda la Unión Europea; Santander, BBVA, La Caixa y Popular en España– deberán entregar sus planes para cumplir con Basilea III. Aunque esta regulación no será completamente exigible hasta el 1 de enero de 2019, a partir de 2014 entrarán en vigor varios requisitos.

Los grandes bancos tendrán además que demostrar que cumplen el nuevo mandamiento del supervisor europeo, que ha fijado que las entidades no podrán tener un importe de capital core Tier 1 de acuerdo a los criterios de la EBA inferior al requerido a junio de 2012. Estos se establecieron de manera individual para cada entidad. A cambio, la ABE ha retirado la exigencia de disponer de una ratio de capital del 9%.

“La importancia de la recomendación es que establece un suelo en el nivel de capital durante el periodo de transición a Basilea III”, señalan desde una entidad. La ABE abre la puerta a que en determinados casos se concedan excepciones en cuanto al cumplimiento estricto de los niveles.
Las cuatro entidades españolas pasaron con nota el control referido a junio de 2012. Sin incluir el colchón para cubrir el riesgo de la deuda periférica, Santander contaba con un superávit de capital de 2.723 millones de euros; a BBVA le sobraban 2.862 millones; a La Caixa, que integra a CaixaBank, 3.029 millones;y a Popular, 1.226. Ahora se enfrentan al segundo examen, que previsiblemente pasarán sin problemas, según fuentes financieras.

Bankia fue eximida de la primera revisión y tampoco aparece en el listado que ha de examinarse el 29 de noviembre. Cuando se publicaron los primeros resultados, el Banco de España explicó que la entidad que preside JoséIgnacio Goirigolzarri, “debido a su proceso de reestructuración, fue excluida del ejercicio y es objeto de un seguimiento separado”.

Las entidades aceleran para cumplir ya

La norma exige una ratio de capital computable de al menos el 7%, y determinadas instituciones financieras de importancia deberán contar con un colchón adicional durante los periodos de expansión excesiva del crédito. Esto podría llegar a elevar sus ratios mínimas hasta el 10,5%.
Los bancos europeos, también los españoles, están en una carrera para cumplir cuanto antes con las obligaciones de Basilea III en cuanto a solvencia.

BBVA y Popular han colocado cocos (bonos contingentes convertibles) eternos para reforzar su capital. Bankia, CaixaBank y el propio BBVA han vendido participaciones financieras, que penalizan los fondos propios con la nueva regulación en caso de que superen el 10%. Sabadell, por su parte, ha ejecutado una ampliación de capital por cerca de 1.400 millones de euros.
Basilea III impondrá también una ratio de apalancamiento, una de liquidez a corto plazo y otra de liquidez estructural.

Normas
Entra en El País para participar