Foro Ibérico Empresarial
El presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, y el director general de Actividad Económica del Gobierno de Portugal, Artur Lamí, en el I Foro Ibérico Empresarial.
El presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, y el director general de Actividad Económica del Gobierno de Portugal, Artur Lamí, en el I Foro Ibérico Empresarial.

La ‘raya’ de Extremadura, una red de oportunidades

La comunidad autónoma quiere aprovechar los 428 kilómetros de frontera que comparte con Portugal para convertirse en un puente entre las empresas españolas y portuguesas

Empresarios españoles y portugueses se reunieron esta semana en Badajoz para analizar fórmulas de colaboración y oportunidades de inversión en los sectores de energía, transporte y logística, turismo y agricultura. “Nuestra frontera, a la que llamamos raya, ya es una red de oportunidades”, dijo José Antonio Monago, presidente de la Junta de Extremadura, durante el Primer Foro Ibérico Empresarial.

Extremadura quiere aprovechar sus 428 kilómetros de frontera con Portugal para convertirse en un puente entre ambos países, que a pesar de su cercanía geográfica y estrechas relaciones comerciales no han desarrollado hasta ahora grandes estrategias de promoción conjunta.

Por el contrario, si algo han tenido en común en los últimos años han sido las dificultades para financiarse en los mercados de capitales por las dudas sobre su economía. Hace poco, sin embargo, han experimentado una leve mejoría. Portugal salió de más de dos años de recesión en el segundo trimestre con un crecimiento del 1,1%, mientras que España prevé hacerlo en el tercero con un avance intertrimestral de entre el 0% y el 0,2%.

Aun así, pasará mucho tiempo antes de que ambas economías alcancen el ritmo de crecimiento que necesitan para reducir sus altas tasas de paro. Según el FMI, España y Portugal cerrarán este año con una caída del 1,3% y 1,8% en PIB real, respectivamente, en tanto que el desempleo se situará en el 27% y 17%. Al ser España el primer cliente de Portugal y este, a su vez, el quinto destino de las exportaciones españolas, la caída del consumo interno en ambos países golpeó sus términos de intercambio entre 2011 y 2012, aunque en el último semestre se han recuperado. Entre enero y julio, las ventas españolas a Portugal crecieron en forma interanual de 8.800 a 9.400 millones de euros, mientras que las compras pasaron de 5.100 a 5.500 millones.

Portugal es el primer destino de las exportaciones extremeñas, con 420 millones de euros en 2012

 En el caso de Extremadura, el vecino ibérico fue en 2012 el primer destino de sus exportaciones con 420 millones. En los primeros siete meses de este año, sus envíos también se han recuperado, al pasar de 239 a 292 millones.

Pese a las adversidades, Monago recalcó en el foro que Extremadura “cree en Portugal, los portugueses y la economía portuguesa”, como lo demuestra el hecho de que desde hace años el portugués se enseña en las escuelas extremeñas, y que las Administraciones locales hayan puesto en marcha una serie de iniciativas de colaboración con sus pares lusas. En septiembre pasado, por ejemplo, los municipios de Badajoz y Elvas constituyeron Eurociudad, mientras que en 2009, la Junta y las regiones de Centro y Alentejo crearon Euroace. Se trata, en ambos casos, de organismos que buscarán fórmulas de cooperación en temas de inversiones y empleo.

El presidente aseguró también que si Extremadura y Portugal tuvieran una red de cercanías y un tren de alta velocidad, constituirían una economía “no solo más grande que la de Cataluña, sino que la de todos els països catalans [los países catalanes]”. Al respecto, Artur Lamí, director general de Actividad Económica del Gobierno de Portugal, aseguró que a pesar de las restricciones presupuestarias, las conexiones ferroviarias con España “están bien encaminadas”.

En ese sentido, anunció que en 2019 estará terminado el tramo entre Évora y Badajoz, de unos 92 kilómetros. La construcción de esta vía convencional ha sido propuesta por Bruselas como un paso previo al futuro trazado de una línea de alta velocidad entre Madrid y Lisboa. El foro dedicó sendos paneles a los cuatro sectores analizados. En el caso de energía, Miguel Francisco Calleja, responsable de regulación en comunidades autónomas de Iberdrola, sostuvo que si bien la interconexión eléctrica entre los vecinos ibéricos funciona “bastante bien”, los países deben trabajar en homogeneizar sus normas de regulación. “Portugal tiene un calendario de liberalización de tarifas que España no tiene y debería tener”, afirmó.

El dato

Portugal es el primer destino de las exportaciones extremeñas, por delante de los cuatro mercados más grandes de España (Alemania, Francia, Italia y Reino Unido). En 2012, estas crecieron un 2,1%, hasta los 420 millones de euros, que suponen el 27% del total.

Pedro Méndez Zubiría, director de relaciones institucionales de Sevillana Endesa para Andalucía y Extremadura, coincidió en que la conexión con Portugal es buena, pero sostuvo que carece de sentido si no se integra con la red de Francia. “España seguirá siendo una isla energética mientras no tenga conexiones potentes con el resto de Europa”, advirtió.

A pesar de ser un país pequeño en términos de población, Portugal había empezado a cobrar relevancia como mercado emisor para los hoteleros de Extremadura, Andalucía, Costa del Sol y Benidorm, cuando sobrevino la crisis y provocó un retroceso en el número de llegadas. “Esperamos que se recupere. Hemos vivido de espaldas el uno del otro, pero en un futuro, si hacemos bien las cosas, será un mercado importante para destinos de proximidad”, comentó Juan Molás, presidente de Cehat, la Confederación Española de Hoteles. En ese sentido, apuntó que el reto está en aprovechar la cercanía para organizar circuitos transfronterizos del tipo Zamora-Galicia-Oporto, Alentejo-Extremadura o Lisboa-Salamanca. Gonçalo Rebelo, administrador del grupo hotelero portugués Vila Galé, opinó que armar este tipo de paquetes es viable. De hecho, indicó que touroperadores de EE UU y Canadá ya ofrecen recorridos que empiezan en Lisboa, continúan en el Algarve y terminan en Sevilla. “Se podrían combinar Extremadura y Alentejo teniendo como eje los vinos, que es un tipo de turismo que está creciendo mucho”, precisó.

Dado que la agricultura es una de las actividades con más peso en la Península, los empresarios que participaron en el panel dedicado a este sector concluyeron que España y Portugal tienen que unirse para lograr un mayor peso político en la UE, que a través de la Política Agraria Común, marca de forma importante el funcionamiento del campo. Antonio Manuel Rodrigues Simões, presidente de Sovena Group, resaltó la importancia de la producción de las materias primas en la industria alimentaria al afirmar que entre el 80% y el 85% del precio del aceite corresponde a esa fase. También abogó por reforzar el papel de las cooperativas entre los agricultores.

En lo referente a los transportes, Rui Lopes Loureiro, presidente de la red de ferrocarriles lusa Refer, hizo hincapié en los problemas que causan las diferencias estructurales (distintas tensiones en las catenarias, señalización, etc.) y pidió que se superen para reforzar las exportaciones hispanolusas.

Desarrollar el mercado ibérico

Pensar más en términos de península Ibérica en lugar de en Portugal y España fue la principal conclusión a la que llegaron los ponentes y asistentes de los paneles del Primer Foro Ibérico Empresarial.

Para dinamizar los diferentes sectores se propusieron medidas como aprovechar la experiencia del mercado ibérico de la energía para impulsar la estructura gemela en el terreno del gas natural, homogeneizar los sistemas ferroviarios y logísticos o potenciar ambas marcas de forma conjunta de cara al turismo.

Por su parte, Javier Cuesta, presidente de Correos, aseguró que los servicios postales de ambos países “son muy eficaces dentro de sus territorios”. Cuesta apuntó que el siguiente paso es interconectarlos para reducir plazos de entrega y costes.

Normas
Entra en El País para participar