Las gestoras internacionales hacen sus apuestas
Un operador de la Bolsa de Nueva York
Un operador de la Bolsa de Nueva York REUTERS

Quedan 48 horas... ¿cómo afecta a la Bolsa la negociación sobre el techo de deuda?

La fecha límite se acerca y las negociaciones entre republicanos y demócratas continúan su curso. A pesar de la incertidumbre que genera el hecho de que Estados Unidos se quede sin liquidez a comienzos del mes de noviembre, los inversores permanecen tranquilos y, como apuntan la mayoría de los analistas, los mercados financieros dan por descontando que se llegará a un acuerdo, aunque sea en el último momento. Así lo muestra la calma con la que se ha movido la renta variable. Pero el riesgo está ahí y las gestoras internacionales hacen sus apuestas:

Nomura

Acuerdo en el último minuto

Nomura es una de las entidades que apuestan por un acuerdo en el último momento entre republicanos y demócratas con el que ampliar el techo de deuda estadounidense. “El éxito no es seguro pero seguimos pensado que es muy probable que alcancen una solución a su actual alejamiento antes de que se alcance el techo de deuda”, apunta. Y recuerda lo que ya sucedió en 2011, en que se apuró hasta el límite para encontrar un acuerdo.

 Barclays

Retraso a 2014 del ‘tapering’

La falta de acuerdo para prolongar el techo de deuda estadounidense tendría efectos devastadores en los mercados, aunque no fuera el 17 de octubre sino el 1 de noviembre la fecha en que el Gobierno se quedaría sin recursos, según Barclays. La firma va un paso más allá y advierte que si no hay un acuerdo próximo la retirada de estímulos de la Fed comenzaría no en diciembre, como prevén los expertos, sino ya en marzo de 2014.

Blackrock

Mayores dosis de volatilidad

Los inversores deben estar listos para elevadas dosis de volatilidad, según advirtió ayer Peter Fisher, miembro de la ejecutiva de BlackRock, en una entrevista con la cadena estadounidense CNBC. Fisher descarta la posibilidad de una suspensión de pagos en EE UU que, de producirse, tendría un efecto perturbador y masivo en los mercados. Y advierte también que el ruido político retrasará el repliegue de estímulos de la Fed.

Amundi

Una decisión que marcará el año

Adrian Bender, uno de los máximos responsables de Amundi en bonos y divisas, advierte de que en caso de que demócratas y republicanos no llegaran a un acuerdo sobre el techo de endeudamiento y el cierre del Gobierno, las consecuencias se trasladarían con fuerza a los mercados. “Pasaríamos de un entorno proclive al riesgo, como el actual, a revivir los peores momentos de los últimos años de aversión total al riesgo”.

Natixis

La “pesadilla” de la falta de pacto

Todas las casas análisis descuentan que habrá acuerdo en el Congreso de Estados Unidos. En caso de que este no se produjera “entraríamos en un escenario de pesadilla”, apunta Philippe Waechter, economista jefe de Natixis Asset Management. Si esto llegara a ocurrir, muchos activos dejarían de tener la condición de inversiones “libres de riesgos” y se desencadenaría una oleada global de ventas. “Habría que definir una nueva escala de riesgos”, apunta.

JP Morgan

"Nunca hemos barajado un escenario de quiebra"

Manuel Arroyo, director de Estrategia de JP Morgan Asset Management para España y Portugal, se suma a la idea defendida por el resto de expertos y señala que, a pesar de que todavía no hay acuerdo, desde la gestora nunca han barajado una default de la primera economía del mundo. En la presentación de perspectivas para el último trimestre, Arroyo confía en que aunque sea en el último momento, republicanos y demócratas se podrán de acuerdo para aumentar el techo de deuda, tal y como ocurrió en diciembre de 2012. En aquella ocasión, la solución política sirvió de impulso a la renta variable.

El problema de lo que está pasando estos días según lo señalado por el experto es que convergen tres focos de incertidumbre que ayudan a incrementar las tensiones y que como se han visto ha servido de excusa para emprender la corrección después de las revalorizaciones sufrida por la renta variable en lo que va de año. Al incremento del techo de deuda hay que añadirle el cierre del Gobierno federal y la retirada de los estímulos por parte de la Fed.

El tapering, que planea los mercados desde el mes de mayo, es visto como un elemento desestabilizador para las Bolsas, sin embargo, tal y como indica Arroyo, la razón que subyace no es otra que la recuperación de la economía americana. Las dudas provocadas por la falta de acuerdo para elevar el techo de deuda han retrasado la retirada de los estímulos, pero desde la gestora fijan diciembre o en todo caso comienzos del próximo año para la reducción del volumen de adquisición de deuda en 10.000 o 15.000 millones de dólares. En la actualidad, y de acuerdo, al programa puesto en marcha por Ben Bernanke para reactivar la economía, la Fed adquiere 85.000 millones de dólares cada mes.��

Normas