El índice se anota un 2,6% en la semana, la sexta consecutiva de alzas
Euforia en el Ibex, neutro en deuda Ampliar foto
EFE

Euforia en el Ibex, neutro en deuda

Ha tenido que empezar el otoño para que el verde se apoderase con fuerza de las Bolsas europeas y sobre todo de la española. El Ibex 35 ha cerrado la semana con una subida del 2,63% (hoy se ha anotado un 0,08%), que le sitúa en 9.668,5 puntos, máximo desde julio de 2011. Es la sexta consecutiva en positivo. Si se toma como referencia el mínimo del pasado mes de junio, la Bolsa española ha recuperado ya un 28%.

Con este avance, el selectivo se encamina hacia su próxima meta, los 9.700 puntos, y se consolida con el mercado europeo con el mejor balance anual con un repunte del 18,38%. La Bolsa de Milán ha ganado entre enero y hoy un 16,03%; la de París un 15,9%; la de Fráncfort un 14,61% y la de Londres, un 9,99%.

Esta remontada del mercado español ha estado sustentada en el buen comportamiento del sector bancario, una vez que se han despejado buena parte de las dudas sobre su situación. El propio Fondo Monetario Internacional (FMI) ha señalado que descarta que España tenga que prorrogar el rescate de las entidades financieras. Así, CaixaBank ha liderado las subidas esta semana con una revalorización del 9,31%, seguido de Bankinter que ha ganado en las cinco jornadas un 6,98%.BBVA se ha apuntado entre el lunes y el viernes un 3,48%, Santander un 3,10% y Popular un 1,92%.

La última debutante en el mercado del sector financiero, Liberbank, también ha finalizado la semana con un avance acumulado del 9,2%, mientras que la cotización de Bankia lograba recuperar el euro por primera vez desde el mes de mayo (ha cerrado en 1,01 euros por acción) tras ganar un 3,27%.

IBEX 35 8.772,70 0,82%

Otros pesos pesados del Ibex también han puesto su granito de arena. Gas Natural ha avanzado un 5,05%, Iberdrola un 3,83%, Telefónica un 3,24% y ACS un 2,45%.

Varios han sido los motivos que han permitido este cambio de tono. En primer lugar, la mejora de la percepción sobre España de los inversores extranjeros y en particular sobre el saneamiento realizado por el sector bancario. Este apetito por los títulos españoles quedó reflejado el miércoles en el éxito de la emisión de deuda sindicada realizada por el Tesoro español, que colocó bonos a 31 años (por primera vez desde septiembre de 2009) a un tipo del 5,21%. En total, captó 4.000 millones de euros, por encima del objetivo previsto de entre 2.000 y 3.000 millones, gracias a la elevada demanda que rondó los 10.600 millones de euros. Además un 65% de los títulos se vendieron fuera de España.

El anuncio del FMI de que mejoraba las previsiones de crecimiento y déficit sobre España también ha contribuido a extender el optimismo, aunque el organismo internacional dibujó unas perspectivas de paro bastante sombrías.

Pero, sin duda, el principal artífice de las subidas ha sido el acercamiento entre republicanos y demócratas respecto de la ampliación del techo de deuda en EE UU para concluir con el cierre del Gobierno, que se prolonga desde hace una semana, y para evitar la suspensión de pagos el próximo día 17.

La deuda española atraviesa por un momento de calma. Hoy, el riesgo país ha cerrado en 243 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 4,3%. La prima de riesgo italiana se sitúa prácticamente en ese mismo nivel.

El euro, por su parte está en 1,353 dólares.

Normas