El selectivo español es el mejor índice europeo en 2013
Imagen del parqué de la Bolsa de Madrid
Imagen del parqué de la Bolsa de Madrid

10.000 puntos: próxima meta para un Ibex en máximos

El Ibex 35 inicia el último trimestre del año tocando niveles máximos desde 2011 y con perspectivas alcistas por parte de los expertos.El selectivo español ha subido un 15,35% desde enero y el umbral de los 10.000 puntos se presenta ahora como su próximo gran reto. Una cota que no alcanza desde el 22 de julio de 2011 y de la que le separa una revalorización del 6,1% respecto a su valor actual. El Ibex cerró la sesión del viernes con la mayor subida anual de las plazas europeas, por delante del CAC francés (14,37%) y del Dax alemán (13,28%).

Existe la convicción de que la recuperación económica se acerca y de que lo peor de la crisis de la zona euro ha quedado atrás. Pasadas las mayores turbulencias y con los tipos de interés bajos, la renta fija pierde atractivo y los inversores miran a las Bolsas europeas con buenos ojos. “El castigo sufrido por los índices del Viejo Continente en los últimos tiempos lo entendíamos excesivo y la sobrerreacción a la baja del mercado a todo lo que llevara etiqueta ‘sur de Europa’ tarde o temprano debía y debe tender a corregirse en términos relativos a otras Bolsas y, de este modo, acortar el enorme diferencial de comportamiento que ha existido en los últimos años entre Bolsas periféricas europeas y el resto de plazas bursátiles mundiales”, explicaCarlos Morales, responsable de gestión discrecional de carteras de Banco Madrid.

Por lo tanto, como afirman desde Banca March, “la renta variable se mantiene como el activo con mayor potencial de revalorización”. La mayoría de los expertos coincide en señalar que existe mayor atractivo en las Bolsas europeas que en las americanas y, dentro del ViejoContinente, el Ibex puede ser la opción predilecta.

Michael Hewson, analista de CMC Markets, explica que la subida experimentada por la Bolsa española en lo que va de año se debe a la fuerte caída de los años anteriores, pero no únicamente. También señala al papel de los bancos centrales en el comportamiento de los inversores: “con la benevolencia del BCE y el riesgo de default alejado, los inversores se sienten más cómodos en activos españoles. Además, España tiene buenas empresas como Telefónica o Inditex. Esa es una razón de esta subida. Otra es la política de estímulos de la Fed. El dinero que se inyecta tiene que ir a algún sitio y está yendo en parte a la Bolsa española”.

En esta línea, Morales explica que la revalorización del euro respecto al dólar “solo tiene una lectura: flujo creciente y cada vez más progresivo de inversores hacia Europa”.

La palabra que resume el mayor temor de los analistas sobre el devenir del mercado de renta variable español en los próximos meses, dejando a un lado las amenazas exteriores, es vértigo. Mal de altura. “La volatilidad está en mínimos, y los índices de sentimiento de mercado están llegando al punto que indica extremada confianza y por lo tanto, peligro de sobrecompra”, apuntan desde Banca March. “Con este vértigo de unas alzas de prácticamente un 13% en nuestro Ibex 35 durante septiembre, dotar a nuestras carteras de un sesgo ligeramente más defensivo a corto plazo parece cuanto menos sensato, sin perjuicio de una posición estratégica a largo plazo de sobreponderación a activos de renta variable”, añade Morales.

Victoria Torre, analista de Self Bank, piensa que las Bolsas se encuentran en un punto crítico porque “los índices han subido mucho, alcanzando máximos en muchos casos, situación que no se corresponde en muchas ocasiones con la realidad macroeconómica”. Por eso, afirma que, si se incrementan algunas incertidumbres como la posible prolongación del debate sobre el techo de deuda en Estados Unidos, los inversores podrían optar por la recogida de beneficios por la rapidez de las últimas subidas. “Más a medio plazo, y si se confirma que la recuperación económica va consolidándose, podríamos empezar a pensar en el siguiente reto (10.000 puntos), aunque por el momento no pensamos que esto vaya a producirse”, afirma.

Natalia Aguirre, analista de Renta 4, señala que el fondo del mercado ha cambiado significativamente y la percepción es distinta a la de hace un año. Por eso, apunta que “con estas subidas, el Ibex se tendría que tomar un respiro. Pero tenemos la idea de que esas correcciones se aprovecharían para comprar más barato.Hay mucha sensación de ‘tengo miedo a quedarme fuera’ entre los inversores”. El analista técnico de Renta 4 prevé que el Ibex se acercará a los 10.000 a final de año. La mayoría de los analistas cree que los 9.500-9.600 puntos es la meta más realista.

En medio del actual tono optimista, los expertos destacan que la próxima temporada de presentación de resultados será clave, “debido en especial a la necesidad de justificar con unos buenos datos de crecimiento los altos niveles de cotización alcanzados por algunas empresas”, afirma Torre.

Jeff Hochman, director de análisis técnico de Fidelity, comparte unas perspectivas optimistas a largo plazo, aunque explica que “las Bolsas de EE.UU. y Europa siguen dentro de las tendencias alcistas primarias que arrancaron en los mínimos de marzo de 2009. Tras más de cuatro años de recuperación, podríamos entrar en un rango de cotización amplio que comenzaría en el cuarto trimestre y duraría todo 2014 para dar paso a una continuación de la tendencia alcista a largo plazo en 2015”.

 

Normas