La City

Madrid se afrancesa

Se ha convertido en muy poco tiempo, en apenas siete años, en el rey del macaron. O lo que es lo mismo, en el maestro que mejor consigue elaborar, en su pequeño obrador situado frente al Parque del Retiro, este pastelito tradicional francés, que nació en las cocinas de la corte francesa en el siglo XVIII, preparado con clara de huevo, almendra molida, azúcar glas y azúcar. La sorpresa está en el relleno, de distintos sabores.

Ricardo Vélez, el pastelero de Moulin Chocolat, establecimiento que abrió a finales de 2006, despacha mensualmente cerca de 17.000 macarons entre la clientela madrileña, pero sobre todo se ha convertido en el repostero de cabecera de algunas de las principales empresas del sector de lujo, entre ellas Chanel o Hermès.

Normas