Los Presupuestos destinan 4.154 millones al sistema eléctrico
José Manuel Soria, ministro de Industria.
José Manuel Soria, ministro de Industria. Efe

El Estado deja en el aire los 3.000 millones de déficit de tarifa de 2013

El Gobierno no confirma si liberará el crédito extrarodinario de 2.200 millones

Los Presupuestos Generales del Estado de 2014 destinarán una partida de 4.153 millones a la financiación de los costes del sistema eléctrico. Esta dotación es superior en 1.232 millones de euros a la del presente ejercicio, que asciende a 2.921 millones. La diferencia se explica porque para este año la dotación incluía lo que el Gobierno esperaba recaudar por los nuevos impuestos energéticos y una parte de los ingresos por las subastas de CO2, mientras que para 2014, al importe estimado de los nuevos tributos (2.907 millones) y del 90% de CO2 (344 millones de euros), se añade la mitad de los sobrecostes de los sistemas extrapeninsuales, que sumarían 903 millones, según las cuentas públicas para el próximo año presentadas ayer.

 Este fue un compromiso que el Ministerio de Hacienda adquirió en julio para contribuir a la reforma eléctrica cuyo objetivo es poner fin al déficit de tarifa.

Hasta aquí, sobre el papel y en lo referente a 2014, todo parece cuadrar. Además, a estos ingresos hay que añadir el ahorro del sistema derivado de los recortes a las empresas y las subidas de los peajes eléctricos.

El quid de la cuestión sigue estando en el déficit de tarifa de este año, que, pese a la polémica reforma aprobada en julio y a los compromisos adquiridos por el Estado para sufragar parte de la desviación que se produzca (se prevé que el déficit sin estas medidas roce los 6.000 millones de euros) se volverá a desbocar: entre 2.500 millones y 3.000 millones de euros, según han anunciado el ministro de Industria, José Manuel Soria, y el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal.

Con los 2.921 millones que los Presupuestos de 2013 van a destinar a la tarifa, el agujero eléctrico no se cubre ni de lejos. Tampoco si se tiene en cuenta que a esta cifra hay que añadir los 903 millones que, aunque figuran en los Presupuestos de 2014, servirán para pagar la mitad de los costes de las extrapeninsulares de este año (el total ronda los 1.800 millones).

Las cuentas sí cuadrarían si a estos 3.824 millones se le sumaran el crédito extraordinario que Hacienda decidió otorgar este año a Industria para sufragar parte del desfase de la tarifa de este año, hasta “un máximo” de 2.200 millones. Este figura en una ley que está a punto de superar el trámite parlamentario y que hace sospechar en el sector eléctrico que finalmente no se liberará. O, al menos, no en su totalidad.

Y es que, si se tiene en cuenta dicho préstamo, el déficit de tarifa tan abultado anunciado por Soria no cuadra. Tras la reforma, tanto este como Nadal no descartaban alguna desviación para este año (por los menores ingresos fiscales, por el CO2 o procedentes del propio recibo de la luz por una demanda de energía menor de la prevista). Pero de ninguna manera por semejante importe.

Sobre la liberación de dicho crédito, la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, afirmó ayer durante la rueda de prensa de presentación de los Presupuestos que dependerá de si se generaba déficit de tarifa este año. Algo que Soria ya ha reconocido.

El problema que plantea un déficit de tarifa tan elevado es que desde este año no hay marco legal que permita titulizar la deuda. Por tanto, como ha anunciado Soria, deberán financiarlo, sin más, las grandes eléctricas (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa y EDP España y Eon España) en los porcentajes legalmente establecidos.

La Ley del Sector Eléctrico establece que los desvíos deben financiarlos estas compañías a 15 años y a precios de mercado (al 2% en estos momento). El anuncio ha provocado un profundo malestar entre las eléctricas. Aunque la reforma fija que el déficit se autorregulará: el que se produzca hasta cierto límite lo pagarían todas as empresas reguladas. Pero hasta enero de 2014, no entra en vigor.

La demanda eléctrica sigue en caída libre

La demanda de electricidad en la península sigue su línea descendente, lo cual tiene un efecto pernicioso sobre los ingresos del sistema y, por tanto, sobre la generación del déficit eléctrico. Así, en septiembre, una vez tenidos en cuenta los efectos del calendario y las temperaturas, según datos de REE, la demanda cayó un 1,5%. En volumen, la demanda fue de 19.672 GWh, un 0,6 % inferior a la de septiembre del 2012.

En los primeros nueve meses del año, corregidos asimismo los efectos del calendario y las temperaturas, la demanda cayó un 2,4% menos a la de igual periodo del año pasado; en términos brutos, 185.147 GWh, un 2,9% menos que en el mismo periodo del 2012.

La caída del consumo este año ha provocado una revisión a la baja de las previsiones de los ingresos por peajes de acceso por parte del Ministerio de Industria. En la orden de peajes de enero (aprobada, por cierto, ya en febrero) se esperaban unos ingresos de 14.230 millones de euros, y ya en la aprobada en agosto, mes en el que se revisaron de forma extraordinaria los peajes en el marco de la reforma eléctrica, dicha estimación había bajado a 14.077 millones.

En septiembre, la producción de energías renovables representó el 32,5% de la producción. La del del régimen ordinario descendió el 12,8%, y representó el 57,8% de la demanda total peninsular.

Normas