Novedades
El nuevo Clase S de Mercedes se comercializa con batalla corta o larga.
El nuevo Clase S de Mercedes se comercializa con batalla corta o larga.

Mercedes reivindica su supremacía con el Clase S

El automóvil más cómodo y seguro del mercado, según los expertos

La Clase S de Mercedes-Benz se ha convertido a lo largo de los años en un oráculo en el que ver los avances que llevarán el resto de los automóviles en el futuro.

Ellos estrenaron sistemas como los frenos ABS, los airbags o el control de estabilidad ESP, que hoy monta cualquier automóvil de tipo medio.

Por eso en cada nueva generación el reto es convertirse en el mejor coche de su clase sin lugar a dudas, hacer realidad el lema de la empresa: the best or nothing (lo mejor o nada).

El nuevo Mercedes incorpora sistemas electrónicos que hace poco hubieran parecido de ciencia ficción. Quizá lo más impresionante sea el llamado Inteligent Drive, que consiste básicamente en la interconexión en red de numerosos sensores y radares para aumentar el confort y la seguridad.

Este concepto engloba nada menos que 20 sistemas electrónicos que trabajan conjuntamente. Lo más llamativo es la nueva función del programador de velocidad activo Distronic Plus, llamado Stop & Go Pilot.

Básicamente, el coche es capaz de avanzar, girar y frenar solo en zonas de tráfico congestionadas, a menos de 30 km/h. El Active Lane Keeping Assist previene ante cambios de carril involuntarios, también con línea discontinua y coches en el carril contrario.

Asimismo, puede frenar de forma autónoma si hay peatones en su camino o detectar que otro coche se acerca por detrás y puede golpear el nuestro. Otra capacidad es identificar peatones en la oscuridad mediante infrarrojos o aparcar solo, en batería o el línea.

Cada detalle de este modelo muestra hasta qué punto es avanzado; los asientos incluyen el masaje Energizing, “basado en el principio de piedras calientes”, o la ventilación mediante ventiladores reversibles (cuatro en la banqueta y dos en el respaldo). El masaje usa 14 cámaras de aire regulables por separado en el respaldo y función térmica integrada. Es posible elegir entre seis programas de masaje, dos de ellos con aplicación de calor. 

Adiós a los baches

Hasta ahora, en los automóviles se sentían los baches de la carretera, pero Mercedes ha encontrado la manera de que ruede como una alfombra voladora.

Se llama Magic Body Control y usa un radar que escanea el asfalto y prepara la suspensión para absorber las irregularidades. Así, los badenes desaparecen

También es el primer automóvil que prescinde por completo de bombillas de incandescencia, y lleva en total unos 500 diodos luminosos. Todas las versiones montan de serie suspensión neumática Airmatic, y pueden incorporar Individual Entertainment para las plazas traseras. Con este sistema es posible el acceso independiente desde cada uno de los cuatro asientos a la televisión, internet, la navegación, el DVD o los dispositivos conectados por la toma USB.

Además, para las plazas traseras de las versiones largas se pueden elegir asientos que permiten una inclinación de 43,5 grados. La estructura emplea acero y aluminio, siendo toda la chapa exterior de este último material.

De momento, se venden tres versiones, dos gasolina y un diésel: S 400 Hybrid (306 CV), S 500 (445 CV) y 350 BlueTEC (258 CV). Todos llevan el cambio automático de siete marchas.

Los precios comienzan en los 91.900 euros del S 350 BlueTEC (diésel). El S 400 Hybrid cuesta 95.400 euros y el S 500 sale por 127.100 euros.

El cupé, mostrado en el Salón de Fráncfort

Mercedes reivindica su supremacía con el Clase S

En Mercedes ya tiene prácticamente lista la versión cupé de la nueva Clase S, que se pondrá a la venta durante 2014. En el reciente Salón de Fráncfort expusieron el prototipo Concept S-Class Coupé, que adelanta sus formas definitivas.

Con una longitud superior a los cinco metros, nace para rivalizar sin complejos con modelos de Bentley o Rolls-Royce (Audi y BMW no producen actualmente cupés de esa categoría).

El diseño es absolutamente sensacional, con una formas elegantes y fluidas muy diferenciadas de la berlina con la que comparte casi todos sus componentes. Destaca el techo con forma de cúpula o las puertas sin marco, un elemento de estilo usado en otros cupés de la Clase S anteriores.

Además, las enormes llantas de 21 pulgadas potencian el aspecto deportivo. El prototipo emplea el motor V8 biturbo de 4.6 litros con 455 CV, el mismo que lleva el S 500, pero también estará disponible con el V12 biturbo y un híbrido de gasolina, y quién sabe si incluso con motor diésel.

Por supuesto, dispondrá de todos los sistemas de seguridad y comodidad que se ofrecen ya en el Clase S, incluyendo la suspensión con Magic Body Control.

Normas