Los mercados aplaudirían una gran coalición entre Merkel y los socialdemócratas
Alemania celebra elecciones el día 22 de septiembre.
Alemania celebra elecciones el día 22 de septiembre.

Qué será de la Bolsa y la deuda tras las elecciones alemanas

Todas las miradas puestas en Alemania. Hace meses que la fecha de las elecciones germanas del día 22 está marcada en rojo. En no pocos aspectos Europa se la juega, dado que lo que salga de las urnas no solo marcará el futuro del proyecto de la zona euro sino que también influirá en los mercados.

El impacto en las Bolsas y la deuda, que atraviesan un momento dulce tras la buena acogida de la decisión de la Reserva Federal de no tocar los estímulos monetarios, será más o menos limitado dependiendo de quién gobierne en la primera economía europea durante los próximos cuatro años.

Muchos analistas auguran un escenario de continuidad en Berlín, pero los últimos sondeos publicados dejan abiertas varias posibilidades ante las que los mercados reaccionarán de forma bien distinta. La duda está en si los socios liberales (FDP) de la actual canciller Angel Merkel lograrán mantenerse en el Parlamento federal tras la debacle en los comicios de Baviera. Sin una mayoría absoluta, Merkel podría verse abocada a cerrar una coalición de gobierno con la oposición socialdemócrata (SPD).

“Podría incluso reeditarse la “gran coalición” de hace dos legislaturas, lo que permitiría al SPD poner en práctica al menos parte de su programa electoral”, señalan desde Carax-AlphaValue. Una alianza que los mercados financieros ven con buenos ojos. “A corto plazo sería lo deseado por el mercado con un euro al alza y las Bolsas y el riesgo periférico profundizando el mejor comportamiento relativo reciente, asegura José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España.

En los últimos días, los índices bursátiles de Europa y de Estados Unidos están rompiendo máximos y la calma se ha instalado en la deuda de los países periféricos. En España, la prima de riesgo -el diferencial entre el bono nacional a diez años y el alemán del mismo plazo- se sitúa en mínimos desde junio de 2011 en torno a los 240 puntos básicos.

En opinión de Daniel Álvarez, de XTB, los mercados descuentan tanto que se mantenga la actual coalición de centro-derecha como que se forme una coalición con la izquierda. Así, “no habría una gran repercusión ni en renta variable, ni en renta fija ni en las divisas”, sostiene.

“Pero lo que sí podría generar inestabilidad sería la posibilidad de que los euroescépticos del partido Alternativa para Alemania (AfD) tuvieran la llave para formar gobierno”, apunta Álvarez. Según las encuestas, superan el umbral del 5% necesario para acceder al Bundestag. Es la única formación que propone el desmantelamiento de la moneda única europea, con el abandono voluntario de la zona euro de los países del sur afectados por la crisis. “Tendría un efecto negativo en general para los mercados y asistiríamos a una corrección en las Bolsas y a un repunte en las primas periféricas”, asevera el analista de XTB.

En el sprint final, Merkel y el candidato socialdemócrata, Peer Steinbrück, están quemando sus últimos cartuchos para tratar de movilizar el voto de los indecisos y evitar grandes sorpresas.

Pero, sea como fuere, lo que se da por seguro es que Angela Merkel seguirá al frente de la locomotora de Europa y, una vez pasadas las elecciones, se espera que se desbloqueen asuntos pendientes como la interminable negociación para la unión bancaria, el rescate a Grecia o la emisión de eurobonos.

“Los mercados aplaudirán que Merkel continúe y seguirán su cauce, aunque se espera que abra la mano a una política más expansiva ante la mejora de los datos macroeconómicos despues de los duros recortes”, asegura Miguel Paz, director de gestión de Unicorp PatrimonioPero el Gobierno alemán ha descartado que Angela Merkel vaya a imprimir cambios en la política europea si es reelegida canciller este domingo: “Continuidad es la palabra clave”, subrayó su portavoz, Steffen Seibert, en una rueda de prensa. Merkel, dijo, apuesta por “más Europa” con el objetivo de lograr una estabilización duradera de la economía y de la unión monetaria. Según explicó, ello no implica obligatoriamente nuevas transferencias de facultades a la Comisión; el objetivo es lograr un mayor compromiso y una coordinación más fuerte de los Estados miembros y Bruselas en favor de las reformas necesarias. En varias entrevistas, Merkel ha instado a que se continúe el camino de las reformas en Europa.

Si Alemania apuesta por seguir a la defensiva tras el 22-S, como barajan algunos observadores, el proyecto del euro podría resquebrajarse.

Normas
Entra en El País para participar