Cree que no aportaría “ninguna conclusión relevante”
Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional
Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional Reuters

El juez rechaza que Christine Lagarde declare como testigo en el caso Bankia

UPyD había solicitado en julio su testimonio

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha rechazado que la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, declare como testigo en el caso Bankia, al considerar que su testimonio no aportaría “ninguna conclusión relevante” al procedimiento.

En un auto, al que ha tenido acceso Efe, Andreu subraya que tampoco procede citar a la directora adjunta del Departamento de Mercados Monetarios del Fondo, Ceyla Pazarbasioglu, cuya testimonial reclamó el pasado julio UPyD junto con la de Lagarde, ante las “dudas” sobre las razones que la justificarían.

Según recuerda el magistrado, el “único motivo” por el que se pidió esta prueba, “dejando aparte el poder pretender una perniciosa publicidad que debe ser ajena al presente proceso”, es el de que ambas se reunieron con el ministro de Economía, Luis de Guindos, y trataron la situación de la entidad, algo que, afirma el auto, “debe considerarse como normal”.

“No se deducen claramente las razones y los motivos que aconsejan la práctica de dicha prueba, pues existen dudas más que razonables acerca de que los testimonios que se interesan ayuden a esclarecer e investigar no sólo los hechos en sí mismos considerados, sino también la autoría de los mismos”, subraya el juez.

A ello añade que las declaraciones de Lagarde y Pazarbasioglu “nada añadirían al objeto del proceso”, pues “en nada afectarían a los hechos denunciados”.

El magistrado precisa a UPyD que estos testimonios pueden “proponerse y practicarse en el acto del plenario”, por lo que el hecho de que deniegue la práctica de esta prueba “no perjudica ni produce ningún tipo de indefensión”.

Por todo ello, Andreu indica que no procede la práctica de la diligencia interesada, ya que su resultado no conduciría a “ninguna conclusión relevante para el objeto de la presente investigación”.

UPyD basó su petición en que el titular de Economía, Luis de Guindos, había asegurado en sus respuestas por escrito que las preocupaciones por el sistema financiero español se las había estado exponiendo desde principios del año pasado la propia Lagarde.

Incluso desveló que habían mantenido tres reuniones -el 25 de enero, el 24 de febrero y el 19 de abril de 2012-, en las que “la situación específica de BFA-Bankia fue el asunto principal”, tanto por “la magnitud del problema como por el riesgo de contagio al resto del sistema financiero español dado su carácter de entidad sistémica”.

Esos tres encuentros y el que celebró de urgencia el 15 de febrero con Pazarbasioglu a instancias de ésta, vinieron motivados por la existencia de “graves problemas en el Grupo BFA-Bankia, donde estimaban importantes necesidades de capital”, señaló el ministro.

Andreu tiene aún pendiente resolver sobre otras testificales reclamadas por el partido, entre ellas la del subsecretario de Economía y Competitividad, Miguel Temboury; el exdirector general de Política Económica y actual director general del FROB, Antonio Carrascosa, y el secretario general del Banco de España, Javier Priego, así como la de varios directivos y exdirectivos de Bankia.

También pidió, entre otras muchas pruebas, las del representante legal de JP Morgan, en cuanto entidad implicada en la OPS de Bankia, en la que actuó de entidad directora de la oferta y como agente de estabilización de la acción, y a dos socios de Ernst & Young, autores del informe de “due diligence” financiera, legal fiscal y laboral del grupo del 11 de junio de 2012.

Normas