Los países más ricos no exigirán más ajustes
El jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy (d), entre otros mandatarios, momentos antes de la foto de familia de los líderes y ministros de Exteriores presentes en la cumbre del G20 en San Petersburgo.
El jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy (d), entre otros mandatarios, momentos antes de la foto de familia de los líderes y ministros de Exteriores presentes en la cumbre del G20 en San Petersburgo. EFE

Rajoy confirma al G20 que seguirá con las reformas y que la deuda bajará en 2016

El respaldo logrado tan solo un día antes, cuando el presidente de EEUU, Barack Obama, respaldó y agradeció sus reformas para posteriormente solicitarle una reunión en Washington, fue el revulsivo para que el presidente español Mariano Rajoy se enfrentara al plenario del G-20 con un mensaje de optimismo. Durante su intervención se comprometió a reducir el ratio de deuda/PIB a partir del año 2016 y a seguir con las reformas estructurales para hacer frente al principal reto del actual contexto económico: fortalecer la recuperación económica, crecer y volver a crear empleo.

Con este compromiso, compromisos, la deuda empezaría a moderarse después de 2016, ya que, según el cuadro macroeconómico del Gobierno, cerrará el 2013 en el 91,4%, se elevará al 96,2% en 2014, al 99,1% en 2015 y rozará el 100% en 2016, un nuevo máximo histórico.

Rajoy avanzó, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que los compromisos conjuntos para la UE que se han adoptado en la reunión pasan por seguir trabajando para alcanzar una “genuina unión económica y monetaria” y “mejorar” su funcionamiento, así como acabar con la fragmentación de los mercados financieros. “Se apuesta de forma clara y contundente por una unión bancaria, sobre la que ya ha habido avances que España demanda que no se paren y que, a ser posible, se vayan acelerando. Así que en este sentido estoy muy satisfecho porque coincide con los planteamientos que hemos hecho este año y medio”, dijo.

El presidente también subrayó que el G20 acordó que los países que ya están en superávit eleven su demanda interna y que los que aún tienen déficit, como España, apuesten por el ahorro, por lo que el Gobierno de Mariano Rajoy interpretó que no tendrá que asumir nuevos recortes. De hecho, Rajoy ha asegurado que todos los países presentes en la cumbre han reconocido que España ha cumplido sus compromisos “de forma muy satisfactoria”, con una estrategia fiscal “creíble” que “ha anclado las expectativas”.

Rajoy mantuvo dos reuniones (una a última hora del jueves y otro en la mañana del viernes) con el primer ministro británico, David Cameron, que han servido, en su opinión, para sentar “las bases para un diálogo” sobre el conflicto de Gibraltar. Ese entendimiento le ha hecho sentirse convencido de que “terminará bien para todos”.

Rajoy calificó las reuniones con Cameron de útil. “Siempre que dos personas hablan es evidente que se produce una situación mejor que si esas dos personas no hablan”, dijo. El presidente española también destacó la buena sintonía que ha tenido con el premier británico.

Conjura para frenar el proteccionismo comercial

Las veinte naciones más desarrolladas y las principales emergentes acordaron el viernes prorrogar el rechazo al proteccionismo en el comercio hasta 2016, según anunció la portavoz de la delegación rusa. “Tuvimos discusiones agitadas sobre la prorroga del rechazo al proteccionismo”, explicó Kseniya Yudáyeva, jefa de la Dirección de Expertos adjunta a la Presidencia rusa. Yudáyeva recordó que el acuerdo para rehusar de medidas proteccionistas en el comercio fue tomado por el G20 en su primera cumbre en 2008 en una especie de “impulso político”.

En medio de la virulenta crisis que se desató hace cinco años en todo el mundo, el G20 acordó estas medidas “para no repetir la experiencia del siglo pasado, cuando la crisis internacional llevó a un explosión del proteccionismo y a la postre, al derrumbamiento del comercio internacional para los siguientes 40 años ”, explicó Yudáyeva.

Normas