Cuenta atrás para la candidatura olímpica española
Madrid 2020: El impacto económico de los Juegos Olímpicos Ampliar foto

Madrid 2020: El impacto económico de los Juegos Olímpicos

La capital diseña un presupuesto ajustado: 1.600 millones de euros

Los JJOO aportarían más de 3.500 millones en PIB y 75.000 puestos de trabajo nuevos

Madrid 2020. Dicen que a la tercera va la vencida. La capital tiene sus posibilidades de ser elegida el sábado en Buenos Aires como la organizadora de los Juegos Olímpicos de 2020, imponiéndose a Estambul y Tokio.

Como en todo proyecto relacionado con inversión pública, la adaptación de Madrid a las necesidades de una villa olímpica tiene partidarios y también algunos detractores. Muchos de quienes están a favor de la candidatura creen que este evento forma parte del paquete de medidas que nos ayudarán a salir de la crisis. Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE), explica que “los Juegos Olímpicos beneficiarán a España en tres aspectos: imagen internacional, retorno positivo y 300.000 puestos de trabajo”. Según el informe de la candidatura, los Juegos aportarán al PIB más de 3.500 millones de euros. De acuerdo con sus cifras, el evento generará 51.379 puestos de trabajo en la Comunidad de Madrid y 23.688 más en el resto de España. Según el informe, la mayoría de empleo se creará en los sectores de la construcción y la hostelería.

La capital de España tiene hasta un 80% de las instalaciones necesarias construidas, como afirma Arturo Fernández, presidente de CEIM (Confederación Empresarial de Madrid). Por ello, solo se invertirán 1.594 millones en construcción, dentro del presupuesto inicial completo de 4.012 millones, según el informe oficial de la candidatura. A pesar de que algunos desconfían de que el presupuesto sea suficiente, Alejandro Blanco ha explicado que “el presupuesto inicial tan ajustado hace de esta candidatura un proyecto realista, adecuado a la situación económica global”. Enrique Cañizares, director de PwC Economics, aclara que la aportación pública no se saldrá del dinero presupuestado gracias a la inversión extra de los patrocinadores.

Invertir el mismo dinero en otras infraestructuras no aportaría ese “elemento intangible” del que habla Joaquín Maudos, catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia. Según él, los Juegos ponen en boca de todos a la ciudad de Madrid durante años, efecto que perdura en el tiempo y aporta un reconocimiento continuado. Por ello, muchos creen que esta opción de inversión es la acertada. Además, “se invertiría en instalaciones rentabilizadas por los madrileños, quienes se beneficiarían de ello en el futuro”, opina Arturo Fernández.

Impulso turístico

La promoción internacional de Madrid es una de las mayores bazas del evento. “Los Juegos Olímpicos son una publicidad brutal, y si se hace bien, el efecto sobre el turismo será a largo plazo”, explica José Carlos Díez, profesor de economía en Icade.

En el caso de Londres 2012, los turistas aumentaron en 600.000 personas más de la media en el verano en que se celebró el evento, confirma Alejandro Blanco. Así, en Madrid se esperan más de 730.000 turistas, de alto poder adquisitivo, según Arturo Fernández, “que gastarán en desplazamiento, hoteles, restaurantes y tiendas; activando la economía del país”. El informe prevé que la duración de la estancia de los extranjeros sea de al menos una noche, apunta explícitamente Enrique Cañizares.

Evento de gran magnitud 

Londres necesitó una inversión superior a los 15.000 millones de euros para poder albergar los Juegos de 2012. Cuatro años antes, Pekín deslumbró al mundo con sus Olimpiadas previo desembolso de una suma todavía mayor (se estima que dedicó unos 18.000 millones). Río de Janeiro, que albergará la cita del año que viene, tiene presupuestados unos 9.500 millones, montante que podría crecer antes de que acaben todos los preparativos.

Si la capital española sale elegida la noche de este sábado como sede de los Juegos de 2020 puede marcar un récord histórico: según los presupuestos de la candidatura Madrid 2020, necesitará menos de 1.600 millones para ponerlos en marcha. Resulta difícil saber qué retorno se obtendría de esta inversión, pero salta a la vista que será mayor por euro invertido que la que han obtenido la mayoría de ciudades que han organizado Olimpiadas.

La propuesta madrileña ha recibido informes muy favorables. Según un estudio de PwC, “Madrid está en mejor posición que cualquiera de las ciudades que han albergado anteriormente unas Olimpiadas en dos parámetros: cobertura de las necesidades de transporte y riesgos de desastres naturales”. Asimismo, la capital española ocupa el segundo puesto (solo superada por Pekín) entre las que se han evaluado hasta ahora en cuanto a “facilidades de acceso desde el aeropuerto al centro de la ciudad”.

José Carlos Díez, profesor de Economía de Icade, opina que “a pesar de que Madrid ofrece muchas alternativas y está muy preparada, los Juegos Olímpicos requieren una gran inversión”. El economista señala que el dinero presupuestado no será suficiente, “ya que a pesar de que muchas de las instalaciones están construidas, algunas deberán ser reformadas”, explica Díez. Por mucho que suba la factura, no obstante, difícilmente se alcanzarán las cotas de otras ciudades.

Las inversiones en infraestructuras que aún son necesarias sin duda serán un pequeño alivio para el deprimido sector de la construcción en la ciudad. El Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid ya han expresado su apoyo a la candidatura.

Uno de los sectores que suele estar entre los más favorecidos por un evento de semejantes magnitudes es el turismo. La única preocupación en este campo es un fenómeno que se ha dado en algunos países anfitriones y que los expertos denominan “efecto desplazamiento”. Se refiere a la posibilidad de que los “turistas deportivos” sustituyan a los visitantes habituales, con un efecto final nulo.

Sin embargo, todo indica que no hay motivos para temer ese fenómeno en el caso de Madrid 2020. Los récords en turismo de este verano mostraban que la mayor parte de los extranjeros eligen el Levante como primera opción. Por ello, la promoción de Madrid como ciudad olímpica podría ser una buena oportunidad para ampliar el abanico del perfil de los turistas en verano.

Bassat: “Los beneficios de los Juegos durarán 30 años”

Luis Bassat
Luis Bassat

Con la imagen de España tocada por la situación económica, el deporte español es hoy en día un oasis de buenas noticias. Por eso, el objetivo de la candidatura de Madrid 2020 es usar el deporte para vender la Marca España y cambiar la percepción que tienen fuera de nuestro país.
De vender marcas sabe mucho Lluís Bassat, organizador de la ceremonia de apertura de Barcelona 92 o lo que él define como “una enorme campaña de publicidad”.
La intención de Bassat fue “ofrecer al mundo lo mejor que teníamos, un gran anuncio de Barcelona, de Cataluña y de España”. Romper estereotipos y cambiar la imagen era el objetivo.
Por todo esto, uno de los mayores apoyos de la candidatura de Madrid 2020 es el precedente de Barcelona 92. Así lo entiende el presidente del COE, Alejandro Blanco:“Este es un proyecto inigualable para favorecer la Marca España, se ha visto con Barcelona 92”.
Bassat tampoco duda del legado de los Juegos: “Madrid hará un cambio brutal, los Juegos dejarán un beneficio en España para los próximos 20 o 30 años”. El empresario reconoce que “la publicidad no puede cambiar la realidad, solo resaltar las cosas buenas”. Pero, al fin y al cabo, según Bassat, potenciar la Marca España consiste en “recordarle a los espectadores de todo el mundo en qué somos buenos”.

La candidatura aprovecha los esfuerzos de 2012 y 2016

La candidatura de Madrid 2020 presume de proponer unos Juegos con un presupuesto ajustado: está previsto que finalizar las infraestructuras pendientes cueste 1.594 millones de euros. La cifra es baja porque no incluye la inversión pública realizada para los dos anteriores intentos fallidos (2016 y 2020).

Instalaciones como la Caja Mágica, el circuito de BMX de Madrid Río o el Madrid Arena, construidas para candidaturas anteriores, se han sumado a coste cero al proyecto de Madrid 2020 como infraestructuras.

El gasto más importante de lo que queda por hacer es la construcción de la Villa Olímpica, a la que se destinará una cantidad cercana a los 620 millones de euros.

El Estadio Olímpico, la segunda instalación más costosa, presupuestada en 162 millones de euros, será antes y después del evento la casa del Atlético de Madrid, por lo que su uso está garantizado independientemente de si Madrid es agraciada o no con la organización de los Juegos. No obstante, esta cifra recoge el montante de la reforma, ya que la candidatura considera como infraestructura ya existente la grada solitaria que tiene hoy el antiguo estadio de La Peineta.

El presupuesto se completa con el montante reservado para la puesta en escena de los Juegos, valorada en 2.418 millones.

Normas