Breakingviews

Vuelta a la normalidad

Los mercados de materias primas están redescubriendo una aparente normalidad. Tras un período sostenido de estrecha correlación, los precios de las materias primas se han ido distanciando de los de las acciones. Los diferentes productos están también trazando caminos distintos. Si la tendencia se mantiene, todo apuntaría a que esas fuerzas familiares de la oferta y la demanda están recuperando la ventaja después de años de un comercio dirigido por la crisis.

Hasta 2008, los precios de las materias primas y las acciones tendían a moverse de forma independiente los unos de los otros. Eso hizo de las materias primas una cobertura útil contra cosas como la inflación y la caída de precios de las acciones.

Después de la crisis, los valores y materias primas comenzaron a moverse al mismo ritmo con la puesta en marcha de medidas de emergencia como los tipos de interés muy bajos y la poco ortodoxa compra de bonos, que hizo subir el valor de los activos en todos los ámbitos.

Las conexiones entre las materias primas se encuentran ahora más o menos a la mitad de sus niveles de finales del 2010, según Barclays Investment Bank. El petróleo se ha visto impulsado por las interrupciones de suministro y la potencial acción militar en Siria este año, mientras que los principales metales industriales como el cobre y el aluminio han caído.

La economía mundial sigue siendo demasiado frágil para calificar el desacoplamiento como re normalización. Pese a lo mucho que se habla de un cambio de política en los bancos centrales, las condiciones monetarias siguen siendo extraordinariamente laxas. Un cambio de circunstancias, podría favorecer un rebote de las correlaciones. Pero las fuerzas de valor fundamental podrían recuperar la ventaja. Para los inversores y los productores de materias primas, la reciente divergencia de precios constituye un desarrollo saludable.

Normas