El fondo propondrá un nuevo equipo de gobierno para el grupo pesquero
Sede de Pescanova en Pontevedra.
Sede de Pescanova en Pontevedra.

Cartesian sondea el apoyo de Sousa y Carceller en Pescanova

El fondo estadounidense tiene el 5% de Pescanova

La próxima semana la junta de Pescanova tendrá que nombrar un nuevo consejo

La banca estudiará con el nuevo equipo si se liquida o no la compañía

El fondo Cartesian, que controla el 5% de Pescanova a través de la sociedad Silicon Metals Holdings, ha mantenido contactos con los principales accionistas de Pescanova (Manuel Fernández Sousa, con el 7,5%, y Grupo Damm, con el 6,2%) para sondear su posible apoyo a la propuesta de consejo de administración que presentará la próxima semana en la junta de accionistas que celebra el grupo en Pontevedra.

“Cartesian ha hablado con todos, con pequeños accionistas y con los mayores accionistas, con todos, para lograr respaldos al equipo de gobierno que va a presentar”, aseguraron fuentes cercanas al grupo gallego. Este diario no ha contactado con el fondo estadounidense para confirmar la información. 

Cartesian cuenta con el apoyo de la Asociación Española de Accionistas Minoritarios (Aemec), representada por el despacho Cremades & Calvo Sotelo, que agrupa a pequeños accionistas con el 3% de Pescanova. “Puede ocurrir de todo, puede ocurrir que Cartesian logre el apoyo también de Damm o de Sousa, o de los dos”, explicaron las fuentes consultadas. “Pero lo que no va a ocurrir es que Cartesian apoye las propuestas de uno u otro”, señalaron. El fondo se ha comprometido a presentar una propuesta de consejo de administración formado por “experimentados profesionales del sector no vinculados a la anterior cúpula ejecutiva de Pescanova”.

Grupo Damm, con el 6,2% de la multinacional gallega, comunicó a la CNMV que presentará una propuesta de consejo de administración en Pescanova integrado por siete personas, entre ellas José Carceller y representantes del fondo Luxempart (con el 5,8%) y de la sociedad de inversión Iberfomento. De acuerdo a las fuentes consultadas, el hecho de que Damm presente un consejo con personas vinculadas a la anterior etapa del grupo descartaría el apoyo a su propuesta por parte de Cartesian.

Sociedad Anónima de Desarrollo y Control, controlada por el expresidente de Pescanova y primer accionista del grupo en la actualidad, Manuel Fernández Sousa, con el 7,5%, ha informado a la CNMV que comunicará su propuesta de consejo en el transcurso de la junta. Las fuentes consultadas aseguran que el expresidente de Pescanova no descarta apoyar finalmente la propuesta del fondo estadounidense, extremo que no ha sido confirmado por fuentes cercanas a Fernández Sousa.

Fondos americanos
Las fuentes consultas estiman que de cara a la junta de accionistas de la próxima semana Grupo Damm cuenta con el apoyo del 15% del capital, un porcentaje similar con el que previsiblemente se presentará Fernández Sousa en la junta.

Tanto el bloque accionarial encabezado por José Carceller (Damm) como el de Fernández Sousa y el del fondo Cartesian buscan en todo caso ganarse también el apoyo de los fondos estadounidenses que tienen acciones de Pescanova, así como de otros pequeños accionistas.

La banca aguarda al nuevo consejo para negociar

Los principales bancos acreedores de Pescanova aguardan a que el grupo cuente con un nuevo consejo de administración con el que valorar la posibilidad de negociar un convenio de acreedores o proponer la liquidación de la compañía.

De acuerdo a fuentes financieras, las entidades considerarán la organización de un grupo de entidades acreedoras que representen al menos el 20% de la deuda para formular una propuesta de convenio. A continuación estudiarán la incorporación de un banco de inversión que posibilite la llegada de nuevos inversores a Pescanova. Las negociaciones entre los bancos y el consejo serán supervisadas por la administración concursal de la empresa, integrada por dos profesionales de Deloitte.

En el caso de que se opte por proponer un convenio de acreedores se pondrá sobre la mesa la necesidad de inyectar 200 millones de euros y capitalizar 2.000 millones. 
Las mismas fuentes consideran que ahora la actividad de la empresa está controlada y que en los próximos días se va a efectuar una segunda disposición del préstamo de 56 millones que bancos y Xunta aportaron como crédito urgente al grupo. Además, se cuenta con el compromiso de una inversión de 10 millones de euros por parte de bancos portugueses para mantener operativas las piscifactorías de rodaballo en Portugal del grupo.

La junta que celebra Pescanova la próxima semana, el día 12 en primera convocatoria, tiene como orden del día el cese del actual consejo de administración, el nombramiento de un nuevo consejo e informar sobre el estado del grupo. La junta promete ser polémica desde el primer minuto: todavía no está decidido siquiera quién va a presidirla.

Normas
Entra en El País para participar