La entidad afirma que la economía crecerá cerca del 1% en 2014
El presidente del BBVA, Francisco González, durante su intervención en el Congreso "Bancos cambiando".
El presidente del BBVA, Francisco González, durante su intervención en el Congreso "Bancos cambiando". EFE

Francisco González: España ya crece, pero queda todavía por hacer

Fráncfort / Valladolid

El presidente del banco español BBVA, Francisco González, ha declarado a Efe que la situación de la economía española "ha cambiado bastante en el último año para mejor. Recuerdo hace un año, asistiendo a foros internacionales, que la primera pregunta era cuándo va a morir el euro y la segunda, cuándo va a caer España. Todo eso no ha pasado. Ya nadie pregunta por el euro y las preguntas sobre España son más positivas”, según González.

“Se han hecho cosas muy buenas, queda por hacer y estamos en el buen camino”, destacó González, quien añadió “estamos ya creciendo probablemente en el tercer y cuarto trimestre, muy poco, pero creciendo, y las exportaciones funcionan muy bien”.

Sobre las reformas emprendidas por el Gobierno, González destacó que “tenemos el mercado de trabajo más flexible de Europa, la reforma financiera avanza, el sector público se controla. Estamos muy cerca”. Además, añadió que ahora se tiene una imagen más positiva de España que hace un año en eventos internacionales como este congreso de banca internacional.

“La gente cree que España ha hecho sus deberes, sin duda. Probablemente de la parte sur de Europa, la que más deberes ha hecho. Tenemos una cifra de desempleo muy alta y tenemos que seguir trabajando, pero creo que lo que se está haciendo está en la buena dirección y la percepción es cada vez más positiva”, dijo González.

Previsiones económicas

España crecerá cerca del 1% en 2014 y podría crear empleo en el segundo trimestre de ese año, de manera que podría registrar una tasa de desempleo inferior a la de este año, según ha afirmado el economista jefe de Economías Desarrolladas del BBVA Research, Rafael Domenech.

Domenech, en su intervención, ha incidido en que las “claves” de la recuperación están en que la recuperación en Europa “tira” de la economía española, lo que se comprueba con las exportaciones, y los ajustes y reformas, todo ello en un escenario “no exento de incertidumbres” como la economía mundial y factores políticos como una posible intervención en Siria.

Precisamente por ello, y para evitar errores anteriores y caer en una tercera recesión que tendría “resultados desastrosos”, el economista del BBVA ha abogado por trabajar en una estrategia a dos niveles, uno de ellos en el marco de la Unión Europea, con una unidad económica y monetaria “mas genuina”, y otro en el ámbito nacional, para lo que cree que hay que ser “muy ambiciosos” no sólo por parte de los políticos, sino también de los agentes económicos y la sociedad en general con los ajustes y las reformas estratégicas.

Domenech ha indicado que tanto España como Europa se encuentran en una “encrucijada histórica crítica” en la que decidirán su futuro con decisiones que determinarán la prosperidad “ésta década y la siguiente”.

En este contexto, cree que Europa debería seguir el mismo camino y reformas de instituciones federales que Estados Unidos hace 200 años porque no ha contado con las instituciones necesarias para hacer frente a la heterogeneidad de sus miembros y la crisis de deuda.

Potencial español

En el caso de la “encrucijada” en la que se encuentra España, ha insistido en que se juega la consolidación pero sobre todo la “intensidad y el crecimiento potencial” de las próximas décadas, que podría oscilar entre el 1,5 y el 3% del Producto Interior Bruto, en función de la “ambición” y “alcance” de las reformas estructurales. “Depende de nosotros”, ha aseverado.

En concreto, ha explicado que “no es lo mismo” que en los próximos diez años llevar la tasa de desempleo al 15% como hace unos años atrás que reducirla al 9% en la que se encuentra la media de la Unión Europea o “por debajo”, es decir, que “hay un amplio abanico entre el fracaso y el milagro económico”.

Domenech se ha mostrado “optimista” y ha asegurado que España tiene capacidad y oportunidad de aspirar a esas tasas y reducir de forma acelerada las tasas de desempleo.

El economista ha listado diez retos que tendría España para avanzar en esta línea, de cuya gestión dependería la recuperación económica y su situación en la Unión Europea.

En concreto, considera que una de las cuestiones más “urgentes” a las que debe hacer frente el país es reducir la tasa de desempleo, mediante fórmulas que pasan entre otras por reducir la temporalidad o aumentar la competitividad, es decir, tomar medidas “necesarias” en el mercado de trabajo para acelerar la recuperación económica y reducir el paro al doble del ritmo al que se llegó entre 1994 y 2007, que fue de un 1% anual.

Por otro lado, otro de los retos que ha citado es la reforma de las administraciones públicas, que debe asegurar la ejecución presupuestaria, reducir la evasión fiscal y garantizar la sostenibilidad del Estado de Bienestar. Entre otras medidas, ha insistido en la necesidad de una reforma fiscal hacia un sistema más sencillo y transparente.

Normas
Entra en El País para participar