Pequeños gigantes
Un cubo de cervezas de La Sureña.
Un cubo de cervezas de La Sureña.

Bocadillos a la conquista de América

El holding de restauración Restalia cosecha éxitos al otro lado del Atlántico con sus 100 Montaditos, mientras continúa abriendo en España nuevos locales y enseñas

No hay crisis que pueda con ellos ni cita de la que no sean testigos. Los bares, esencia del ocio español, son también producto del que presumir por el mundo y a ello contribuye la empresa Restalia. El holding, nacido en 2004, es la casa madre de las enseñas 100 Montaditos y La Sureña, dos cadenas de restauración extendidas por nuestro país que, en los próximos meses, abrirán hueco a una tercera marca.

Una pequeña porción de pan recién horneado, relleno de cien maneras diferentes que se pone el mundo por montera. Desde España hasta Estados Unidos, para conquistar México, Colombia, Italia, Portugal y muy pronto Chile. Nadie se resiste al sabor español a bajo precio. La cadena 100 Montaditos ya cuenta con 20 establecimientos fuera de nuestras fronteras y ha sido elegida recientemente como una de las firmas de restauración más prometedoras del sector gastronómico en el mercado norteamericano.

PREMIO 

Los organizadores de los European Business Awards han anunciado que Restalia ha sido seleccionada para representar a España en la edición 2013-2014, junto con otros campeones nacionales de una treintena de países europeos. La compañía competirá entre las empresas más brillantes e innovadoras de Europa y los ganadores finales se darán a conocer en abril del próximo año.

EN EL MERCADO

¿Quién dice que los establecimientos en cadena son todos iguales? Restalia ha querido apostar por un nuevo formato que une las raciones y cubos de cerveza característicos de La Sureña con el mercado tradicional. Los Mercados, que así se llama, ofrecen un entorno original que recuerda a los puestos comerciales. Además, incorporan en su interior un quiosco de 100 Montaditos, de modo que las dos marcas de Restalia comparten el mismo espacio para ampliar la oferta gastronómica al consumidor.

EUROMANÍA

Cuando comenzó la crisis en 2008, 100 Montaditos lanzó Euromanía, que todos los miércoles ofrece cada producto de la carta a un euro. “Tal fue el éxito que se instauró también los domingos”, dice Corcuera. La promoción, que lleva ya cinco años, ha cruzado fronteras y en EE UU ya conocen la Dolarmanía y en México y Colombia, la Pesomanía.

Desde 2011 han emprendido un arduo proceso de internacionalización y pretenden alcanzar en 2015 los 500 establecimientos en el exterior. Allá donde desembarcan no lo hacen a ciegas. Para ello, Anne Corcuera, responsable de comunicación y portavoz de la compañía, explica que “se lleva a cabo un exhaustivo plan de investigación y análisis de las tendencias de consumo de cada país en el que abrimos un restaurante”. Eso sí, toda su oferta gastronómica es similar, “excepto un 20% de los productos que se adaptan a los gustos propios de cada lugar”, apunta. Pero ni la decoración –tan típicamente española– ni la esencia cambian, ya sea en Ciudad de México o Miami.

La historia de Restalia se remonta hasta 12 años atrás, cuando aún no se había creado el actual holding que sirve de paraguas para su red de franquicias. Comenzaba el nuevo milenio y el empresario José María Fernández Capitán decidió abrir el primer restaurante 100 Montaditos en Huelva. ¿El secreto? Proponer al consumidor una nueva fórmula de consumo. “Antes, se consideraba impensable disfrutar de gastronomía de calidad por un euro. Ahora, los consumidores lo reclaman”, asegura la responsable. Salir a tomar una cerveza y algo de picar se volvió entonces mucho más asequible.

A partir de ese momento las aperturas fueron imparables: siguieron Andalucía, Madrid y así hasta terminar llenando de establecimientos el resto de España. Locales de aire clásico que lucen mesas bajas, taburetes, cerveza y montaditos para pasar una tarde sin arruinarse. 100 Montaditos es una combinación perfecta que se expande, junto con La Sureña, en formato franquicia y que ya cuenta con 300 puntos en nuestro país. Además, esperan que “puedan dar empleo directo a 2.000 personas más al terminar 2013 gracias a la apertura de un centenar de nuevos restaurantes”, apunta Corcuera.

“El tique medio está entre los cinco y siete euros”, explica. Tanto en nuestro país como fuera, un bocadillo sobresale por encima del resto: “Jamón ibérico con aceite de oliva es nuestra estrella y por ello el número uno de la carta”, señala. Pensada, en un primer momento, para un público joven, la cadena 100 Montaditos es orgullosa receptora de cada vez más familias. “Estamos abiertos a todos los públicos”, matiza.

Pero 100 Montaditos no camina en solitario. Tras casi diez años de trayectoria, en 2010, Restalia lanzó una nueva propuesta: La Sureña. La compañía abandonaba el individualista bocadillo e invitaba al público a compartir cerveza y raciones a precios competitivos. Este afán innovador ha llevado a la empresa a preparar el lanzamiento de la tercera enseña que pronto verá la luz. “Nuestro proyecto no terminará aquí, en los próximos años iremos sacando otros conceptos”, aclara Corcuera.

A pesar de los tiempos difíciles que corren para la restauración, y con la subida del IVA siempre presente, Restalia ha sabido capear el temporal. “Hemos reconciliado dificultades con oportunidades de negocio y hemos logrado que los conceptos que eran buenos antes de la crisis sean mejores hoy”, afirma la portavoz. Además, hace poco se ha reforzado toda la directiva de la compañía. El esfuerzo ha servido para que el año pasado facturara 150 millones de euros. A ello hay que añadir que invirtió 24 millones de euros y generó cerca de 1.000 puestos de trabajo.

Franquicias para tiempos de crisis

iempre en busca de inversores dispuestos a emprender, Restalia 2.0 es un proyecto innovador que incentiva la expansión en franquicias. Gracias a dicha idea, montar un establecimiento tanto de 100 Montaditos como de La Sureña es una opción competitiva en plena crisis. “El nuevo modelo ha sido muy estudiado y tiene detrás muchas horas de I+D”, explica Anne Corcuera. “A partir de 150.000 euros se puede poner en marcha un restaurante y se posibilita el acceso a locales de dimensiones más reducidas”. El grupo da empleo a más de 3.000 personas y desde el año 2001, cuando se abrió la primera enseña en Extremadura, Restalia ha apostado por la franquicia como fórmula de crecimiento y éxito.

Normas