España y Europa recogen datos positivos en la industria de fondos de inversión

No hay crisis para los fondos

España cambia su tendencia radicalmente y se sitúa en los primeros puestos de venta

El verano es tiempo para hacer balances de la primera parte del año y en esta ocasión lo haremos sobre la industria de fondos de inversión en España y Europa.  Las rentabilidades en la primera parte del año han sido en general modestas o moderadas en términos agregados, con el volátil mes de junio vivido en los mercados penalizando la “foto” del primer semestre para una buena parte de fondos.

En realidad al final los fondos tradicionales (renta variable, renta fija y monetarios) son en buena medida un reflejo del comportamiento de las diferentes clases de activo.  Por otro lado, los fondos mixtos o los fondos alternativos regulados (muy populares este año como veremos más adelante) han tenido un desempeño bastante mediocre en términos generales.  En todo caso, lo que llevamos de verano ha sido muy satisfactorio para buena parte de los activos de riesgo y categorías de fondos de manera que podemos afirmar que, dado el contexto de crisis que nos rodea, la inversión en fondos ha sido positiva y ligeramente rentable en general.  Hasta el cierre de julio la rentabilidad media simple del conjunto de todos los fondos registrados a la venta en España fue del 2,32%.  El “sesgo” español también ha sido un elemento positivo desde el punto de vista de la industria nacional ya que, en los fondos domiciliados en particular, existe una asignación relativamente elevada a bonos españoles, que han disfrutado como sabemos de un buen comportamiento al calor de la caída de las primas de riesgo.

Más allá de las rentabilidades, la salud de una industria siempre debe medirse por su actividad y sus ventas.  A este respecto un informe publicado la semana pasada por la consultora Lipper (European Fund Market Mid-Year Review 2013) realiza un balance detallado del primer semestre a nivel europeo.  Les destacamos a continuación algunos de los datos más interesantes en nuestra opinión.

Activa versus Pasiva

            La vieja “guerra” entre la gestión activa y la gestión pasiva (aquella que simple busca replicar la rentabilidad de un índice sin pretensiones de batirlo, contrariamente a la activa) apenas tiene discusión en Europa.   

        El informe de Lipper revela como la gestión pasiva (ETFs más fondos índice) sólo representa el 4% del total en Europa.  

        Por el contrario, en Estados Unidos con un 11% casi triplica la cuota de Europa y si nos centramos sólo en la renta variable la gestión pasiva representa más del 25%.  Se trata de una probable tendencia futura en la industria europea y española.

El primero y más relevante es que la industria de fondos de inversión europea sigue disfrutando de importantes entradas netas de dinero por parte de los inversores, tal y como viene siendo habitual desde el año 2010.  Así, en los seis primeros meses del año las suscripciones netas en fondos fueron de más de 109.000 millones de euros.  La novedad es que España, que había venido siendo uno de los peores mercados de fondos (con fuertes reembolsos y por tanto desligado del resto de Europa) cambia su tendencia radicalmente en 2013 y se sitúa en el tercer puesto en ventas, sólo ligeramente por detrás de Italia.  Ambos países “periféricos” superan los 7.000 millones de euros de suscripciones netas  en el primer semestre.  En “otra liga”, como siempre, quedan los llamados fondos internacionales (fundamentalmente los domiciliados en Luxemburgo e Irlanda y que se venden en más de un país europeo) con nada menos que 100.000 millones de euros de entradas netas de dinero.

Otro de los puntos relevantes que se deducen del informe es que la tan cacareada “gran rotación” (un potencial trasvase masivo de dinero por parte de los inversores de bonos a acciones) sigue sin verse en la industria de fondos, a pesar de que como puede observarse en el gráfico central los fondos de renta fija global han perdido dinero mientras que los de renta variable global han disfrutado de plusvalías en el periodo.  Mientras que los fondos de renta fija captaron casi 81.000 millones de euros, los fondos de bolsa se quedaron en 29.000 millones.  Los fondos mixtos captaron más de 47.000 millones mientras que los monetarios fueron los grandes perdedores con salidas de los inversores por valor de cerca de 52.000 millones.

Un desglose por categorías más detallado pone de manifiesto como los fondos de “asignación de activos”, aquellos donde Lipper encuadra los fondos mixtos flexibles o parte de los fondos alternativos regulados, son los que consiguen las mayores suscripciones, con cerca de 32.000 millones de euros.  Así, se confirmaría que los inversores siguen buscando alternativas dentro de una gestión activa y multi-activo que les proporcione rentabilidades más estables que los fondos puros de renta fija o renta variable.  Los fondos de bonos globales y los fondos de renta variable global serían los siguientes que más dinero consiguieron captar en el primer semestre del año.

El “ranking” de gestoras confirma el dominio de las grandes gestoras de origen norteamericano.  Blackrock, JP Morgan, Franklin Templeton y Pimco en este orden se sitúan como las cuatro primeras.  En cuanto a fondos concretos tampoco hay sorpresas y aparecen algunos de los “sospechosos habituales” que se encuentran en casi todas las carteras de la banca personal y banca privada.  Templeton Global Total Return Fund, M&G Optimal Income, Pimco GIS Unconstrained Bond Fund y Pimco GIS Income Fund son los cuatro fondos que más dinero atrajeron de los inversores.  Curiosamente, algunos de estos fondos han sufrido un comportamiento en términos de rentabilidades bastante negativo en el último par de meses por lo que habrá que vigilar en los próximos meses si las suscripciones se convierten en reembolsos.

Normas