Los expertos creen prematuro hablar de recuperación
Fotografía de archivo tomada el 6 de diciembre de 2012 que muestra una planta de producción del grupo ThyssenKrupp en Duisburgo (Alemania).
Fotografía de archivo tomada el 6 de diciembre de 2012 que muestra una planta de producción del grupo ThyssenKrupp en Duisburgo (Alemania). EFE

La eurozona pone fin a un año y medio de recesión con un alza del 0,3%

La economía de la eurozona abandona la recesión más larga de su historia. Alentados por los buenos datos provenientes de Francia y Alemania, los 17 países del euro crecieron un 0,3% conjunto en el segundo trimestre del año, poniendo fin a un año y medio de crisis, según informó hoy la Oficina de Estadística Comunitaria, Eurostat. Este dato bate las previsiones de los analistas, que habían vaticinado un avance del 0,2%.

Alemania, cuyo PIB aumentó un 0,7% y Francia (0,5%), fueron los verdaderos impulsores del dato. Otras economías como la española, siguieron en recesión, con un retroceso trimestral del 0,1%. Pese al dato general positivo, en el segundo trimestre continuaban en recesión al menos seis países de la UE -no hay datos disponibles aún para todos-, entre ellos algunas de las mayores economías del euro como Italia (con una caída del 0,2 %) y la ya citada España.

También registraron un retroceso los Países Bajos (-0,2%), Suecia (-0,1%), Bulgaria (-0,1%) y Chipre (-1,4%). De los países rescatados, Portugal registró un crecimiento del 1,1% en el segundo trimestre, el mayor de toda la eurozona, mientras que Eurostat no dispone de información sobre Grecia ni Irlanda. Fuera del área de la moneda única, Reino Unido registró un crecimiento del 0,6%, frente al del 0,3% del primer trimestre.

"Las cifras de hoy", ha asegurado el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, "si se combinan con otros datos recientes, son esperanzadores y sugieren que la economía europea está ganando velocidad. Apoyan las previsiones de la Comisión Europea". Y va más allá. "Los datos también apoyan los fundamentales de nuestra respuesta a la crisis: una mezcla de políticas donde la construcción de una cultura de la estabilidad y la persecución de reformas estructurales que favorezcan el crecimiento y el empleo vayan de la mano".

Y concluye. “Una recuperación sostenida está ahora a nuestro alcance”, aseguró hoy el comisario en su blog oficial en respuesta a las cifras. “Espero"matizó, "que no haya declaraciones prematuras felicitándose de que la crisis ha terminado”, añadió.

Cautela
Buena parte de los analistas, de hecho, están de acuerdo con estas afirmaciones y han descartado que estos datos supongan haber dejado atrás los malos augurios que han pesado sobre la economía española. El economista José Carlos Díez, por ejemplo, ha asegurado hoy que si bien "tras dos años desastrosos para la economía de la Eurozona, empieza a levantar cabeza", es prematuro hablar de recuperación. "Lo habitual es que el enfermo ante los síntomas de mejora le pierda el miedo a la enfermedad y en contra de la recomendación médica deje de tomar la medicación. Entonces habrá recaída".

"Con el desempleo en tasas récord", completan desde IHS Global Insight, "la rentabilidad empresarial bajo una intensa presión y la política fiscal tensa hasta adentrado el año 2014 tendemos a creer que sería optimista pensar que este sólido segundo trimestre se va a repetir en los siguientes cuartos". 

En Alemania, la Confederación de la Industria Alemana (BDI) hay escepticismo con respecto a lo que será el desarrollo a lo largo del año. Sus malos vaticinios se produjeron poco después de que el Departamento Federal de Estadística (Destatis) diera a conocer las cifras del PIB. La organización revisó a la baja sus previsiones de crecimiento para 2013 del 0,8%, estimado en marzo, al 0,5%. “Los impulsos que esperábamos a comienzos del año no se han dado”, dijo hoy el gerente de la BDI, Markus Kerber.

El director de análisis coyuntural del Instituto de Estudios Económicos de Berlín (DIW), Ferdinand Fichter, afirmó a Efe por su parte hoy que “las empresas casi no están usando las buenas condiciones de financiación actuales” para realizar inversiones.  “Las empresas son reservadas en el gasto ante la situación de los mercados exteriores y ante la inseguridad producida por la crisis de la zona del euro”, afirmó Fichter.

Normas
Entra en El País para participar