El beneficio de las compañías del Ibex alcanzó los 14.276 millones de euros en la primera mitad del año
Llegan mejores tiempos para las empresas del Ibex

Llegan mejores tiempos para las empresas del Ibex

A comienzos de año los analistas apuntaban a 2013 como el inicio de la recuperación. Seis meses después ha llegado la hora de comprobar si aquello que decían era cierto y los resultados empresariales son un buen termómetro. En lo que va de año, y a falta de que se publiquen las cuentas de ACS, FCC e Inditex (de ellas solo se dispone de estimaciones), el beneficio de las compañías del Ibex ascendería a 14.276 millones de euros. En tasa interanual esta cifra se situaría ligeramente por debajo (-2,7%) del resultado registrado por las cotizadas en el mismo periodo del año anterior, momento en que el beneficio del selectivo alcanzaba los 14.683 millones de euros.

Los expertos coinciden en señalar que el segundo trimestre de 2013 es el punto de inflexión. Si en abril y mayo las casas de análisis revisaron a la baja las predicciones de beneficio tras conocer el dictamen que los organismos internacionales hacían de la economía, en los próximos meses esas mismas firmas empezarán a ajustar y mejorar sus estimaciones. Esta tesis es la que defiende David Navarro, gestor de renta variable de Inversis Banco, que considera que los resultados de esta primera mitad de año “no han sido espectaculares sino mejor de lo esperado”. Otros como Rodrigo García, analista de XTB, se muestran optimistas y califican la cuentas de “bastante buenas”, salvo contadas excepciones como por ejemplo Acerinox. En su opinión, el empuje del sector exterior permite a las compañías capear la coyuntura nacional marcada por las elevadas cifras de desempleo, la restricción crediticia y la baja demanda.

Con independencia del adjetivo que se quiera usar para evaluar estos seis meses, la realidad muestra cómo las empresas, en líneas generales, han batido las previsiones. Esto ha tenido su reflejo en la Bolsa. Si hasta entonces los bancos centrales venían marcando el rumbo, en julio los resultados han devuelto al Ibex a las ganancias y han permitido al parqué madrileño encadenar tres semanas consecutivas al alza, incluso con jornadas en la que el resto de plazas europeas se dejaba llevar por las ventas.

Los resultados del segundo trimestre han supuesto un punto de inflexión respecto a trimestres anteriores

Navarro constata que la economía española empieza mostrar signos de mejora y los resultados empresariales “han venido a dar el espaldarazo que necesitaban los inversores para despertar su interés por España”. Por su parte, María José Román, gestora de renta variable de Ahorro Corporación, considera que ha habido “un cambio en el efecto de las cotizaciones. Hasta el anterior trimestre todo estaba mal y el efecto en el mercado de los resultados era poco discriminatorio. En este trimestre sí que las cotizaciones están reflejando qué empresas están gestionando mejor la salida de la crisis y cuáles no”.

Superado el primer asalto, ahora queda por ver qué sucede en la segunda mitad del año y las sensaciones que desprenden las opiniones de los expertos invitan al optimismo. Alejandro Vidal Crespo, responsable de estrategia de banca patrimonial de Banca March, considera que “la tendencia va a seguir siendo de mejora, tanto en lo que queda de año como para el resto de ejercicios, sobre todo si España consigue entrar en una senda de recuperación económica que se traduzca en menores costes de financiación de familias y empresas”. La razón que sirve de sustento a sus afirmaciones es que a pesar de que los beneficios en algunos sectores del Ibex han mejorado, en líneas generales “siguen estando muy bajos en comparación con los obtenidos en sus máximos de 2007 y en muchos casos muestran caídas próximas al 50%”, señala.

A las previsiones que maneja Vidal se suman las estimaciones que realiza el consenso de los analistas consultados por Bloomberg.De acuerdo a ello, a cierre de 2013 el beneficio del Ibex rondaría los 32.000 millones de euros, es decir, devolvería a las cotizadas a niveles de 2011 y supondrían una subida del 120% respecto a lo registrado el año anterior.

En 2012 las provisiones llevadas a cabo por el sector bancario para cumplir con los dos reales decretos y los esfuerzos realizados por las constructoras para ajustar el valor de sus negocios e inversiones lastraron el resultado del selectivo, que vio reducido su beneficio un 57% hasta los 14.405 millones, es decir, por debajo incluso de lo obtenido por el conjunto de las compañías en estos seis meses.

De confirmarse estas predicciones, a cierre del presente ejercicio todas las compañías entrarían en ganancias.A día de hoy solo tres empresas estarían en números rojos (ArcelorMittal,IAG y FCC). Sacyr, que en 2012 se vio lastrada por el ajuste efectuado en su participación en Repsol, ha vuelto a entrar en beneficios y busca ahora desprenderse del negocio inmobiliario para centrarse en la construcción, infraestructuras y servicios. La reducción de su deuda, así como una mayor presencia en el mercado internacional, han sido las principales razones de esta mejora.

Sacyr y Popular regresan a las ganancias en los primeros seis meses del año mientras IAG y ArcelorMittal continúan en número rojos

Popular, la otra cotizada que ha regresado a las ganancias, es un buen ejemplo de la evolución experimentada por la banca que, tal y como indican desde Inversis, ha sido una de las notas positivas de esta temporada.Una vez completada la mayoría de provisiones destinadas a dotar el riesgo inmobiliario, la banca, que se enfrenta a un escenario de tipos bajos ha visto cómo sus resultados han mejorado notablemente. Pero esto no solo afecta a las entidades de menor tamaño sino que se traslada a los dos pesos pesados del sistema financiero español: BBVA y Santander. La entidad que preside Francisco González es la que ha obtenido un beneficio más elevado, en concreto, de 2.882 millones de euros, gracias a las plusvalías obtenidas por las ventas de activos, seguido de cerca por elbanco de Emilio Botín que ganó 2.255 millones de euros.

No obstante, los expertos consideran que es demasiado pronto para cantar victoria y que la banca todavía tiene por delante algunos aspectos que pueden generar incertidumbre. Las altas tasas de desempleo y la amenaza que supone la morosidad son los principales generadores de desconfianza, según Vidal. “Cualquier avance en lo referente a la unión bancaria, que lleva aparejada la reducción de la incertidumbre sobre este sector, también será clave para mejorar los resultados de la banca, permitiendo la generación orgánica de capital, y mejorando su capacidad para conceder créditos”, indica.

Dejando a un lado la banca, son el sector turístico y el exportador los que empiezan a dar señales de fortaleza, idea en la que coinciden tanto Vidal como el departamento de análisis de Banco Sabadell. En referencia al sector energético los analistas creen que es demasiado prematuro realizar una evaluación de cómo la reforma energética ha pasado factura a sus cuentas. Según los resultados de estos seis meses, la repercusión no ha sido tan fuerte como se esperaba. Sus resultados han convencido al mercado, pero tal y como indica Vitoria Torre, responsable de producto y análisis de Self Bank, lo que ha trascendido hasta la fecha ha sido una estimación numérica de las aportaciones que las compañías tendrán que efectuar para sufragar el déficit tarifario que, según la normativa del Gobierno, será pagado entre empresas, ciudadanos y Estado. Es por ello que los expertos no descartan posibles sorpresas.

La mejora de la competitividad de las compañías españolas, uno de los pilares que sirven a Banca March para sustentar sus previsiones de cara a los próximos trimestres, tiene su reflejo en el apartado de los ingresos que se sitúan en línea con los registrados hace un año. Teniendo en cuenta las previsiones de las empresas que no han desfilado por pasarela, y los datos de las que han hecho públicas sus cuentas, en el primer semestre de 2013 los ingresos delIbex 35 alcanzarían los 243.443 millones de euros, un 4,2% menos que 2012. Como viene siendo la tendencia imperante en los últimos año, y especialmente tras el estallido de la crisis, el exterior sigue siendo el principal sustento para las cotizadas, algunas de las cuales tienen más negocio fuera que dentro de las fronteras nacionales.De acuerdo a esto, los ingresos que proceden del extranjero se sitúan en los 121.219 millones frente a los 77.392 del mercado español.

Multinacionales

Casi la mitad de los ingresos de las 35 del Ibex procedería del exterior, algo que no resulta ajeno a nadie y más en un momento en el que tanto la demanda nacional como la europea están penalizadas por la crisis que atraviesa el ViejoContinente. A falta de conocer los datos de ACS, FCC o Inditex, donde gran parte de su facturación procede del mercado exterior, el 41% de los ingresos del selectivo viene de otros países, especialmente de América Latina, mercado que ha permitido sustentar las cuentas de las empresas españolas en sus momentos de mayor debilidad. La internacionalización del negocio se convierte en una herramienta indispensable para seguir creciendo desde el lado de los ingresos y no vía reducción de márgenes.

Más del 80% fuera
Amadeus, con un 94% de sus ingresos procedentes del exterior, Ebro Foods (93%), Grifols (92%), Técnicas Reunidas,Acerinox (91%) e IAG (87%) son las compañías del Ibex en las que el negocio internacional tiene un peso más significativo.

Todo en España
En el lado opuesto estarían BME, la banca mediana (Popular, Sabadell y CaixaBank) o Jazztel.

Los pesos pesados
Para gigantes como Santander, BBVA, Telefónica, Repsol e Iberdrola entre el 50 y 80% de su negocio proviene de fuera.

Normas
Entra en El País para participar