Primera gran operación de venta del patrimonio municipal
Viviendas vendidas por la EMVS en Vallecas.
Viviendas vendidas por la EMVS en Vallecas.

Botella vende al mayor inversor inmobiliario de capital riesgo 1.860 casas por 128,5 millones

Los contratos de los actuales inquilinos no podrán ser modificados hasta que caduque la protección de las casas dentro de 10 años

La cartera del nuevo propietario Blackstone incluye hoteles, oficinas, centros comerciales, naves industriales y viviendas en Estados Unidos, Europa y Asia.

La Empresa Municipal de Vivienda Social (EMVS) ha promovido la venta de 18 promociones de viviendas, lo que representa un total de 1.860 casas, de las que 1.208 pertenecen a 12 promociones de alquiler y las 652 restantes son pisos para arrendar con opción a compra. Las viviendas están situadas en cuatro distritos: Carabanchel, Centro, Villa de Vallecas y Villaverde. La operación se ha cerrado en un precio de 125,5 millones de euros, más otros tres millones correspondientes a 51 garajes, 25 locales y dos trasteros no vinculados con estas viviendas pero propiedad también de la EMVS que el comprador quiso añadir al paquete inicial.

La empresa que finalmente ha resultado adjudicataria es Magic Real Estate-Blackstone Group International Partners, por tratarse de la mejor oferta no solo desde el punto de vista económico, sino también técnico, tal y como ha explicado hoy la delegada de Urbanismo del Consistorio madrileño, Paz González.

La nueva propietaria de estas viviendas se compromete a subrogarse a todos los contratos en alquiler actualmente en vigor con las mismas condiciones con las que fueron suscritos en su día por los inquilinos y la EMVS. No podrán, por tanto, ni ofrecerlas en venta de manera individualizada ni revalorizar la renta que actualmente pagan los arrendatarios por encima de los niveles pactados en los contratos.

La edil municipal explicó que la venta de estas casas a sus inquilinos actuales es "legamente imposible". El plan estatal de vivienda que brindó financiación a la construcción de estas promociones no permitía la enajenación de viviendas calificadas en alquiler protegido a particulares durante el periodo en el que continúe en vigor dicha protección. No obstante, González admitió que una vez que caduque esa calificación, el nuevo propietario podrá hacer con ellas lo que estime más rentable y oportuno.

Lo que sí permitía la ley, que la delegada del Ayuntamiento recordó que fue promulgada por un Gobierno socialista, es la venta de todo un edificio a sociedades que tengan por objeto el alquiler de las viviendas, siempre que el nuevo propietario mantenga ese régimen de arrendamiento durante todo el periodo de calificación.

Prestigio de la operación

En cuanto al nuevo propietario de estas viviendas, el Ayuntamiento ha elogiado su solvencia económica y técnica y su probada experiencia como gestor de viviendas en alquiler. Además, fuentes municipales han confirmado el interés de Blackstone por seguir invirtiendo en el mercado inmobiliario español. Esta compañía está presente en el negocio inmobiliario desde 1991. Actualmente, es líder mundial en inversión inmobiliaria de capital riesgo, con 60.000 millones de dólares de capital invertidos bajo su gestión. Su cartera incluye hoteles, oficinas, centros comerciales, naves industriales y viviendas en Estados Unidos, Europa y Asia. Entre sus activos, destacan la cadena Hilton Worldwide, Equity Office Properties, los centros comerciales Brixmor o el complejo de oficinas Broadgate, en Londres.

El objetivo de Blackstone es generar valor y beneficios para sus inversores, las compañías en las que invierte, a las que asesora y la economía en general. Además de la gestión de fondos inmobiliarios, gestiona activos de capital riesgo, hedge funds, fondos de créditos y fondos cerrados, entre otros; y proporciona asesoramiento financiero y servicios de gestión en reestructuraciones y reorganizaciones.

Respecto al precio conseguido en esta operación, fuentes municipales aseguran que se ha mantenido en torno al valor que se marcó de salida, de unos 120 millones de euros, "lo que es muy positivo, dado el actual entorno de fuerte depreciación de los precios inmobiliarios". Preguntada por cómo es posible que no se haya tenido que aplicar ninguna rebaja al precio de salida, la delegada de Urbanismo ha recordado que se trata de "un negocio ciertamente rentable con rentas garantizadas".

Las tres ofertas finalistas fueron las presentadas por Azora-Morgan Stanley, que pujó por un precio de 118 millones de euros, Harbor Group con Álvarez & Marsal, que ofreció 130 millones y la ganadora de Blackstone.

El Gobierno municipal ha querido dejar claro que "sin estar obligado a ello", la venta se ha tramitado mediante anuncio público y publicitado, favoreciendo así la trasparencia y la concurrencia competitiva. En este sentido, el Consistorio ha insistido en que el procedimiento se ha ajustado en todo momento a las reglas y condiciones establecidas y conocidas por todos los potenciales compradores.

Normas