El consejero delegado de la entidad plantea una visión ética de hacer banca
Antony Jenkins, consejero delegado de Barclays.
Antony Jenkins, consejero delegado de Barclays.

Jenkins da un golpe de timón en Barclays

En una carta interna, plantea un propósito y cinco valores que lo sustentan

Los empleados están recibiendo formación en valores

El salario variable se determinará en base al cumplimiento de estas reglas éticas

Las reglas han cambiado en Barclays. Así lo advierte Antony Jenkins, consejero delegado del grupo, en una comunicación interna a los 140.000 empleados de la entidad en el mundo. El objetivo es, según declara Jenkins, retomar el rumbo y recuperar el contacto con los valores sobre los cuales se construyen la reputación y la confianza.

Un rumbo que se perdió, por ejemplo, con el escándalo de la manipulación del índice líbor y que forzó la salida del anterior consejero delegado, Robert Diamond, y a consecuencia del cual arrastra aún pesados lastres (la Comisión Federalde Regulación dela Energíade EE UU acaba de condenar al banco con una multa por manipulación de los precios de la energía en California).

En su comunicado, titulado Propósito y valores, Jenkins hace notar que este cambio “no es una fachada”, que la convicción es firme. El título del documento responde a que se ha establecido un único propósito para Barclays: ayudar a las personas a alcanzar sus ambiciones, de forma adecuada, para llegar a ser el banco de referencia (Go-To bank); y cinco valores esenciales que lo sustentan: respeto, integridad, servicio, excelencia y responsabilidad. “Representan un conjunto de estándares bajo los cuales todos han de trabajar en Barclays y sobre los cuales serán evaluados y recompensados”, afirma Jenkins.

En este sentido, lo primero ha sido dar a conocer entre los empleados qué significan esos valores y saber aplicarlos en su día a día. Para ello están recibiendo (se inició en febrero y se desarrollarán a lo largo de todo este año) sesiones de formación en valores en todas las partes del mundo y en todas las áreas. “La misma para todos en todo en el mundo”, destaca Beatriz Morilla, directora de responsabilidad corporativa de Barclays para España y Portugal. “Son sesiones de tres horas y media de duración, con carácter eminentemente práctico, donde se invita a los participantes a que la sesión sea un espacio de reflexión sobre valores y comportamientos dentro de un marco de acción”, explica Morilla. “A través de esos cursos de formación, el cien por cien de la plantilla del banco compartirá la misma forma de actuar”, apostilla.

Ética y negocio

Antony Jenkins hace en su misiva todo un compromiso con la RSC: “Una cosa está clara. La idea de que hay que elegir entre beneficios o un negocio guiado por los valores es falsa. Barclays solo será un negocio rentable si se guía por sus valores. (…) No hay opción entre integridad y beneficio en este negocio y verlo como cosas opuestas hace que se malinterpreten los actuales problemas del sector financiero”.

LÍDERES EN VALORES

Cada una de las sesiones cuenta con la presencia de un miembro del comité de dirección de la entidad y está dirigida por los líderes en valores, cerca de 1.000 trabajadores que han recibido previamente una formación especial en Londres para poder transmitir en cascada los valores y su importancia. En España, Barclays cuenta con 27 líderes de valores y las sesiones se centralizan en Madrid.

La siguiente fase es la de la medición y recompensa de los resultados individuales y de los negocios. Barclays medirá su desempeño y la recompensa de los empleados no solo por los resultados comerciales, sino también por la forma en que se apliquen estos valores y comportamientos en su trabajo diario. “Dentro del proceso de interiorización de estos valores no solo hay que formar sino también hay que medir, por lo que parte de la retribución variable de los trabajadores está ligada a indicadores de cómo se hace banca, no solo importa lo que hacemos, sino cómo lo hacemos”, enfatiza Morilla. La nueva estrategia de evaluación ya está en marcha para los ejecutivos sénior y en sucesivos meses lo estará para el resto de empleados.

La directora de responsabilidad corporativa se remite a las palabras de Jenkins: “Las evaluaciones se basarán no solo en lo que conseguimos sino también en cómo lo conseguimos. Nunca más estaremos en posición de recompensar a las personas por ganar dinero para el banco de forma no ética o inconsistente con nuestros valores”.

LOS VALORES, UNO A UNO

En su carta remitida a los empleados de Barclays, el consejero delegado, Antony Jenkins, expone un único propósito –que como explica Beatriz Morilla, directora de responsabilidad corporativa de la entidad en España, es “hacer posible que las personas y las empresas puedan realizar sus sueños”–, y cinco valores, cinco principios informadores que detalla uno a uno.

Respeto: significa respetar y valorar a aquellos con los que trabajamos, nuestros compañeros y colaboradores. Se trata de construir confianza y promover la colaboración.

Integridad: implica que actuamos de manera justa, ética y honesta. Requiere de nosotros que tengamos la valentía de hacer siempre lo correcto y no tolerar nunca lo incorrecto, así como que seamos responsables de nuestras decisiones.

Servicio: significa asegurar que nuestros clientes están siempre en nuestro pensamiento. Debemos intentar superar sus expectativas para convertirnos así en su banco de referencia.

Excelencia: se refiere a utilizar toda nuestra energía, habilidades y recursos para conseguir un gran servicio para nuestros clientes y unos resultados destacables y sostenibles.

Responsabilidad: se refiere a estar decidido a dejar las cosas mejor de las que nos las encontramos; para ello, estaremos constantemente esforzándonos en mejorar la forma en que operamos como organización y el impacto que tenemos en la sociedad.

Normas
Entra en El País para participar