Su futuro determinará también el de la economía del país

La troika analiza con las autoridades chipriotas la situación del Banco de Chipre

La Troika comenzó el miércoles su primera evaluación del programa de ajuste económico chipriota.
La Troika comenzó el miércoles su primera evaluación del programa de ajuste económico chipriota. EFE

Los jefes de la delegación de la troika se reunieron hoy con las autoridades chipriotas para analizar el proceso de reestructuración del Banco de Chipre, la mayor entidad financiera de este país, cuyo futuro determinará también el de la economía de esta isla mediterránea.

La cita tuvo lugar en el Banco Central y forma parte de la primera evaluación sobre el programa de ajuste chipriota que está haciendo el equipo de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europoe y Fondo Monetario Internacional) desde el pasado miércoles.

Según informaron a Efe fuentes gubernamentales, la fecha objetivo para concluir la reestructuración del Banco de Chipre es el 31 de julio.

Se espera que una vez concluido este proceso, se podrá llevar a cabo un mayor relajamiento de las restricciones bancarias, impuestas en abril pasado a todos los institutos de crédito del país para prevenir una huida incontrolada de depósitos.

Los jefes de la delegación de la troika tuvieron sobre la mesa el informe preliminar de la auditoría KPMG de Londres sobre los activos del banco, cuya entrega final se espera el próximo martes.

Según observadores locales, la entrega del informe final abrirá también el camino para la determinación de la quita final de los depósitos superiores a 100.000 euros que se prevé se anuncie oficialmente en las próximas dos semanas.

Las dos partes debatieron hoy también sobre las reformas que el banco está llevando a cabo, entre ellas el plan de jubilación anticipada para 5.600 empleados bancarios, que encuentra la oposición del sindicato ante la falta de una decisión final sobre la quita de los fondos de pensiones.

Según el presidente del banco, Sofoklis Mijailidis, unos 2.500 empleados tienen que dejar el banco, pero las solicitudes de jubilación anticipada son hasta la fecha muy escasas.

La peor parte en esta crisis se la llevó el segundo mayor instituto de crédito, el Banco Popular (Laiki), que fue liquidado, dividiendo sus activos en un banco malo y uno bueno; los activos de este último se integraron en el Banco de Chipre.

Además de los depósitos garantizados, es decir inferiores a 100.000 euros, los créditos y otros activos de buena calidad, el Banco de Chipre asumió la deuda los 9.000 millones de euros que Laiki tenía a través del mecanismo de Financiación de Emergencia.

Los prestamistas tienen previsto permanecer en Chipre hasta el próximo 31 de julio; su evaluación determinará si el país cumple las condiciones para obtener el segundo tramo del rescate financiero, cuyo total asciende a 10.000 millones de euros y cuya aprobación se decidirá el próximo 13 de septiembre.

Normas