El papel de Ancelotti en el Real Madrid

Las tareas de un líder pacificador

Tras una crisis dentro de una organización, el nuevo gestor debe ilusionar, transmitir valores motivar... y ganarse la confianza del equipo

En cualquier organización, deben apaciguarse los egos

El entrenador del Real Madrid, el italiano Carlo Ancelotti (d), junto los jugadores Ricardo Izecson "Kaká" (c) y Cristiano Ronaldo (i), Ver fotogalería
El entrenador del Real Madrid, el italiano Carlo Ancelotti (d), junto los jugadores Ricardo Izecson "Kaká" (c) y Cristiano Ronaldo (i), EFE

Mourinho dejó esta primavera el banquillo del Real Madrid con unos cuantos fuegos ardiendo: enfrentado a varios jugadores, a parte de la afición, sin lograr la deseada Champions, con la plantilla en rebelión y desmotivada y con la tradicional imagen del club dañada. Su sucesor, Carlo Ancelotti, tiene la difícil papeleta de recomponer al equipo a la vez que sentirá la presión de los resultados y la comparación con Mou. “Cuando un directivo llega a un departamento con tensión, lo primero que debe hacer es pacificar y tranquilizar a la gente, explicar que se parte de cero”, apunta Sandalio Gómez, profesor emérito de dirección de personas en IESE. “Y debe hablar con cada uno de los empleados antes de tomar decisiones”.

El caso del Real Madrid es similar al de una empresa en crisis que cambie a su gerente o líder. “El objetivo primordial es ganar el compromiso de la plantilla. Y para lograrlo, el directivo debe ganar su confianza, fundamentalmente siendo coherente y siendo predecible”, asegura Álvaro Merino, director del máster Sports Management de la Escuela Real Madrid de la Universidad Europea. “No sé hasta qué punto está dañado, en este caso, la relación dentro del equipo, pero Ancelotti y su número dos, Zidane, están siendo muy inteligentes. Están confiando en la gente joven y recuperando valores del Real Madrid, como sacrificio, lucha y garra”, añade.

“Ancelotti o cualquier líder debe intentar que todo el mundo se sienta importante en su puesto de trabajo. Después de una crisis, hay empleados que no se sienten identificados con el proyecto. El reto es volver a ilusionar”, apunta Leonor Gallardo, profesora de gestión del deporte en la Universidad de Castilla-La Mancha y autora de varios libros, entre ellos Código Mourinho. “Ante la desilusión generalizada en las empresas, el líder no tiene muchas armas. Más que nunca es importante el saber ilusionar y saber convencer. Debe ser un mago de la motivación”. Esta experta cree que el momento en que Mou se fue “todo el mundo volvió a su sitio” y el club ya se pacificó, haciendo más fácil el trabajo a Ancelotti. Incluso cree que los más agraviados, como el capitán Casillas, ya se habrán recuperado. “Es alguien maduro”.

Para ganar competitividad, Gallardo señala que el líder debe marcar objetivos claros y decir a cada uno de los miembros de la plantilla que ellos son los mejores en un equilibrio en el que la excesiva autoestima perjudica al equipo. “En cualquier organización hay que apaciguar los egos. Lo raro sería que en el Real Madrid no los haya. Son chicos jóvenes, ricos y guapos. El entrenador debe ponerles los pies en el suelo y hacerles entender la necesidad del compañerismo para triunfar”. Coincide con ella Gómez: “Debe conseguir la motivación individual de cada persona, pero al servicio del equipo”,

El profesor de IESE apunta que el nuevo directivo tiene que motivar pero a la vez ser exigente. “Debe dar y exigir. La plantilla no puede pensar que tras una personalidad fuerte ahora pueden hacer lo que les dé la gana”. En el caso de Ancelotti, ve que es un líder con suficiente experiencia para lograrlo: “En el mundo sólo hay tres o cuatro entrenadores capaces de gestionar la situación. Y él es uno de ellos”.

El caso de Ancelotti

Recuperación

Ancelotti encuentra, dentro de sus tareas prioritarias, con la recuperación de algunos jugadores para el equipo como Casillas o Kaká. “Debe hacerles sentir importantes y colocarles en el sitio adecuado para que salga su talento”, opina Álvaro Merino, de la Universidad Europea.

Valores

“El entrenador debe empaparse de los valores básicos del club, lo que es innegociable, y luego aportar los suyos”, cree Merino, que pueden ser bastante diferentes según el míster, como es el caso de Guardiola, Mourinho, Del Bosque o Simeone, “todos ellos muy diferentes, pero con éxito”.

Marca

La imagen del club, ligada tradicionalmente al concepto de señorío, ha sufrido las consecuencias del batallador Mou. “Se debe recuperar a través de la transmisión de valores. Han ido pasando de Juanito a Butragueño, quien se los enseñó a Raúl y después a Casillas. ¿Y ahora quién los recibe?”, se cuestiona Merino.

Comunicación

Ligada a la imagen de marca está la política de comunicación, quien para el profesor Sandalio Gómez, de IESE, no corresponde solo al entrenador, sino también al conjunto del equipo: “El club dejó esa competencia a Mourinho, que no puede estar solo en las manos del entrenador. A Ancelotti le toca tener una política de comunicación exquisita”.

Presión

A corto plazo, el entrenador va a recibir la presión de los resultados. “Ancelotti transmite tranquilidad. Tiene experiencia”, señala la profesora Leonor Gallardo. “Debe poner el foco en el proyecto a largo plazo”, apunta Merino, “como lo hizo Guardiola en su primera temporada”.

Normas