Breakingviews

Orgullo de Londres, envidia de Londres

Las cifras de los sueldos publicados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) el 15 de julio no mejorarán la popularidad de la City de Londres en el resto de Europa. Reino Unido fue el hogar del 84% del grupo de felices banqueros de inversión de la UE que ganararon más de un millón de euros en 2011, frente al 79% del año anterior. El desequilibrio pone de manifiesto el predominio financiero de Londres en la región.

Hasta cierto punto, las cifras coinciden con la realidad de los negocios: en relación con el tamaño de su economía, el Reino Unido cuenta con una parte desproporcionada de la banca de inversión en Europa.

Aunque este sector ha beneficiado a Londres durante años, podría volver a atacar la capital del Reino Unido, si la influencia del país en la región disminuye aún más. A pesar de que el número absoluto de los grandes asalariados de la banca de inversión en las islas cayó un 6,5% hasta los 1.809 entre los finales de 2010 y 2011, otros países registraron mayores caídas. En Francia, el total de los que ganaron más de un millón de euros disminuyó en un 54%, hasta 101, entre finales de 2010 y 2011. En Alemania, la caída fue del 27%, hasta 90. El efecto supuso que el Reino Unido aumentara su cuota de banqueros de inversión en el club de los que asalariados con más de un millón de euros.

La City, en la capital de Reino Unido, sigue siendo el centro financiero indiscutible de Europa

El riesgo es que Bruselas utilice las cifras de la EBA para justificar las medidas que implantaría poco a poco en el predominante centro financiero de Londres, en nombre del reequilibrio.

Es cierto que los que critican a Londres muestran que todavía hay un largo camino por recorrer. La City sigue siendo la capital financiera indiscutible de Europa. Si Reino Unido abandonara la UE, el número de peces gordos residentes probablemente caería junto con la actividad bancaria, y Londres no estaría protegido contra las represalias del continente. Otra razón para permanecer en el mercado único, aunque con preocupación.

Normas