Manuel Martín, socio director de Gómez-Acebo & Pombo

Enamorado del desierto y de la cocina asiática

Le gusta escuchar a Bach y los sábados disfrutar con sus hijas de la bolera americana

Su obsesión es ser siempre fiable y recomienda fijarse en personas con ideales

Manuel Martín, socio director de Gómez-Acebo & Pombo.
Manuel Martín, socio director de Gómez-Acebo & Pombo.

Al abogado Manuel Martín, de 55 años, madrileño de nacimiento, salmantino y leonés de corazón, socio director de Gómez-Acebo & Pombo, le gusta recalcar que es un hombre austero, de gustos sencillos y muchas inquietudes. Asegura que comienza el día haciendo estiramientos para mantenerse en forma y aprovecha los trayectos desde su casa a Plaza Castilla (Madrid), donde se encuentra su despacho, para escuchar podcast.

“Es un invento maravilloso y escucho desde filosofía, historia, me encanta la época de la Edad Media, el periodo de formación de Europa... No suelo entrar en profundidad en los temas, sino que me gusta más de carácter divulgativo. Y si son en versión original mucho mejor”, asegura Martín. El arte, la pintura y la arquitectura son otras de sus múltiples pasiones. Y acostumbra a ir con un grupo de amigos de exposiciones. “Busco, como en muchas cosas en la vida, el sentimiento. Vivimos en un mundo en el que en las relaciones sociales no está bien visto mostrar las emociones en público, y lo que nos gratifica es precisamente todo aquello que nos produzca sentimiento”. Y esa búsqueda de sensaciones es lo que encuentra en la gastronomía, sobre todo en la cocina oriental. El mundo del vino también le tiene enganchado, “aunque no soy un experto pero me gustan las cosas que me descubren algo nuevo”, explica Martín, que desde que tenía 16 años viaja por el mundo con los ojos bien abiertos.

TOQUE PERSONAL

 Coche. Aprovecha el trayecto diario desde su casa al trabajo para escuchar podcast. ¿La temática? Variada: filosofía, historía...

Limpios. La corbata y los zapatos son la seña de identidad de un hombre. “Me fijo en estos dos complementos, no me importa la marca, pero sí la limpieza”.

Desierto. “No soy hombre de mar. Me encantan los desiertos. La experiencia más impactante la viví en Tassili, Argelia”.

Mercado de especias en India.
Mercado de especias en India.

Oriente. Le gusta el mundo de las especias. “En un viaje a Oriente descubrí lo importante que era el mercado de las especias, me abrió el mundo de los sentidos”.

Catas. Organiza con un grupo de amigos una cata de vino mensual en La Tintorería. “Nos turnamos para elegirlo”.

Sudáfrica. Tiene un viaje pendiente, Sudáfrica y recorrer el país en tren. No acostumbra a tomarse vacaciones en verano. Prefiere hacer escapadas breves durante el año.

Perfume. Le gusta el mundo de las fragancias. Que no sean dulces, poco intensas y sobre tododuraderas. Le encanta una especiada de Hermès.

 

Normas