José María Pérez–Carasa, nuevo consejero del grupo pesquero

La defensa de Sousa rebate ante el juez la demanda de Luxempart

Luxempart asegura haber perdido 52 millones en Pescanova

Fernández Sousa resposabiliza al banco belga KBC, consultoras y CNMV

El consejo de administración se adelanta al miércoles

Manuel Fernández de Sousa, presidente de Pescanova.
Manuel Fernández de Sousa, presidente de Pescanova. EL PAÍS

La representación legal de Manuel Fernández Sousa, presidente de Pescanova, dice en un escrito presentado hoy al juzgado de instrucción número cinco de la Audiencia Nacional que Luxempart, tercer mayor accionista de la compañía, cometió un "error" al invertir en la empresa inducido por entidades financieras y firmas asesoras y nunca por el mismo primer ejecutivo de la multinacional gallega.

El fondo luxemburgués, con el 5,8% de Pescanova, ha demandado a Manuel Fernández Sousa y otros consejeros y ejecutivos del grupo por presuntos delitos de falseamiento de información económico-financiera, falseamiento de cuentas anuales y estafa. La sociedad asegura haber perdido en Pescanova 52 millones de euros.

En el escrito presentado hoy los abogados de Fernández Sousa señalan que Luxempart "es una empresa que dispone de los medios adecuados para valorar la rentabilidad de una operación y advertir los errores contables". Recuerdan que el fondo fue asesorado por el bufete Cuatrecasas, por la consultora OC&C Strategy Consultants y por el banco belga KBC Bank: "Especialmente importante fue la opinión de esta entidad financiera", indican, "KBC es banco de Pescanova desde hace más de diez años" y desvelan que el grupo debe más de 65 millones de euros a la entidad belga.

"En esta línea", añaden los letrados, "se deduciría que el error de Luxempart (...) lo habría causado en primer lugar BDO Auditores al haber auditado sin salvedades los ejercicios anteriores de Pescanova; lo habrían causado los informes de analistas internacionales como BNP Paribas, Bloomberg, BPI, etc. cuyas consideraciones habrían convencido a Luxempart". También responsabilizan del "error" a la consultora OC&C Strategy Consultants, el banco KBC "y lo habría causado, en fin, la CNMV al haber avalado la información financiera remitida por Pescanova".

Luxempart considera que el perjuicio patrimonial sufrido se debe a las inversiones realizadas “inducidas por las maniobras engañosas de los querellados, quienes a tal fin presentaron una imagen económica y patrimonial de Pescanova y de su grupo de sociedades muy distante de la realidad”, explica la Fiscalía Anticorrupción en un escrito presentado el mes pasado al juez. Los fiscales destacan que lo narrado por el fondo luxemburgués en su querella “coincide en gran parte con lo denunciado por otros querellantes, según los cuales sus inversiones en Pescanova fueron decididas en virtud de la información económico contable falsamente positiva de la sociedad proporcionada por sus responsables, siendo un dato objetivo que meses después la misma fue declarada en concurso de acreedores".

El fondo llevó a cabo sus inversiones en Pescanova en tres momentos. En julio de 2011 adquirió 992.000 acciones de Pescanova por 29,7 millones. Pocos días después adquirió otras 8.000 acciones de Pescanova por 208.401 euros. El 12 de julio de 2012 Luxempart adquirió 677.507 acciones por 9,1 millones. Para llevar a cabo esa operación abonó a la sociedad Sodesco, administrada por Manuel Ferández Sousa, 57.749 euros por la compra de derechos de suscripción preferente.

Los abogados de Fernández Sousa niegan en su escrito presentado hoy al juez Pablo Ruz que el presidente de Pescanova hubiese ejercido influencia alguna para su entrada en el capital y que no fue él quien vendió sus acciones al fondo, sino que fue Novacaixagalicia. También explican que para que Luxempart se hiciera con esas acciones se ideó la creación de una sociedad, Pescahold, idea que "surgió del banco intermediario KBC Bank y de los abogados de Luxempart". Según el escrito el 31 de mayo de 2011 se constituyó Pescahold y "de cara a la subsecuente transmisión a Luxempart, mi mandante [Fernández Sousa] fue quien figuró como socio fundador aunque (...) la sociedad se instituyó por y a instancias de Luxempart".

Finalmente el 6 de junio "se formalizó el préstamo de Luxempart a Pescahold, el día 7 de junio Pescahold adquirió las acciones a Novacaixagalicia, el 13 de junio se elevó todo ello a escritura pública y, tras las comprobaciones que tuvieron a bien, y sin ningún tipo de intervención proactiva de mi mandante, Luxempart decidió comprar las acciones" y después Fernández  Sousa vendió Pescahold a Luxempart "su verdadera propietaria".

La pasada semana KPMG entregó un informe sobre las irregularidades detectadas en las cuentas de Pescanova. En ese informe la consultora afirma que la cúpula de la empresa planificó, diseñó y ejecutó operaciones contables para presentar una deuda financiera ficticia, y que para lograr financiación formalizó créditos documentarios sin transacciones reales con mercancía. El informe de KPMG desvela que la deuda real de Pescanova es de 3.281 millones; la última cifra oficial aportada por la empresa era la de 1.522 millones de deuda informada a finales de 2012 con motivo de la presentación de sus resultados hasta septiembre del pasado año.

 Consejo de administración, el miércoles

De acuerdo a fuentes cercanas al consejo de administración de Pescanova, los consejeros han sido llamados a una nueva reunión, convocada por el presidente del grupo, al miércoles día 17. La reunión prevista para este nuevo consejo estaba fijada para el próximo día 31, pero se ha adelantado a esta semana.

La mayoría del consejo de administración del grupo se reunió la pasada semana en Madrid para que Deloitte, administrador concursal del grupo, informara sobre las conclusiones extraidas de la lectura del informe elaborado por KPMG. La consultora también informó a los consejeros sobre la marcha del concurso y aseguró que es posible evitar la liquidación de la compañía y que próximamente una firma externa realizará un plan de viabilidad que será presentado a los acreedores para tratar de alcanzar un convenio de acreedores.

Las reuniones del consejo de administración de Pescanova celebradas desde el pasado 28 de febrero, cuando el grupo anunció que no formulaba sus cuentas de 2012, han evidenciado el enfrentamiento entre los representantes de Grupo Damm (segundo mayor accionista, con el 6,2%), Luxempart, e Iberfomento con los consejeros afines a Manuel Fernández Sousa, la mayoría amigos y familiares del presidente de la multinacional gallega.

La compañía comunicó el lunes a la CNMV que Sociedad Gallega de Importación de Carbones, S.A. (GICSA), miembro del Consejo de Administración de Pescanova, S.A., ha designado a Don José María Pérez–Carasa Gonzalez–Estrada como su nuevo representante en dicho consejo, tras la renuncia de Don Jesús Carlos García García.

Normas