Reorganiza la compañía para que sea más innovadora, rápida y eficiente

Ballmer quiere una “sola Microsoft”

Reduce el número de divisiones para alinear el trabajo y eliminar solapamientos

Logo de Microsoft en las oficinas de la compañía en Bucarest.
Logo de Microsoft en las oficinas de la compañía en Bucarest.

Steve Ballmer acaba de anunciar a sus empleados una gran reorganización interna. Una de las mayores en la historia de la compañía. El gigante del software ha decidido fusionar casi todas sus divisiones en torno a su plataforma tecnológica Windows. Concretamente ha creado cuatro grandes divisiones: una de sistemas operativos (que agrupa Windows, Windows Phone y el sistema operativo de la consola Xbox), otra de dispositivos (donde estarán los negocios de la tableta Surface y la consola), la de aplicaciones y otra dedicada al cloud, a la nube, donde estarán los servicios.

Los cambios van en línea con lo que ya apuntó Ballmer en una carta que envió el pasado octubre a los accionistas de la compañía, y donde dejaba claro que el futuro de Microsoft va de la mano del hardware y de los servicios.

El cambio, como avanzaron algunas fuentes semanas atrás, es de calado y, según ha señalado Ballmer, persigue que la compañía sea capaz de innovar a mayor velocidad y poder así competir mejor en un mercado tan cambiante como el actual, donde los dispositivos y los servicios online marcan el ritmo.

Además, con este movimiento la compañía busca claramente tener una estrategia única para toda la empresa. De ahí, que Ballmer hable directamente de “Una sola Microsoft”. Según explican fuentes del sector, algunas de las siete divisiones que tenía actualmente la compañía habían tomado demasiada fuerza y a menudo funcionaban sin demasiado alineamiento.

La reorganización anunciada afecta a las responsabilidades de muchos de los principales ejecutivos de la multinacional. Así, el antiguo responsable de Windows Phone (esta unidad desaparece como tal), Terry Myerson, pasa ahora a controlar toda la unidad de sistema operativo. Y Julie Larson-Green, hasta ahora responsable de Windows, pasará a liderar la división de hardware de la compañía.

“Luchamos por convertirnos en una experiencia única para todo lo que importa en la vida de las personas. Una experiencia, una compañía, una única fuente de conocimientos, un único conjunto de aplicaciones, y una librería común de entretenimiento, fotos, e información desde cualquier parte. Una tienda para todo. Microsoft tiene la clara oportunidad de ofrecer a los consumidores una experiencia unificada en la que la pantalla va con ellos en forma de teléfono o de tableta, de pantalla de 85 pulgadas, o en formas y dispositivos que todavía no hemos ni imaginado”.

La compañía parece haber visto claro que en un mercado donde los límites entre los productos y los servicios se difuminan hacían falta cambios profundos en su organización. La nueva Microsoft también contará con una serie de grupos de soporte que darán apoyo a todas las divisiones de negocio. Entre ellos estarán los que se ocuparán del I+D, del márketing, de las relaciones con fabricantes de dispositivos y con los desarrolladores, el grupo de operaciones, el de recursos humanos y otros destinados a aspectos legales y financieros.

 

 

 

 

Normas