La compensación en las grandes entidades enmascara la reforma laboral

La banca sana paga el doble que la nacionalizada por cada despido

La indmenización media en banca bajó a 42.500 euros en 2012 para rozar los 60.000 ahora

Vista de la fachada del Banco de España. EFEArchivo
Vista de la fachada del Banco de España. EFE/Archivo EFE

El sector financiero, uno de los que tradicionalmente mejor ha pagado sus ajustes de empleo, fue uno de los principales beneficiados por la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy gracias a la flexibilización que introdujo a la hora de acudir al despido objetivo, más barato, en un momento de severa reestructuración interna.

La banca pasó de pagar de media unos 66.947 euros por empleado despedido a finales de 2011 a limitar la compensación a 42.496 euros al cierre de 2012. Un 37% menos. Semejante descenso, sin embargo, se ha visto prácticamente anulado en el primer trimestre de 2013, cuando ascendió a 58.661 euros.

La razón no es que el sector haya reducido el ritmo de ajuste de empleo, ni que el conjunto de la banca haya dejado de aprovechar las ventajas de la nueva normativa. Las fuertes diferencias entre las grandes entidades sanas y aquellas abocadas a un plan de reestructuración con asistencia pública, sin embargo, han consolidado un modelo de indemnización por despido a dos velocidades en la banca española.

Por poner un ejemplo, la reestructuración acometida por Banco Santander a comienzos de año como consecuencia de la absorción de Banesto se selló con indemnizaciones de 50 días de salario por año trabajado, lo que casi duplica las condiciones ofrecidas por Bankia. Es más, la cifra supone 5 días más que los tradicionales 45 días por año que marcaba la legislación anterior para el despido improcedente, nivel que se ha reducido a 33 días desde la fecha de la aprobación de la reforma.

Algo por debajo, pero en la misma línea, se ha movido CaixaBank a la hora de acometer su ajuste laboral, que se pactó con indemnizaciones de 45 días por año trabajado y, al igual que Santander, tope en 42 mensualidades.

Las entidades nacionalizadas o aquellas que han recibido asistencia pública, por contra, han ido plegándose hacia los supuestos más conservadores de la última reforma laboral, pero siempre algo por encima.

Aunque la nueva legislación facilita acogerse al despido objetivo, compensado con 20 días por año trabajado y límite en 12 mensualidades, entidades como Bankia o Novagalicia han terminado cediendo a un término medio situado en los 30 días de salario por ejercicio en la empresa y un tope en las 22 mensualidades. Y aún por debajo, Bankia limitó a 25 días la compensación para los empleados que logre reubicar mediante su plan de recolocaciones.

Un paso de gigante para unas entidades que en la reestructuración anterior, la que emprendieron en 2011 en medio del baile de fusiones de cajas de ahorros, se saldó a 46 días en el caso de Bankia o de 45 en el de Novagalicia, un momento en que la indemnización media en banca alcanzó los 128.211 euros.

Pese a la corrección, la compensación por despido en el sector financiero y de seguros sigue siendo muy superior a la indemnización media de un trabajador español que, a cierre del primer trimestre, obtenía 10.966 euros. La distancia es similar con el coste del despido medio en el sector servicios, en el que se enmarcan las actividades financieras, donde la indemnización media está en los 10.712 euros.

Normas