Tercer intento, marcado por la sentencia de la Audiencia Nacional avalando el ajuste

Iberia urge a los sindicatos la vuelta a la negociación sobre productividad

Los representantes sindicales reclaman un plan de futuro para la aerolínea

Representantes de los sindicatos de tierra y TCP de Iberia.
Representantes de los sindicatos de tierra y TCP de Iberia.

La cúpula de Iberia se ha cargado de razones para demandar un esfuerzo extra a sus trabajadores en busca de hacer más competitiva a la compañía. La sentencia publicada el jueves por la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, tumbando la demanda del sindicato de pilotos Sepla contra el ajuste de plantilla, hizo hincapié en las dificultades de la aerolínea para medirse con sus rivales. A raíz de este triunfo de Iberia en los tribunales, el consejero delegado Luis Gallego vuelve a reclamar la apertura de negociaciones. Y es la tercera vez desde que se firmara en marzo la reestructuración de la compañía con la mediación impuesta por Fomento.

En un mensaje interno, valorando la sentencia del juez Ricardo Bodas, la dirección hace “un llamamiento a todos los sindicatos a abordar lo que ahora es prioritario para la empresa”. Esto es la aprobación de “medidas de productividad que permitan hacer rentables las rutas, presentarse a los concursos de handling, y tener una división de mantenimiento que sea competitiva tanto para la propia Iberia como para terceros clientes”.

Días antes de la celebración de la junta de accionistas de IAG, del pasado 20 de junio, Iberia y sus sindicatos de tierra y TCPs (tripulantes de cabina de pasajeros) rompieron las conversaciones sobre productividad entre fuertes críticas de los representantes de los trabajadores. Las negociaciones con el Sepla de los pilotos también encallaron.

En el marco del plan de reestructuración están saliendo de la empresa 3.141 trabajadores y se ha acometido una doble rebaja salarial. En primer lugar se recortaron un 7% las nóminas de los operarios de tierra y un 14% las de azafatas y pilotos. Unos sacrificios a los que se sumó un 4% adicional a la vista de que no se alcanzaba un acuerdo de mejora de la productividad.

Una vez ejecutado el tijeretazo, la dirección que ahora encabeza Gallego manifestó que estas medidas no resolvían el problema de la empresa y que esta prefería cambiar el último ajuste del 4% en las nóminas por un alza en la productividad. Hasta en dos ocasiones ha sido imposible cerrar el proceso con acuerdo.

Rotas las negociaciones, sindicatos como UGT han hablado de mala fe de Iberia en la negociación. Aseguran que en la última ocasión no se llegó a abrir la mesa de Carga, Sistemas Comercial y Corporativa; que en la mesa de Handling no han tenido cabida las propuestas de los sindicatos, y que la mesa de Mantenimiento se cerró sin acuerdo al no lograrse un pacto en la citada de Handling.

En cuanto a los TCP, había vía libre para incrementar la productividad en las operaciones de corto y medio radio, pero se resistía el pacto en el largo radio, donde los sindicatos denuncian que Iberia no ofreció acercamiento alguno. Ya en el caso del Sepla, los contactos quedaron suspendidos después de que el colectivo ofreciera, según su versión, “trabajar un 46% más y cobrar un 40% menos”. Lo que era irrenunciable para los pilotos es el Anexo X del convenio, por el que se garantiza la producción de largo radio desde la terminal 4 de Barajas a personal de Iberia.

Con todas las vías de comunicación cortadas, pero ahora con la sentencia a favor del ajuste y recomendando nuevos esfuerzos, Gallego ofrece diálogo y los sindicatos están dispuestos a hablar. Pero con condiciones. Los pilotos quieren mantener el citado Anexo X en su próximo convenio y además, coincidiendo con el personal de tierra y TCP, exigen un plan de futuro que pase por la renovación de flota, la recuperación de producción y una posición ofensiva en la renovación de licencias de handling.

Como mar de fondo a este tira y afloja resuenan las advertencias de la ministra de Fomento, Ana Pastor, reclamando entendimiento en Iberia y un verano en paz en los aeropuertos.

Un fallo que deja dudas sobre el Anexo X

- Los servicios jurídicos del Sepla están dando forma a lo que podría ser el recurso ante el Supremo contra la sentencia de la Audiencia Nacional en la que se desestima la impugnación del plan de ajuste en la aerolínea. Uno de los caballos de batalla, según fuentes solventes, será el Anexo X del VII Convenio de los Pilotos.

- Iberia valora que el citado Anexo no está en vigor a la vista de la sentencia de la Sala de lo Social. El juez Ricardo Bodas señala que está derogado “puesto que no se mantuvo expresamente en el laudo arbitral del 24 de mayo de 2012, ni en su aclaración del 12 de junio de 2012, ni en el laudo del 21 de diciembre”.

- El Sepla interpreta, sin embargo, que las afirmaciones del juez sobre el Anexo X están en los fundamentos de derecho de la sentencia, pero no en el fallo. Además, la Comisión de Resolución de Conflictos de Iberia avaló días atrás su vigencia.

- El Anexo X del convenio de los pilotos es un blindaje para los puestos de trabajo y la producción de este personal de Iberia especialmente para el largo radio operado desde Barajas.

Normas