Rebajando cotizaciones

A principios de este siglo Alemania registraba una tasa de desempleo superior al 10%. La inversión y gasto público necesarios para levantar la antigua RDA, la deslocalización de actividad industrial por altos costes, un mercado laboral excesivamente rígido y prestaciones sociales excesivas habían convertido a Alemania en el enfermo económico de Europa. Del conjunto de medidas reformistas que adoptó el ex canciller Schröder en su agenda 2010, destacó la eliminación de las cotizaciones a la seguridad social para empleos con retribución inferior a 400 euros. Sumada a una reducción de la prestación por desempleo para los que rechazan ofertas razonables, la supresión de las cotizaciones dinamizó el mercado de trabajo, especialmente su segmento de menor cualificación. Actualmente el 20% de los alemanes trabaja en empleos de baja remuneración, un porcentaje parecido al del Reino Unido y que dobla al de Francia. Entre 2001 y 2010, Alemania promedió incrementos salariales anuales del 1.1% en términos nominales. Los costes laborales unitarios descendieron. Muchas empresas volvieron a ubicar su producción en Alemania. Resultado: un desempleo del 5,4% (y 8% el juvenil), un crecimiento con una aportación de la exportación del 50% y el mayor superávit externo del mundo. Este segundo milagro económico teutón, que ha convertido a Alemania en el segundo exportador mundial, también es consecuencia de su fortaleza industrial en sectores clave, su sobresaliente sistema de formación profesional, la armonía entre los agentes sociales y otros factores que analizó con rigor The Economist recientemente. También contiene debilidades -- envejecimiento de la población, insuficiente consumo e inversión -- que ni los institutos económicos alemanes discuten. Pero a España le conviene copiar las cosas buenas que ha hecho Alemania en la última década. La eliminación de las cotizaciones a la Seguridad Social para los empleos juveniles es un acierto. Deberían reducirse en España las cotizaciones para otros segmentos del mercado de trabajo.

Normas