La medida puede traer pérdidas a BBVA España

González cree que toda la banca tendrá que anular las cláusulas suelo

Afirma que España se encuentra “en el principio del final de la crisis”

Pide cerrar cuanto antes la privatización de las nacionalizadas para que fluya el crédito

Francisco González, presidente de BBVA.
Francisco González, presidente de BBVA.

El presidente de BBVA, Francisco González, ha avanzado esta mañana que “el nuevo canon de transparencia” que el Tribunal Supremo ha impuesto sobre las cláusulas suelo hipotecarias obligará a todo el sector financiero a anularlas de su cartera, tal y como su propia entidad anunció la pasada semana que hará.

González, que participa en la jornada inaugural de los cursos que organizan la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y la asociación de la prensa (APIE) y patrocina BBVA,  ha destacado desde Santander que las condiciones que aplicaba su entidad eran “perfectamente legales”, pero que no bastan para el nuevo listón de transparencia del Supremo.

“El Tribunal Supremo establece un nuevo canon de transparencia. Define una serie de condiciones que no existían”, ha valorado. “Acatamos la norma y, de forma inmediata, hemos informado a nuestros clientes. Le puedo garantizar que como nuestras condiciones, en cuestión de transparencia, podía haberlas iguales pero no mejores” en el resto del sector, ha aseverado.

González ha vaticinado que dada la jurisprudencia que sienta el Supremo, cuyo fallo se circunscribía a las hipotecas de BBVA, Cajamar y Novagalicica, que han anulado todas las cláusulas suelo, “lo normal es que se vaya extendiendo al resto de entidades en cuanto se produzcan otras sentencias que lleguen al Supremo”.

De momento, BBVA, Cajamar y Novagalicica han retirado las cláusulas suelo de toda su cartera hipotecaria, mientras que entidades como Sabadell, Popular o Bankia han decidido mantenerlas de momento. Los analistas consideran que estas entidades estarían ganando tiempo pero que terminarán abocadas al mismo sino.

Impacto económico

La decisión adoptada por la entidad presidia por González tendrá un impacto aproximado de unos 420 millones de euros al año, lo que el banquero ha admitido que podría llevar a pérdidas las cuentas de BBVA en España, cuyos fuertes resultados en el extranjero sí podrán salvar las cuentas del grupo.

“España tiene dos cuentas. Sin real state, en España tenemos muchos beneficios y el impacto de las clausulas suelo o incluso de las potenciales provisiones por refinanciación”, sería nulo, ha asumido. “El problema es el tema del real state. Esa cuenta sí que puede afectar a la cuenta de España”, ha avanzado.

Nacionalizadas y crédito

El presidente del BBVA, Francisco González, ha urgido a finalizar “cuanto antes” la privatización de las tres entidades nacionalizadas (Bankia, Catalunya Banc y Novagalicia Banco), como factor fundamental para que el crédito comience a fluir hacia la economía.

“Tenemos que acelerar, porque el mundo no nos espera”, ha sentenciado el presidente del 'banzo azul', al tiempo que abogado por que el legislador impulse la “transparencia” dentro de las instituciones del Estado. González ha deslizado una crítica al expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero por asegurar al inicio de la crisis que el sector financiero español era de los “mejores del mundo”

Respecto a la situación económica del país, el presidente del BBVA, Francisco González, ha asegurado este lunes que España se encuentra “en el principio del final de la crisis”, después de que el Gobierno haya adoptado medidas que ha calificado de “muy duras”, pero que ha considerado “indispensables” para corregir los desequilibrios económicos.

Según ha asegurado, la crisis actual está siendo “más larga y profunda de lo que se pensaba” por las “dudas y retrasos” con las que ha avanzado la UE en la salida de la crisis, pero ha asegurado que desde el Consejo europeo de hace un año “se está caminando en la dirección correcta”.

Esa dirección es una agenda de actuaciones -unión bancaria, fiscal, monetaria y el reforzamiento de las instituciones europeas-- en la que, según ha dicho, “seguiremos viendo dudas”, si bien ha insistido en que “claramente se está en el camino”.

Dicho esto, ha indicado que a nivel nacional, el Gobierno ha adoptado medidas “muy duras, pero indispensables” para controlar el déficit, flexibilizar los mercados y sanear y reestructurar el sistema financiero.

Estas actuaciones, ha dicho, han permitido que España se encuentre “en el principio del final de la crisis”. No obstante, ha señalado que “queda mucha tarea por hacer”, como por ejemplo reformar en profundidad el sector público, así como la sanidad y las pensiones.

Asimismo, el presidente del BBVA ha defendido que “la lucha contra el paro es prioritaria”. En este punto, aunque ha indicado que la reforma laboral ha sido “positiva”, ha asegurado que “deben adoptarse las medidas adicionales que sean necesarias” frente al desempleo.

Por último, ha hablado de la conveniencia de impulsar reformas que mejoren la competitividad y de una “necesidad apremiante” de reformas el sistema educativo, así como de fortalecer las instituciones “en todos los terrenos”.

Normas