Entran todas las que mostraron interés salvo CAF

Talgo, ACS e Indra, entre las privadas que pujarán con Fomento por el AVE de Brasil

El tren de Alta velocidad Río de Janeiro-Sao Paulo-Campinhas tendrá una longitud de 511 kilómetros y unirá las dos ciudades más pobladas de Brasil

La ministra de Fomento, Ana Pastor, junto al secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá y los respresentantes de COBRA, Florentino Pérez e INDRA, Javier Monzón, entre otros, durante la reunión que ha mantenido con las empresas que van a formar parte del Consorcio que optará al concurso para la construcción en Brasil del AVE Río de Janeiro Sao Paulo-Campinas, hoy en la sede del Ministerio
La ministra de Fomento, Ana Pastor, junto al secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá y los respresentantes de COBRA, Florentino Pérez e INDRA, Javier Monzón, entre otros, durante la reunión que ha mantenido con las empresas que van a formar parte del Consorcio que optará al concurso para la construcción en Brasil del AVE Río de Janeiro Sao Paulo-Campinas, hoy en la sede del Ministerio EFE

Talgo entra en el consorcio español que pujará por el tren de alta velocidad en Brasil. La vasca CAF se queda fuera. La ministra de Fomento, Ana Pastor, llamó hoy a los responsables de ocho empresas privadas para transmitirles que son las elegidas para ofertar por el primero de los concursos, el de la superestructura y operación de la línea Río de Janeiro-Sao Paulo-Campinhas, de 511 kilómetros. Junto a las públicas Adif, Renfe e Ineco se alinea el citado fabricante Talgo, con el que Fomento ya compartió éxito en el concurso del AVE entre Medina y La Meca, en Arabia Saudí.

Indra, Thales, Dimetronic (Siemens) y la filial española de Bombardier aparecen como las especialistas en señalización y telecomunicaciones. Y Cobra (ACS), Inabensa (Abengoa) y Elecnor se ocuparían de la catenaria y electrificación. Están todas las que habían manifestado interés, salvo CAF.

Fuentes cercanas al encuentro, celebrado en la sede del ministerio, comentan que Pastor ha justificado la elección de Talgo por la exigencia del Gobierno brasileño, empeñado en contar con un tren probado. CAF partía con la ventaja de tener fábrica en Brasil, pero su tren Oaris carece del bagaje de los Talgo. Esta última deberá encontrar aliado en el país para cumplir el requisito de producir sobre el terreno. La firma industrial brasileña Embraer suena como firme candidata.

Un proyecto patrocinado por Pastor

Ganar en Brasil , donde el grupo español pugnará con el tándem galo Alstom-SNCF y con empresas japonesas y canadienses, sería todo un espaldarazo para la ministra Ana Pastor en una legislatura marcada por los ajustes presupuestarias. Su llegada a Fomento se produjo con el otro gran proyecto internacional, el AVE La Meca-Medina, ya adjudicado, aunque el equipo actual del ministerio ha tenido que trabajar especialmente en la búsqueda de avales.

Brasil apuesta por el tren por la saturación de los aeropuertos: el corredor Río de Janeiro-Sao Paulo tiene 40 millones de habitantes.

A falta de que Fomento determine qué entidades coordinan las labores del consorcio, ante la inminente presentación de la oferta antes del 13 de agosto, fuentes solventes avanzan que Talgo, Indra y Cobra tendrán máximo protagonismo junto a Renfe. La elección de quién conduce las operaciones suele ser motivo de disputa y, al parecer, esta no está siendo una excepción.

En juego están 2.450 millones, cantidad en la que está valorada la parte tecnológica del concurso más la operación y mantenimiento durante 40 años. Ya para 2014 se espera la licitación de la obra pública, con un presupuesto previsto de unos 11.200 millones. La infraestructura se empezará a construir en 2015 y debería entrar en funcionamiento en 2020.

Normas