El presidente de la Junta de Castilla y León

Herrera afirma que el cierre definitivo de Garoña sería "un gran fiasco empresarial"

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha pedido la colaboración del Gobierno para un modelo energético “estable, moderno y competitivo”, al tiempo que ha destacado que en el caso de que llegara a producirse el cierre definitivo de la central nuclerar de Santa María de Garoña (Burgos) sería “un gran fiasco empresarial”.

En este mismo ámbito energético, Herrera ha defendido que en el nuevo modelo estén presentes el carbón autóctono y las centrales térmicas que lo transforman porque es un sector que “está sufriendo un momento de enorme incertidumbre”. “Con gravísimos problemas sociales, empresariales, laborales, familiares y territoriales que necesitan soluciones urgentes para la situación de emergencia que viven las cuencas mineras”, ha añadido.

Las declaraciones del presidente de la Junta de Casitlla y León llegan un día después que Nuclenor, la propietaria de la central de Santa María de Garoña, solicitara al Ministerio de Industria que aplace la fecha de cierre de la instalación fijada para el 6 de julio, al menos, por un año.

Según sus palabras, se trata de “un sector que ciertamente está sujeto a un estricto marco europeo, por cierto, pactado por el anterior Gobierno de la nación, que impone entre 2014 y 2018 el fin de todas las ayudas públicas que viene recibiendo”.

El presidente autonómico ha abogado por “seguir apoyando en todo lo que sea rentable” y “plantear alternativas reales para todo lo que no lo sea” en este sector que tiene una importante presencia en la Comunidad.

 

 

Normas
Entra en El País para participar