Oposición del ministro alemán de Finanzas, según Der Spiegel

El ‘plan Draghi’ para impulsar el crédito a las pymes choca con Berlín

(Primera fila, i-d) El gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King; el ministro de Finanzas canadiense, Jim Flaherty; el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schauble; el ministro de Finanzas japonés, Taro Aso; (segunda fila, i.d) el gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Karuda, el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn; el gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer; y el gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco, posan durante la foto de familia tras la reunión de ministros de Economía del Grupo de los Siete países más industrializados (G7) en un hotel de Aylesbury, al norte de Londres, Reino Unido.
(Primera fila, i-d) El gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King; el ministro de Finanzas canadiense, Jim Flaherty; el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schauble; el ministro de Finanzas japonés, Taro Aso; (segunda fila, i.d) el gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Karuda, el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn; el gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer; y el gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco, posan durante la foto de familia tras la reunión de ministros de Economía del Grupo de los Siete países más industrializados (G7) en un hotel de Aylesbury, al norte de Londres, Reino Unido. EFE

No hay declaración oficial, pero mediante filtraciones  a la prensa alemana, el Gobierno de Angela Merkel ha hecho saber que no le gusta el plan que prepara la Unión Europea para tratar de reactivar el crédito a las pequeñas y medianas empresas (pymes). Según ha publicado varios periódicos alemanes, el ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble,  considera que, de seguir adelante con el plan, se podría considerar una  "financiación estatal encubierta" y, por tanto, atentaría contra las normas de la UE.

Es cierto que las declaraciones se han realizado, según Der Spiegel y , ante los miembros de su partido CDU y en un contexto de previa a las elecciones en Alemania. Pero salen a la luz justo un día después de que el preisdente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, aceptara que la institución se plantea ampliar la utilización de los créditos de las pymes como colaterales (lo que alentaría a la banca a ampliar su cartera en ese tramo del mercado) o incluso la compra directa de esos títulos para dotarles de mayor liquidez.

Según declaró Draghi en el marco de la reunión del G-7 en Aylesbury, cerca de Londres, el BCE está considerando la compra de productos estructurados o ABS (asset-backed securities) entre las posibles opciones para ayudar a que fluya el crédito hacia las pequeñas y medianas empresas. “Estamos considerando una variedad de opciones, una de las cuales son los ABS”, aseguró Draghi. “Estamos todavía considerándolo, es una de las muchas opciones. No tenemos todavía, ciertamente, una posición sobre este asunto”.

La idea de promover los ABS es controvertida, particularmente en Alemania, ya que durante algunos años mucho títulos de ese tipo se convirtió el "tóxico" y provocó parte de la crisis financiera.

El miembro del consejo ejecutivo del BCE Jörg Asmussen dijo el pasado 8 de mayo que el banco central ha discutido acerca de las compras de ABS, mientras el también miembro del consejo Yves Mersch dijo el mismo día que se estaba “valorando la vía para restablecer el mercado de ABS”.

Normas
Entra en El País para participar