Operación Caballo de Troya

“Cómo vuelvas a firmar una hipoteca mía... te corto la mano”

Ángel de Cabo se hizo entre 2009 y 2011 con Teconsa, Marsans y Nueva Rumasa

Los dueños de Teconsa utlizaron a De Cabo para eludir a los acreedores, según la policía

De Cabo fue detenido en el curso de la Operación Crucero, en diciembre

Los hijos de Martínez Núñez (Teconsa) fueron detenidos en febrero, por la Operación Troya

El empresario valenciano Ángel de Cabo, que entre 2009 y 2011 acordó la adquisición de Teconsa, Marsans y Nueva Rumasa, ha tratado de aportar hoteles del grupo Martínez Núñez (propietarios de Teconsa) como fianza con la que eludir la cárcel. De Cabo fue detenido a principios de diciembre en el curso de la Operación Crucero, en la que se detuvo también, entre otros, a Gerardo Díaz Ferrán. A De Cabo se le impuso la mayor fianza de la historia judicial española, 50 millones (posteriormente se ha reducido a 15 millones).

Las conversaciones captadas en la Operación Caballo de Troya, que investigaba también la operativa del entramado de Ángel de Cabo, sugieren que el valenciano actuó como mero testaferro de la familia Martínez Núñez para evitar que las propiedades de estos y sus empresas acabaran en manos de los acreedores (al estar las sociedades familiares en concurso de acreedores). Se trata de un método empleado también, según las conclusiones de la policía, en los casos de Marsans y Nueva Rumasa.

Los hermanos José Luis y María Isabel Martínez Parra, hijos del empresario leonés José Martínez Núñez, "están realizando operaciones fraudulentas para salvar los problemas que plantean los administradores concursales", explica en un informe la policía en el sumario de la Operación Caballo de Troya, puesta en marcha por los grupos de blanqueo de Galicia. En 2009 Martínez Núñez traspasó a De Cabo varias sociedades de su propiedad al tiempo prácticamente que estas entraban en concurso de acreedores. Poco antes José Luis Martínez Núñez había sido imputado en el caso Gürtel por la adjudicación de contratos de la radio televisión valenciana (RTVV) durante la visita del papa a Valencia en 2006. Entre esas sociedades traspasadas figuran las propietarias de tres hoteles en Galicia, administradas por los hermanos Martínez Parra.

Las alarmas en el entorno a los hermanos Martínez Parra saltaron con la detención en diciembre de Ángel de Cabo. Un colaborador de este, José Vicente Semper, advierte en una conversación telefónica de que los hoteles antes mencionados "están vinculados a Ángel" y que "como salte Teconsa se va a liar la de Dios, en el momento que salte Teconsa los hoteles saltan por el aire". Semper comenta que cree que De Cabo "va a poner el ventilador y va a salpicar a todo el mundo".

El pen de Díaz-Ferrán

En otra de las conversaciones intervenidas, Semper cuenta, tres días después de ser detenidos De Cabo y Díaz Ferrán, que al expresidente de la CEOE "le cogieron un pen con registro del dinero que Gerardo iba entregando mensualmente a Ángel [De Cabo] y encima se ponen a negarlo, si tienen un fichero".

"De las conversaciones se desprende que Ángel de Cabo (...) ha querido poner como fianza el hotel de Orense", explica la policía en su informe. Semper trata de explicar a José Luis Martínez Parra que De Cabo "estaba meditando lo que hacer con los hoteles". El hijo de Martínez Núñez, de acuerdo al informe policial, al que ha accedido este diario, respondió: "Meditando el que... como se le ocurra hacer algo con los hoteles puede tener un disgusto".

"Especialmente significativa", señala la policía, "resulta la conversación que se registra entre José Luis Martínez y José Vicente Semper", en la que el hijo de Martínez Núñez advierte al colaborador de De Cabo sobre la posible aportación de hipotecas de hoteles para pagar su fianza: "Como vuelvas a firmar una hipoteca de una propiedad mía (...) Te corto la mano (...). La madre que me parió... que sólo saben resolver problemas destrozándome las propiedades".

A principios de febrero fueron detenidos varias personas, entre ellos los hermanos Martínez Parra, a raíz de las investigaciones de la Operación Caballo de Troya.

Culpa a Díaz Ferrán

Ángel de Cabo declaró ayer en la Audiencia Nacional ante el juez de la Operación Crucero, Eloy Velasco. El empresario ha asegurado, según fuentes consultadas por Ep, que Díaz Ferrán le "engañó" al haberle vendido sus sociedades patrimoniales Grudisan, Holdisan y Parihol vaciadas de bienes. De Cabo calificó de "míseros" a quien fuera presidente de la patronal y a su socio, el fallecido Gonzalo Pascual, y ha añadido que no se fiaban de su gestión cuando le vendieron sus compañías.

Normas