El lunes presentó concurso de acreedores

La deuda de Caramelo asciende a 100 millones

La deuda de la empresa textil Caramelo con la banca asciende a 43 millones de euros, de un global que ronda los 100 millones de euros. Por su parte, la plantilla está al día en el cobro de las nóminas.

Los 43 millones de euros que la compañía adeuda a los bancos están refinanciados. De los 57 millones de euros restantes, la deuda que Caramelo no tiene con la banca sino con otros agentes, un leve porcentaje se corresponde con proveedores. La cantidad restante tiene que ver con las aportaciones de los socios, siendo Inveravante el socio mayoritario.

La firma gallega de moda solicitó el lunes el concurso voluntario de acreedores por la bajada de las ventas, que provocaron un déficit de caja que "la compañía ya no es capaz de afrontar". Dentro del proceso de reestructuración, ha avanzado que aplicará un expediente de regulación de empleo (ERE) a la plantilla.

El Juzgado Mercantil número 2 de A Coruña declaró el miércoles el concurso de acreedores y nombró administradores concursales al abogado Antonio Zamorano y a un representante que debe designar BBVA, entidad acreedora.

 

 

Normas