Residencias secundarias

Buen estado de conservación y reparto desigual

Valencia, Andalucía y Cataluña concentran la mitad de los inmuebles

El 24,6% de las viviendas en Castilla y León son de segunda residencia

La distribución de las viviendas secundarias (aquellas destinadas a ser ocupadas solo ocasionalmente o para alquileres sucesivos de corta duración) es, según el censo, muy desigual. La Comunidad Valenciana, con un 17,8%, seguida de Andalucía, con un 17,1% y Cataluña, con un 12,8%, concentran casi la mitad de todas las segundas residencias. Se trata de tres de las regiones líderes en llegadas de turistas, tanto nacionales como extranjeros, lo que explica este peso tan importante de la vivienda vacacional.

Ahora bien, el censo de 2011 refleja dos realidades diferentes. Existen por una parte comunidades como Castilla y León, Galicia, Andalucía y Valencia que han visto aumentar claramente sus casas de vacaciones, mientras que otras como Madrid, Cataluña, Canarias y Baleares han visto cómo se reducían.

En términos absolutos ha sorprendido que 10 años después existan casi las mismas segundas residencias: 3.681.565, apenas un 0,8% más que en 2001, lo que parece indicar que no habrá aumentado tampoco significativamente el porcentaje de hogares que dispone de más de una casa (un dato para el que habrá que esperar hasta diciembre una vez que el INE cruce la información detallada). En 2001, el 15% de los hogares disponía de una segunda residencia.

En cuanto a su estado de conservación es mayoritariamente bueno (el 93,2%). El 77,5% de las viviendas secundarias son posteriores a 1960 y casi la mitad (el 46%) tiene menos de 30 años. De ahí que apenas un 6,8% del total no se encuentre en buen estado, un porcentaje que hace diez años era del 8,3%.

Comparado con el total de viviendas en cada autonomía, Castilla y León destaca con un 24,6% de segundas residencias. Y es que en general, las provincias con menores cifras de población son las que cuentan con más inmuebles de temporada. Destaca Ávila, donde representan algo más del 40% del total. Son las casas de quienes emigraron a las ciudades en busca de mejores oportunidades laborales que ahora utilizan solo en vacaciones.

Normas
Entra en El País para participar