Justificación del ajuste laboral

FCC prevé una caída del 42% en su producción por obras en España

La plantilla amenaza con moviliaciones si no se reducen las 1.143 bajas

Empresa y sindicatos negocian jubilaciones parciales

La bajada estimada en la facturación es de 800 millones

Juan Béjar, consejero delegado de FCC.
Juan Béjar, consejero delegado de FCC.

FCC está afrontando, entre ayer y hoy, la fase decisiva para sacar adelante la reestructuración de la filial FCC Construcción. Las negociaciones se han reanudado con tres puntos esenciales sobre la mesa: las anunciadas 1.143 bajas en centros de trabajo que suman 3.820 personas; el programa de jubilaciones parciales negociado con los sindicatos para sortear la última reforma de las jubilaciones anticipada y parcial, y el plan de viabilidad.

Respecto al número de despidos, UGT y CC OO presionan para rebajarlo notablemente. En Cataluña, por ejemplo, la plantilla ha pedido en asamblea que el ERE que pesa sobre 187 empleados, prácticamente la mitad de los efectivos allí, sea frenado, al tiempo que están abiertos a pactar medidas para reducir costes: desde recolocaciones fuera de España a bajas temporales.

La reivindicación se repite en las delegaciones de Madrid (473 despidos), Zona Sur (220) o Comunidad Valenciana (100 bajas). En todos los casos los despidos superan el 40% de la fuerza laboral y las asambleas han calentado la negociación planteando posibles movilizaciones. Estas comenzarían por paros parciales y concentraciones ante los centros de trabajo. El cartucho de la huelga no se utilizaría por el momento.

En cuanto a las salidas, el grupo que dirige Juan Béjar ha pactado antes del 1 de abril con CC OO y UGT un plan de jubilaciones parciales. Bajo este acuerdo, aún por registrar, la compañía podría dejar a buen número de personas trabajando un mínimo del 15% de su jornada y completar hasta el 100% con nuevo personal.

FCC Construcción llegó a facturar 4.100 millones en 2007 por obras en España

En cuanto al desarrollo de las negociaciones, los representantes de los trabajadores recelan de los argumentos económicos que explican la reestructuración de FCC Construcción. Ayer tocaba debatir sobre la caída esperada en la producción.

La dirección, asesorada por la consultora CMC en este proceso, espera un nivel de facturación para la filial constructora en España en 2013 de unos 1.100 millones, frente a los más de 1.900 millones de euros del pasado ejercicio. El frenazo sería de 800 millones (42%) debido al bajo ritmo de contratación y a que la cartera de obras se ve afectada por reprogramaciones por parte de la Administración. Desde el frente sindical se aprecia ese cálculo excesivamente pesimista, pese a la situación del mercado, y se protesta por la productividad que se va a exigir al personal que permanezca en nómina.

Hoy se entra más a fondo en la problemática económica que rodea a FCC Construcción. Desde la propia empresa se destaca el entendimiento que durante años ha imperado en la relación con los sindicatos. De hecho, en ambos frentes se cree que habrá acuerdo antes de que concluya el mes. Sin embargo, queda un largo camino antes de pactar bajas voluntarias, y temporales, así como las jubilaciones parciales.

La presión municipal pone fin al ERE en el servicio de basuras de Madrid

FCC ha detenido el ajuste que pretendía llevar a cabo entre la plantilla de unos 1.500 trabajadores dedicada a recoger la basura en Madrid. La compañía presentó a primeros de mes un expediente de regulación de empleo que tocaba a 146 trabajadores, el 9,7% de los efectivos.

La empresa habló ayer de gesto de buena voluntad, mientras fuentes sindicales achacan el paso atrás a la “presión del Ayuntamiento madrileño”, que ha esgrimido las condiciones del contrato.

FCC buscaba adecuar la prestación del servicio a las necesidades de recogida. La compañía argumenta una caída del 20% desde 2007 en el volumen de residuos gestionados en Madrid. Pero tras el anuncio de esta reestructuración sobrevolaba la amenaza de una huelga que el consistorio ha tratado de evitar a toda costa. Los sindicatos tenían convocada una huelga indefinida a partir del día 15.

La alcaldesa, Ana Botella, señaló días atrás que la “responsabilidad” de la empresa en este momento era “mantener el numero de trabajadores que consta en los pliegos de condiciones del contrato”. Por su parte, el delegado del área de Gobierno y Movilidad, Juan Antonio Gómez Angulo, ha mantenido contactos con los representantes de la plantilla en los últimos días.

Desde CC OO se ha venido argumentando que los despidos supondrían un incumplimiento tanto del citado contrato como del convenio colectivo. Según los datos que maneja el sindicato, en 2010 la plantilla ya perdió más de un centenar de puestos de trabajo.

Ahora se espera la apertura de negociaciones con el fin de adaptar los costes que soporta la empresa al volumen de recogida en Madrid. Y es que el grupo que controla Esther Koplowitz cobra en esta ciudad en función del tonelaje de basuras gestionado.

FCC tiene en concesión la recogida en camiones y parte del servicio de limpieza viaria, este último contrato compartido con ACS, Sacyr y Ferrovial.

Normas
Entra en El País para participar