Según un estudio de Deutsche Bank

Madrid, la novena ciudad más cara del mundo

Japón reduce su brecha de precios con el mundo tras bajar precios

En 2012, Madrid fue ubicada en el lugar nueve de las ciudades que más habían subido sus precios.
En 2012, Madrid fue ubicada en el lugar nueve de las ciudades que más habían subido sus precios. EFE

Japón figura desde hace varios años como uno de los países más caros para vivir, seguido de Australia y Brasil. En el último año, sin embargo, esta economía asiática ha disminuido la brecha de precios en bienes y servicios con respecto al resto del mundo, según un informe elaborado por Deutsche Bank, que ha analizado los costes de vida en algunas capitales mundiales. El estudio compara los precios más comunes en artículos dispares, que van desde un ramillete de rosas hasta el pago de una matrícula en una escuela de negocios.

Madrid no sale bien parada en la clasificación: ha ganado seis posiciones en los últimos 11 años. En 2012, fue ubicada en el lugar nueve de las ciudades que más habían subido sus precios, por detrás de Londres, Frankfurt, Singapur, Sydney, Paris, Oslo, Tokio y Zurich. Sin embargo, la capital española no ha sido tenida en cuenta en los índices de precios en productos y servicios.

La continua deflación que sufre Japón ha ayudado al fin a que la potencia oriental haya registrado un descenso de precios desde la última recogida de datos en 2012: hace dos años, una Big Mac costaba 4,16 dólares (3,19 euros). Este año, en cambio, su precio se ha reducido a 3,51 dólares (2,69 euros). Este es casi el mismo coste que en Perú donde una Big Mac cuesta 3,91 dólares (2,99 euros). En España vale menos, pero aún así ha aumentado en 0,31 dólares el precio comparada con el año pasado y ahora se compra por 4,75 dólares (3,64 euros).

Mientras tanto, un fin de semana para dos personas en un hotel de cinco estrellas en Tokio –que incluye cuatro comidas, dos refrigerios, la renta de un coche, dos pintas de cerveza, agua y algunas compras– cuesta 926 dólares (710 euros), casi el mismo precio que una escapada a Wellington, Nueva Zelanda y un 25% menos que ir a Nueva York. Sudáfrica es el país donde más barato se puede comprar una Big Mac con tan solo 2,03 dólares (1,55 euros). Este precio ha disminuido en comparación con el 2012 cuando costaba 2,45 dólares (1,88 euros). En Venezuela es exorbitante el precio de este producto al costar 9,08 dólares (6,96 euros).

Siguiendo con el sector de la comida rápida, el coste de una Pizza Hut suprema de pollo también ha decrecido comparando a 2012 con 2013 en algunas ciudades como Nueva York (de 15 a 10 dólares), Moscú (de 19 a 14 dólares), Tokio (de 24 a 21 dólares) y Londres (de 23 a 22 dólares). Incluso las pintas de cerveza han bajado su precio en Tokio de 10,54 dólares (8,08 euros) a 6,88 dólares (5,27 euros). México y Sudáfrica siguen figurando como los países donde es menor el costo de una cerveza, dos dólares (1,53 euros); por el contrario en Francia la cerveza cuesta alrededor de nueve dólares (6,91 euros).

El índice de precios detalla que alquilar un coche también ha mantenido su coste en el último año. Francia (188 dólares), Rusia (161 dólares), Reino Unido (158 dólares) y Hong Kong (119 dólares) son los países más caros para rentar un automóvil y que contrastan con los precios más bajos de China (36 dólares), México (39 dólares) y la India (40 dólares). Japón está a media tabla en este índice con un costo de 114.1 dólares (87 euros).

Un ramillete de rosas cuesta lo mismo en Japón, Canadá, México, Rusia, Estados Unidos y Reino Unido (unos 86 euros). En cuanto a los estudios, la matrícula en una escuela de negocios en Tokio pasó de 40.920 dólares (31.371 euros) en 2012 a 35.871 dólares (27.501 euros) en 2013. La cifra significa un 75% menos costo que estudiar en Harvard (78.209 euros).

Sin embargo, algunos servicios y bienes en territorio japonés aún tienen precios elevados. Un corte de cabello para hombres, por ejemplo, cuesta 34,16 euros, lo que lo coloca como el país analizado más costoso en este servicio. Además, una inscripción al gimnasio en Tokio cuesta uno 107 euros, apenas por debajo de Moscú, Rusia, donde el costo es de 115 euros, pero un 44% superior al precio en Nueva York.

Normas